Coaching Profesional 


Elaborar el Plan de Acción

Plan de acción

La segunda fase dentro de un proceso de coaching es la planificación de la acción, el objetivo del coach aquí va a ser, acompañar al coachee para que elabore un plan de acción y lo hará fundamentalmente mediante la técnica de las preguntas.

En esta fase, el coach y el coachee deben discutir y valorar los resultados de la evaluación, por lo que la persona ha de conocer sus fortalezas y las debilidades o áreas que desea cambiar. Para ello se analizan los resultados contenidos en el informe y el coach asesora a la persona sobre las áreas en las que tiene que mejorar, en base a los objetivos que se plasmaron en la fase inicial del proceso.

Es momento también en esta fase de establecer los objetivos personales u organizativos, éstos tienen que ser claros y específicos, alcanzables, ecológicos (entendido como saludables para todos), desafiantes (que muevan a la acción), medibles y, por supuesto, limitados en el tiempo.

En orden a elaborar dicho plan de acción, las primeras preguntas deben ir orientadas a ayudar al cliente a centrarse en una acción a realizar o en un tema a desarrollar, (“¿qué vas a hacer?”).

A partir de aquí, el segundo paso sería establecer el cuándo, esto es, la temporalidad, lo que supondría el pasar de una idea o proyecto que está en el aire a una acción específica, (“¿cuándo lo vas a hacer?”)

El tercer paso consistirá en comprobar, antes de seguir avanzando, que realmente lo que vamos a poner en práctica nos va a llevar al punto donde queremos estar, (“¿esta acción, te lleva a tu meta?”).

A continuación habrá que observar y anticipar las amenazas o dificultades que podemos encontrarnos en el camino, amenazas tanto externas como internas, (“¿qué importancia tiene para mí en una escala del 1 al 10?”).

El profesional debe también animar al cliente a que cuente con la colaboración de otras personas y a que comparta los resultados con su entorno, lo que es muy positivo porque demuestra el compromiso del individuo para hacerlo de la mejor manera y además le sirve de refuerzo, (“¿cómo reconocerá mi entorno mis nuevos conocimientos y técnicas?”).

Una pregunta final debe dar la posibilidad al coachee de indagar sobre todo aquello que pueda no haber quedado claro, ya que no debe haber puntos ocultos ni zonas ciegas durante el desarrollo del plan de acción, (“¿hay alguna cosa que no hemos comentado y que te gustaría comentar?”).

Diseñar un plan de acción El objetivo central de esta fase es concienciar a la persona de sus puntos débiles y fuertes para enmarcarlos en los ámbitos de trabajo.

Las personas que comienzan un proceso de coaching deben ser conscientes que “somos lo que hacemos, no lo que pensamos ni lo que sentimos”.

 

Las cosas no se dicen, se hacen, porque al hacerlas se dicen solas”. Woody Allen.

 

Vía| Escuela Coaching Ejecutivo

Imagen| Plan de acción, desarrollar plan de acción 

En QAH| El establecimiento de la relación de CoachingCoaching, ¿herramienta o proceso?

RELACIONADOS