Patrimonio 


El Templo de Surya en Konarak. Escultura

Continuando el artículo anterior, en las paredes exteriores del Templo del Surya (dios del Sol en la inconografía hindú) en Konarak, desde la base de la bada hasta la parte superior del gandi, están adornadas con una gran cantidad de asombrosas esculturas y tallas delicadas, transformando la piedra inerte en una visión de la magnificencia escultórica. Sin duda los artesanos “construyeron como titanes y terminaron como joyeros”. A pesar de su riqueza y exuberancia, la escultura no domina la arquitectura, pero sirve para resaltar la majestuosidad del templo. Los temas de las esculturas, en términos generales, se pueden clasificar en: deidades, ninfas musicales de las esferas celestiales, esculturas seculares, aves, bestias, animales acuáticos, figuras mitológicas, motivos arquitectónicos, pilastras, molduras, ventanas, enrejados, etc., y tradicionales patrones decorativos tallados de motivos florales y geométricos.

Cacería real, Templo de Surya en Konarak

Las esculturas seculares incluyen hermosas alasa-kanyas (doncellas indolentes) que presumen su voluptuosa belleza en poses seductoras; músicos y bailarines; parejas amorosas, tanto sublimes como sensuales, con formas enormemente conmovedoras; y sobre todo, un número bastante grande de temas no religiosos, siendo el tema principal aquel que muestra al rey y las facetas de su vida diaria tanto dentro como fuera del palacio, sus diversiones y sus compromisos, tanto temporales como espirituales.  La profusión de los temas de las cacerías reales, procesiones y escenas militares enfatiza el hecho de que el Templo de Surya es la realización del sueño deslumbrante de un rey ambicioso y poderoso, secular hasta la médula y con un inmenso entusiasmo por la vida. La alegría de una vida principesca en la tierra y la expresión del lujo y la grandeza que prevalecen en el ambiente real, se describe por todas partes. Los escultores estaban tan ocupados resaltando las innumerables facetas de la vida real que tenían muy poco margen para registrar la vida cotidiana del hombre común.

Las figuras de animales forman el tema más común de la decoración. El tratamiento de la vida animal está lleno de simpatía, familiaridad y afecto, lo cual recuerda el espíritu que inspiró los tempranos monumentos budistas en Bharhut y Sanchi. Los animales retratados más comúnmente son elefantes, leones y caballos, pero también pueden verse otros animales: jirafas, camellos, ciervos, tigres, jabalíes, carneros, monos y toros. Esculturas de nagas y nagakanya (figuras mitad humana y mitad serpiente) son otros motivos que se han utilizado principalmente para embellecer y enfatizar el carácter sobrenatural y auspicioso del templo.

Las esculturas de los elefantes de tamaño casi natural y los corceles de guerra, que custodian las escaleras norte y sur del porche, son de una alta calidad. Con toda probabilidad, los maestros escultores terminaron las esculturas importantes, mientras que las otras fueron dejadas a los alumnos y aprendices. Los dedos del artista que esculpió las parsva-devatas en clorita fueron muy hábiles y precisos. Las figuras majestuosas, a pesar de su digna modelación son, sin embargo, formales y rígidas, probablemente esculpidas según una fórmula canónica.

Elefantes y corceles de gurerra a tamaño casi natural, Templo de Surya en Konarak

Figuras eróticas junto a nagas en el Templo de Surya en Konarak

Es imprescindible comentar las esculturas eróticas de Konarak, ya que, por su carácter, tamaño y número, no pueden dejar de llamar la atención del visitante, pues tienen un elemento sensual fuerte que es casi omnipresente en el arte de Orissa. No parece existir un orden canónico sobre la colocación de esculturas eróticas en los templos. No hay ninguna explicación popular que lleve a una posible interpretación pausible sobre ello. No menos sorprendentes o dudosas son las explicaciones pseudo-espirituales tan modernas como que las esculturas tenían la intención de probar a los devotos, de modo que solo aquellos que permanecían psicológicamente no afectados por ellas eran considerados elegibles para ingresar al sancta sanctorum. Tampoco se puede considerar que estas esculturas ilustran los Kama-shastras (textos sobre el erotismo) o las prácticas tántricas.

Cualquier explicación convincente debe tener en cuenta su posible desarrollo histórico a partir de las mithunas (parejas amorosas) que se ven en los primeros templos. Por tanto, una posibilidad es que el artista ha representado imparcialmente todos los rasas (sentimientos) y de ninguna manera ha enfatizado sringara (pose erótica). En cualquier caso, destaca el hecho de que el escultor, al intercalar esculturas eróticas con figuras divinas y otras de diversa índole, no les dio ningún trato preferencial o despectivo a ninguna, y la actitud del devoto que visitó el templo para la adoración debe haber sido similar. Sorprende para el ojo moderno, que los antiguos dieran su aprobación a una expresión tan desinhibida de erotismo por alguna razón y tomaran las manifestaciones del impulso sensual de una manera tan natural.

 

Vía| VV.AA., Konarak, Archaeological Survey of India, 2003

Imagen| Cacería real, Elefantes, Corceles de guerra, Figuras éroticas y nagas,  Esculturas eróticas

QAH| El Templo de Surya en Konarak. Arquitectura,  El ritual en el templo hindú, Los Templos de terracota de Bengala, Los templos de Khajurāho

RELACIONADOS