Actualidad Jurídica, Jurídico 


El Tribunal Supremo de EEUU y el matrimonio homosexual

La reciente sentencia del Tribunal Supremo de Estados Unidos Obergefell vs Hodges, establece la obligación de todos los Estados de la Unión de permitir y reconocer el matrimonio homosexual (previamente ya era reconocido en 38 Estados). Las grandes diferencias que existen entre el sistema jurídico americano (Common Law) y nuestro sistema civilista explican cómo esta reforma puede nacer de un Tribunal y no de un Parlamento.

supreme-court-gay-marriage-for-favorible-rulingAmbos sistemas persiguen que el Derecho dé respuesta a todas las situaciones que se le planteen (evitando el “Non liquet“, lo que hace nuestro Código Civil en el  art. 1.7), aunque lo abordan desde desde perspectivas distintas: ante este mismo reto se debe elegir entre regular todo en infinidad de normas recogidas en un código (Derecho Civil) o exigir siempre una respuesta del juez, dándole una horquilla de discrecionalidad mayor, aunque en gran parte queda condicionada por la ley y la coherencia de las respuestas anteriores. De este modo, el Derecho anglosajón se basa en el precedente (case law) siendo sus jueces más que meros intérpretes del derecho positivo. La justificación de las sentencias de un tribunal anglosajón termina siendo un compendio de decisiones anteriores, y muy frecuentemente también, argumentos filosóficos y culturales que permiten, finalmente, al juez pronunciarse en un determinado sentido.

El Tribunal Supremo de Estados Unidos tiene su origen en la Constitución de 1789 (ampliado en la 11ª enmienda), garantiza el respeto a la constitución y constituye la última instancia que armoniza la aplicación de la ley en el país, que al presentar un modelo federal, distingue tantas legislaciones como estados.  Para recurrir a este tribunal, en su función de ultima instancia, se llega a través del “writ” (acción) “certiorari” como ocurrió en el caso que nos ocupa.

#actualidadQAH

#actualidadQAH

A lo largo de su historia, el Tribunal Supremo ha sido muchas veces artífice de grandes transformaciones en el país, elevando a Derecho Fundamental distintos derechos otorgados inicialmente por los Estados más progresistas, que a través de la jurisprudencia del tribunal, acaban extendiéndose a toda la Unión. Así ocurrió con la despenalización de la homosexualidad (Lawrance vs Texas) y la eliminación de la prohibición de los matrimonios interraciales (Loving vs Virginia).

En esta dinámica, el tribunal fundamenta su decisión en la 14ª enmienda que reconoce la igualdad de protección y un proceso con todas las garantías. El tribunal defiende el matrimonio como un Derecho Fundamental que no puede ser negado a las parejas homosexuales sin motivo,  se considera competente para pronunciarse en este hecho ya que, en su opinión, las vías democráticas son el camino para cambiar la sociedad pero, deben ser los tribunales quienes actúen cuando se vulneran derechos fundamentales  (Schuette v. BAMN). Por ello, considera que la concepción de matrimonio ha cambiado a lo largo de la historia y que el Derecho debe adaptarse a ella, pues las nuevas familias de padres homosexuales quedan en un limbo jurídico intolerable. Justifica su posición en los problemas expuestos por este tipo de parejas: las pensiones de viudedad, el hecho de que sólo un miembro de la pareja se reconozca como padre de los hijos en común o el sinsentido de que su matrimonio sea reconocido únicamente en función el estado en el que se hallen.

Los jueces que emitieron un voto particular alegaron que no era competencia del poder judicial modificar las leyes aunque pueda ser deseable, rechazaban que se les negara a las parejas homosexuales un derecho, pues al ser históricamente el matrimonio la unión de un hombre y una mujer, cuando se le niega a parejas del mismo sexo estamos ante una situación distinta que no genera discriminación.

Como se desprende de esta Sentencia, las características del sistema judicial americano le permiten estar a la vanguardia de la sociedad, pero siempre dejan abierta la posibilidad de que los jueces se extralimiten y vayan en contra de lo que los ciudadanos votan democráticamente.

 

Vía| Código Civil español

Obergefell v. Hodges

Lawrance v. Texas

Loving v. Virginia

(Schuette v. BAMN)

http://www.supremecourt.gov/

Imágenes| Politc ususa  Joshroby

RELACIONADOS