Jurídico 


El Tribunal de Cuentas Europeo

Como muchos sabréis, en Qué Aprendemos Hoy estamos llevando a cabo el especial #europeasQAH. Por ello, hoy me gustaría acercaros un poco más la figura del Tribunal de Cuentas Europeo. El TCE es el organismo encargado de auditar las cuentas de la Unión Europea y, en definitiva, gestionar los fondos públicos recibidos de cada Estado Miembro. En otras palabras, su labor consiste en asegurar una correcta gestión financiera de los fondos, principalmente en ámbitos relacionados con el crecimiento y el empleo o las finanzas públicas.

#europeasQAH

#europeasQAH

Ahora ya sabemos, grosso modo, que la labor del TCE es auditar las cuentas de la UE, pero ¿qué exactamente? Pues bien, la UE financia sus políticas a través de su presupuesto. Dicho presupuesto constituye el núcleo de la auditoría del TCE. El 80%, aproximadamente, de la gestión del presupuesto de la UE está compartida con los Estados Miembros –que se encargan de cooperar insertando sistemas de control interno y supervisión para garantizar que los fondos se emplean de manera adecuada- por ello, el trabajo del TCE está completamente vinculado al de las entidades fiscalizadoras de los Estados Miembro. La auditoría que lleva a cabo el TCE, en consonancia con otras entidades fiscalizadoras superiores es de tres tipos: financiera, de conformidad y de gestión.

Pero el trabajo del TCE va más allá. El control permanente de los fondos y presupuesto de la UE, permite al TCE investigar toda la documentación de cualquier persona u organización que gestione los ingresos o gastos de la UE. Por este motivo, un correcto control por parte de este organismo es vital en la lucha contra el fraude y las irregularidades financieras. En el momento en el que exista cualquier sospecha de un posible fraude, se comunicará a la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude.

266px-CURIA_RATIONUM_logo.svgDesde su nacimiento, el Tribunal de Cuentas Europeo, ha tratado de mejorar la gestión financiera de la UE. La incorporación de nuevos Estados Miembros le ha obligado a renovarse, a crecer –ha pasado de 9 miembros a 28, uno por cada país que compone la UE- y a asumir nuevas competencias, estando a la vanguardia en lo que a auditoría del sector público se refiere. En un momento en que Europa se enfrenta a desafíos cada vez mayores, el papel del TCE gana importancia advirtiendo de los riesgos, proporcionando garantías y ofreciendo orientación sobre cómo mejorar la gestión de las finanzas públicas y garantizar que los ciudadanos europeos sepan cómo se emplea su dinero.

Vía| Tribunal de Cuentas Europeo

Imágenes| TCE, TCE

RELACIONADOS