Actualidad Jurídica, Derecho Civil, Jurídico 


El Tribunal Supremo establece de imprescindible la solicitud para otorgar la custodia compartida

Nuestro Código Civil, en su artículo 92 del Código Civil, recoge las dos posibilidades para poder otorgar la guarda y custodia, estas llevan intrínseco el hecho de que deben ser solicitadas por las partes, al menos una de ellas.

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, en su sentencia 400/2016, de 15 de junio de 2016, ha anulado el régimen de custodia compartida de una menor al no haber sido solicitado por ninguno de sus progenitores, recogiendo de este modo el artículo anteriormente citado.

#actualidadQAH

El Juzgado de Bilbao quien dictó Sentencia en primera instancia, concedió la custodia al padre por considerar que, al estar éste desempleado disponía de más tiempo para atender a la menor. Por el contrario, la madre regentaba un negocio de hostelería, el cual, le absorbía demasiado tiempo. Ninguno de los progenitores solicito la custodia compartida, pues tanto la madre como el padre reclamaban que se le concediese la custodia para sí.

La madre no conforme con la decisión del Juzgado de Bilbao, recurrió ante la Audiencia de Vizcaya, la cual revocó parcialmente la sentencia de primera instancia y estableció un sistema de custodia compartida.

Lo que motivo a la Audiencia a tomar esta decisión fue el cambio de las circunstancia a lo largo del procedimiento, pues la madre es quien se encontraba en este momento en situación de desempleo y el padre quien paso a regentar el negocio de hostelería. De este modo, se estableció que la situación era inestable de cara al futuro por lo que estableció el régimen de guarda y custodia compartida por semanas alternas y permaneciendo la menor en el domicilio familiar salvo acuerdo que pudiesen alcanzar las partes en otro sentido.

Seguidamente el padre recurre ante el Tribunal Supremo, quien recuerda su doctrina la cual establece que la custodia compartida no es un medida excepcional ““sino que al contrario, habrá de considerarse normal e incluso deseable, porque permite que sea efectivo el derecho que los hijos tienen a relacionarse con ambos progenitores, aun en situaciones de crisis, siempre que ello sea posible y en tanto en cuanto lo sea”.

Sin embargo, señala que para poder establecer dicho sistema es necesario que concurran unos presupuestos, como escustodia compartida articulo la petición por una de las partes, “pues de no existir ésta por ninguno de los progenitores, difícilmente puede valorarse un plan contradictorio, adecuadamente informado, sobre el que decidir con fundamento en el interés de los menores, al no haber existido debate y prueba contradictoria sobre tal régimen de custodia”.

A continuación, la Sala se plantea si debe asumir la instancia y, decidir sobre el recurso de apelación sin apartarse de los términos en los que fue planteado el debate, resolviendo de este modo sobre el progenitor al que se debe confiar la guarda y custodia. Dicha solución pondría fin a la controversia, con el consiguiente ahorro procesal. Sin embargo, presenta desventajas para la parte demandada, pues si la Sala asume las funciones de la Audiencia Provincial ésta parte se ve privada del recurso por infracción procesal y de casación, lo cual sí habría sido posible de haber resuelto el recurso la Audiencia ciñéndose al debate planteado, es decir, a lo solicitado por las partes, en lugar de otorgar la custodia compartida.

Por lo cual, la Sala estima adecuado la devolución de los autos al Tribunal de la audiencia Provincial para que dicte sentencia en los términos planteados, que no comprendía la custodia compartida pues no cumple con los requisitos, resolver el recurso de apelación que interpuso la representación procesal de la madre contra la sentencia dictada en la primera instancia.

Vía| ElDerecho.com
Imagen|CrecerConEmoción.com

RELACIONADOS