Cultura y Sociedad, Historia 


El tormento de un Regicida

Imagen del Liber Iudiciorum, Lex Visigothorum, Fuero Juzgo (nombres como fue conocida la obra visigoda).

Imagen del Liber Iudiciorum, Lex Visigothorum, Fuero Juzgo (nombres como fue conocida la obra visigoda).

Durante la historia, la figura de los monarcas ha sido sacralizada y el atentado contra la vida de un “ser sagrado”, esto es el regicidio, ha sido unos de los delitos más despiadados e inclementemente castigados; durante el IMPERIVM ROMANVM uno de los grandes juristas de la época, Ulpiano, lo describió como un crimen de “lesa majestad”. En nuestra historia del Derecho, encontramos regulación jurídica en textos importantísmos como la recopilación visigoda por antonomasia: el Liber Iudiciorum –o Lex Visigothorum–, donde se castigaba con la pena capital; o en Las Siete Partidas, concretamente en la II (Título XIII), donde se castigaba con pena de muerte o capital, equiparándolo a la traición, con especial crueldad en su ejecución. Durante el Antiguo Régimen, la figura del monarca cobró especial relevancia con la implantación de la monarquía divina, por tanto su vida y su integridad física pasaban a convertirse en bienes jurídicos “sacros” de especial importancia; es de esta forma como se teorizó la formula que establecía que el cuerpo simbólico del monarca, ante un atentado regicida, no sanaba hasta que el cuerpo del criminal no era reducido a las cenizas, y estas últimas fueran arrojadas al viento, caso ejemplificado en la figura de Robert Damiens frustrado y supuesto regicida del Rey francés Luis XV,  fue el biznieto y sucesor, por descarte de muertes sucesivas de otros herederos, del monarca Luis XIV de Francia.

Damiens, nació en 1715 en La Thieuloye, una aldea cerca de Arras, en Artois,  actualmente en el Pas-de-Calais, fue soldado antes de empezar a trabajar como empleado doméstico en el colegio de los jesuitas de París, de allí, fue expulsado por mala conducta, y continuó trabajando al servicio de algunos consejeros de la corte.

En 1757, el día 5 de enero, como contaba el periódico oficial del régimen –la Gazette de France–, el rey Luis XV se disponía a subir a su carroza tras salir de la casa de Mesdames de France (título recibido por las hijas del monarca), entre tanto, Damiens encontró la forma de deslizarse entre la guardia que flanqueaba al rey y aproximarse a él. Damiens iba armado con un cuchillo de dos hojas, con el que lo apuñaló con una de sus partes, provocándole una herida leve.

Robert_Francois_Damiens_before_the_judges (1)

Imagen de la tortura que sufrió Damiens

Durante los interrogatorios, el regicida, reiteró que no era su intención el asesinar al monarca, pues su objetivo era tocar al rey para que le escuchara, con el fin de aconsejarle una mejora sobre las posturas políticas que estaba tomando, influenciado por personas de su entorno que estaban perjudicando su imagen ante los franceses.

Naturalmente, y como propio de la época, los jueces lo condenaron y el peso de la ley cayó sobre él. Tras ser detenido,  lo torturaron para que confesara sobre si tenía algún cómplice o  había sido contratado a sueldo. Después de ser juzgado, el día 28 de marzo, Damiens fue condenado a “pública retractación ante la puerta principal de la Iglesia de París y de allí fue trasladado en una carreta, desnudo, tan sólo con una camisa, hasta la Place de Gréve (actualmente la place de l’Hôtel-de-Ville), llevando en la mano una antorcha encendida. Mientras era trasladado, se cuenta que Damiens expresó las siguientes palabras: “La journée sera rude” (El día será duro).

Durante la tortura y suplicio público ocurrió lo siguiente: por la mañana fue sometido Damiens al tormento de los borceguíes, consistente en sujetar fuertemente las piernas del reo entre cuatro tablas e introducir cuñas a martillazos de forma que los huesos saltaran por la presión ejercida.

En la Sentencia se ordenaba que por la tarde se le colocara en un patíbulo y atenazarle al rojo los pezones, brazos, muslos y pantorrillas. Sobre estas partes atenazadas se arrancaba la carne de cada una de ellas, el oficial que debía hacerlo tuvo que retorcer la carne para poder cortarla y después sobre las llagas y heridas producidas se vertería una mezcla hirviente de plomo derretido, aceite, pez resina, cera y azufre fundidos juntamente. Su mano derecha, asido en ésta el cuchillo con el que cometió el parricidio (considerado tal, por tratarse del Rey equiparado al padre), fue quemada con fuego de azufre.

10yorxh

Ilustración del descuartizamiento de Damiens

Finalmente se procedió a su descuartización, atando sus extremidades a cuerdas que serían tiradas por cuatro caballos, estos arremetieron en derechura en repetidas ocasiones sin lograr el fin, por lo que hubo de hacer tirar a los caballos en distinto sentido, los del brazo derecho a la cabeza, y los de los muslos volviéndose del lado de los brazos, con lo que se rompieron los brazos por las coyunturas. Estos tirones se repitieron varias veces sin resultado. El número de corceles se elevó a seis sin lograrse el desprendimiento de los miembros. Entonces, los jueces permitieron que le fueran practicadas al reo unas incisiones, que casi llegaban hasta el hueso, en las articulaciones para facilitar el arrancamiento.

Tras haberse producido la completa desmembración los restos se arrojaron en una hoguera, algunos autores piensan que en ese momento,  Damiens aún seguía con vida, otros que expiró con el arrancamiento del último brazo. Sus despojos fueron quemados y sus cenizas arrojadas al viento. Todos sus bienes fueron confiscados en beneficio del monarca y la casa en que había nacido fue arrasada hasta los cimientos, sin que sobre el terreno pudiera ser construido en el futuro edificio alguno. El padre, la mujer y la hija de Damiens fueron obligados a abandonar el reino, con la prohibición de volver al mismo bajo pena de muerte.

 

Vía| Vigilar y castigar, Michel Foucault

Más información|  El suplicio de Damiens, Canción dedicada a Damiens

Imagen| Lex Visigothorum, Tortura, Descuartización, Damiens

En QAH| La vida del Rey Sol (II): coronación y reinado

RELACIONADOS