Actualidad Jurídica, Derecho del Trabajo, Jurídico 


El TS y el despido por regalar una pescadilla

Según hemos podido leer en diversos medios de comunicación, el Tribunal Supremo ha declarado improcedente el despido de una empleada de Mercadona que regalo una pescadilla a una clienta. Sin embargo, como podremos comprobar, lo cierto es que no es eso lo que ha declarado el Tribunal Supremo.

La Sra. Montserrat es una trabajadora de 19 años de antigüedad que decide regalar una pesadilla destinada a “rotura” a una clienta. Una compañera de trabajo la delata y el Jefe le reprocha la conducta. Mercadona despide a la empleada por infracción del art. 34 de su Convenio Colectivo: “robo, hurto, malversación o apropiación indebida de productos destinados a la basura o a promoción” .

El Juzgado de lo social nº 33 de Barcelona declara el despido improcedente en sentencia de 19 de marzo de 2014 y Mercadona, descontenta con el fallo, recurre en suplicación. El TSJ de Cataluña, confirma la sentencia de instancia en fecha 17 de septiembre de 2014, con base en que la conducta de la trabajadora no constituía ni un robo, ni un hurto, ni malversación, ni apropiación indebida.

Mercadona considera que esta decisión es incoherente con otras que ha recibido en otras jurisdicciones, por lo que le pide al Tribunal Supremo que case su doctrina. En concreto, considera que la STSJ Andalucía, Málaga de 9 de enero de 2014, en al que se declaraba procedente el despido de una gerente de la sección de carnicería de Mercadona que regaló 6 kilos de cochinillo a un cliente apuntando la carne como si estuviera caducada.

El Tribunal Supremo, en debida obediencia a la ley (en concreto, al art. 219.2 LRJS), analiza si hay una verdadera contradicción entre las dos sentencias, uno de los requisitos imprescindibles para que pueda a entrar a resolver. En este sentido, recuerda que los despidos, salvo circunstancias excepcionales, no son

objeto de análisis de un recurso de casación por unificación de doctrina, ya que “la decisión judicial se funda en una valoración individualizada de circunstancias variables que normalmente no permite la generalización de las decisiones fuera de su ámbito específico” (ATS 09/09/2015).

Logo que forma parte de la marca de Mercadona. #Acualidad Jurídica

Logo que forma parte de la marca de Mercadona #actualidadQAH

En este caso, si bien son notables las semejanzas entre ambos supuestos, son más importantes las diferencias, por cuanto en la sentencia recurrida (la sentencia de la pescadilla) el Tribunal considera que regalar un producto que estaba destinado a roturas no puede ser considerado una falta muy grave mientras que en la sentencia de contraste (la de los seis kilos de conchinillo) la empleada, que era la gerente de la carnicería y tenía por ello más responsabilidad, regala “una cantidad nada desdeñable de productos cárnicos-seis kilos de conchinillo- tratando seguidamente de ocultar tal ilícita actuación anotando que tal producto había sido retirado de la venta (…) por no ser apto para esta, cuando lo cierto es que no era así” (ATS 09/09/2015). Al no existir contradicción, la sentencia del TSJ de Cataluña que declaraba la improcedencia deviene firme.

Se puede estar o no de acuerdo con la declaración de inexistencia de contradicción, pero hay una cosa clara: el Tribunal Supremo no ha declarado que el despido es improcedente, sino que ha fallado que no hay contradicción entre la sentencia recurrida y la de contraste, y por tanto no puede entrar a resolver el fondo del asunto.

Por cierto, la Sra. Montse pagó 4,25 euros por la pesadilla que había regalado.

Vía| Auto

Imagen| logo Mercadona

 

 

 

RELACIONADOS