Historia 


El verdadero espíritu olímpico: Las Olimpiadas Obreras

En el primer tercio del siglo XX en Europa, conviven dos modalidades y ediciones deportivas muy distintas: por un lado las Olimpiadas Modernas y las Olimpiadas Obreras. Entendemos las primeras como aquellas Olimpiadas para los paises capitalistas y la segunda para los paises con una ideología socialista. Las Olimpiadas Obreras se oponían radicalmente a los Juegos Olímpicos modernos, creados por el  noble francés Pierre Frèdy, Barón de Coubertin. A continuación veremos en qué consistían.

olimpiadapopular08

Calles de la ciudad de Barcelona con barricadas y con carteles de las Olimpiadas Obreras en 1936.

El punto que separaban a cada modalidad deportiva se basaba en dos cuestiones. La primera que los paises occidentales entendían el deporte como una cuestión para ganar dinero y fama, mientras que los socialistas se basaban en que el deporte sirve para mejorar la salud y las condiciones generales de vida. La segunda cuestión era la variable económica que desempeñaba un papel significativo para los deportistas burgueses mientras que para los socialistas se basaban en estas cinco normas:

primero – no se buscaba la competición en forma extrema, sino el espíritu de superación.

segundo – el cultivo de los deportistas per se era perjudicial y se evitaba.

tercero – fuerte rechazo de la comercialización del deporte y promoción del amateurismo de los deportistas.

cuarto – el deporte debe servir a la masa, lo que significa que todas las personas deben tener la posibilidad de hacer deporte.

quinto  – por medio del deporte y de los consiguientes contactos internacionales alcanzar la paz mundial.

El origen de estas olimpiadas sociales se debió a que algunos sectores de la izquierda europea sacaron en conclusión que las olimpiadas europeas se basaban únicamente en fomentar y exaltar el pensamiento nacional de cada región. Este hecho se ve claramente cuando cada país sale al estadio con sus banderas e insignias cantando y coreando su himno nacional. En las Olimpiadas Obreras ocurría todo lo contrario, cada región o nacionalidad que no tenía reconocimiento exterior podía representarse, como el caso de: Argelia, Palestina o País Vasco. Además no se cantaban los himnos nacionales sino “la Internacional” y la bandera era única, la roja.

d13-350

Cartel de la Primera Olimpiada Obrera en la ciudad alemana de Francfort, en 1925.

Después de la Gran Guerra y de la Revolución Rusa el movimiento socialista empieza a emerger, de esta manera empiezan a crearse asociaciones deportivas en los distintos paises. Entre los distintos países destacan : Austria, Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos, etc. Debido a la rápida extensión se creó un organismo que se encargara de organizar estos juegos:  la “Internacional Deportiva Obrera Socialista” (I.S.O.S.), fundada en 1920, con sede en Lucerna (Suiza).

Entre 1925 y 1937 se disputaron un total de cuatro denominadas “Olimpiadas Obreras”: Frankfurt (1925), Viena (1931) y Amberes (1937) y una edición invernal en 1931 en Mürzzuschlag (Austria). Aunque pudieron ser cinco si se tiene en cuenta la que ocurrió en Praga entre el 26 y el 29 de junio de 1921. En la última Olimpiada Obrera, disputada en Amberes, fue la ciudad substituta de Barcelona, ya que en un principio iba a desarrollarse en esta ciudad. El tema por la cual no se hicieron se debió a la Guerra Civil Española (1936-39). Sin embargo, en la ciudad de Amberes hubo un cierto rechazo, pero tuvo una gran participación de 27.000 deportistas y de 17 paises. Aunque España estuviera en guerra participó en ella, Cataluña lo hizo de manera independiente. En estas Olimpiadas, España tuvo un buen nivel, destacando en varias disciplinas como en baloncesto y natación.

La última Olimpiada Obrera fue en Amberes, la siguiente estaba establecida para el año 1943 en Helsinki, pero al estallar la Segunda Guerra Mundial no pudo llevarse a cabo y dejaron de existir. Sin embargo, en el bando soviético se desarrollaron las Espartaquiadas junto con  las Macabeadas, celebradas en Israel. Como dato curioso el barón de Coubertin, en pequeñas reuniones y entre sus amigos destacaba que las Olimpiadas Obreras eran las que verdaderamente desempeñaban el ideal olímpico, decía claramente: “el deporte obrero se aproxima más al ideal deportivo”.

Vía| NotiNat     Cuarto Estado        Nodo50     olimpismo2007

Imágenes|   Barcelona   Francfort 1925

RELACIONADOS