Historia 


El Tratado de Utrecht

En este artículo voy a intentar analizar algunos, no todos, apartados del Tratado de Utrecht, los cuales están clasificados por su temática económica, territorial o política: : el artículo II, III , V y XIII tratan diversas cuestiones políticas, el artículo X, XI y XIV tratan cuestiones territoriales, mientras que los artículos VIII y XII tienen cuestiones económicas como temática central.

El Tratado de Utrecht es un documento histórico de tipo político y diplomático, y de carácter público, en el que el objetivo que se busca es establecer las condiciones en las que se basará la paz entre dos potencias europeas, Gran Bretaña y España, tras el final de la Guerra de Sucesión española existente entre 1701 y 1713. Los autores del texto son los embajadores extraordinarios y plenipotenciarios respectivos de ambos países que habrían acudido a la ciudad de Utrecht en representación de sus monarquías para firmar en su nombre. La cronología del documento se sitúa en el primer tercio del siglo XVIII, ya que está fechado concretamente el 13 de julio de 1713 en la ciudad holandesa de Utrecht. La fiabilidad histórica del documento es bastante elevada, teniendo en cuenta que se trata de un original y contemporáneo a los hechos que describe, lo que no quiere decir que no cuente con un carácter más subjetivo en las dos versiones del documento. Por otro lado, también cabe destacar que el documento cuenta con un lenguaje diplomático bastante evidente, incluyendo referencias de tipo religioso en el que todavía se alude a premisas como la paz cristiana universal, el designio divino…

Firma del tratado de Utrecht

Firma del tratado de Utrecht

Antes de entrar de lleno en todos los artículos recogidos en este extracto del documento original, hay un preámbulo en el que se tratan diversas temáticas, siendo el establecimiento de una paz cristiana universal entre los reinos europeos, en este caso, entre España y Gran Bretaña, el objetivo prioritario. Empezando por la primera categoría temática de la que he hablado, encontramos en primer lugar el artículo II, en el que se establece que las monarquías española y francesa no podrán unirse nunca bajo un mismo monarca, por lo que directamente está diciendo que Felipe V renunciaba a sus derechos de sucesión al trono francés para poder ser reconocido como legítimo monarca español. El artículo III es una tautología de lo dicho anteriormente, ya que ambos países acuerdan olvidar todas las hostilidades y conflictos que han tenido durante el pasado, para construir desde ahí una paz y una amistad perpetua. El artículo V es importante para la cuestión sucesoria británica, ya que pide que Felipe V acepte de buen grado a la legítima heredera que se ha establecido en el Acta de Establecimiento de 1701: si la reina Ana muriera sin descendencia, sería la princesa Sofía quien la sucedería. Por último, el artículo XIII también es muy significativo a nivel político, ya que se refleja el cambio de bando y lealtades de Gran Bretaña en la Guerra de Sucesión.

Mapa de Europa en 1721

Mapa de Europa en 1721

El segundo grupo de artículos agrupa los cambios territoriales que se produjeron como consecuencia de este tratado de paz, y que mayoritariamente beneficiaron a los intereses británicos. El articulo X establece la cesión del territorio de Gibraltar a la Corona de Gran Bretaña, territorio que hasta la actualidad sigue siendo británico. El otro gran cambio territorial, recogido en el artículo XI, es la cesión de la isla de Menorca a Gran Bretaña, territorio que volvió a ser español unas décadas después. El artículo XIV habla acerca de otra cuestión territorial, pero que no afecta a Gran Bretaña: se cedía el territorio español de Sicilia al Ducado de Saboya y su duque, con lo que a partir de ahora éste va a tener el título de rey.

Cesiones territoriales como consecuencia del Tratado de Utrecht

Cesiones territoriales como consecuencia del Tratado de Utrecht

Temáticas económicas y comerciales son las que definen el último grupo a tratar, el de los artículos VIII y XII. En cuanto al primero, hace referencia al establecimiento del libre uso de navegación  y comercio entre Gran Bretaña y España, mencionando los deseos de volver al estado en que estaban las relaciones comerciales en momentos anteriores al inicio de la guerra, es decir, durante el reinado de Carlos II (1665-1700). . Las medidas que se lleven a cabo según lo acordado en el artículo XII guardan relación con las anteriormente explicadas en el artículo VIII, en cuanto a que hacen referencia al monopolio exclusivo que tendrá Gran Bretaña durante los treinta años siguientes al tratado en el comercio y trata de esclavos negros a los dominios de la América española, negando este tráfico humano incluso para los propios españoles.

En conclusión, estamos ante parte de un documento histórico que nos ayuda a entender las principales consecuencias y repercusiones a nivel político, económico y territorial que tuvo el final de la Guerra de Sucesión española tanto para Gran Bretaña, la más beneficiada, y España, la más perjudicada.

En colaboración con QAH| Historiae Heródoto

Vía| FLORISTÁN IMÍZCOZ, A.: Historia de España en la Edad Moderna. Ariel, 2004; GARCÍA CÁRCEL, R. (Coord.): Historia de España: siglo XVIII, la España de los Borbones. Cátedra, 2002;

Imagen| Europa en 1721; Firma del Tratado de Utrecht; Cesiones territoriales españolas

En QAH| Utrech, algo más que un tratado (I)Utrech, algo más que un tratado (II)Utrech, algo más que un tratado (III)

RELACIONADOS