Jurídico 


El Supremo resuelve entre Ryanair y Atrápalo

Aprovechando la reciente sentencia del Tribunal Supremo del pasado 09/04/2014 en la que se estima parcialmente un recurso de casación de Ryanair contra la agencia de viajes online Atrápalo en un litigio en el que esta agencia demandó a Ryanair por la realización de actos de competencia desleal, vamos a hacer un breve repaso de la regulación y los requisitos exigidos para que se entienda producida una conducta reprobable a efectos legales.

competencia_deslealEn la primera instancia se estimaba parcialmente la demanda, declarando que Ryanair, como compañía de vuelos de bajo coste, había realizado actos de denigración y contrarios a la buena fe contra Atrápalo.

Atrápalo en su demanda, consideraba que Ryanair llevó a cabo, mediante publicaciones en medios de comunicación, actos de denigración al realizar manifestaciones no verdaderas que, a través de referencias genéricas a agencias de viajes online,  menoscabaron el crédito de Atrápalo en el mercado mediante mensajes insultantes e innecesarios sobre su comportamiento profesional y que iban más allá de la mera crítica:

“[…] cobran tasas ocultas […], roban a los consumidores […], están estafando a los clientes […], son bastardos que dañan a los clientes,” etc.

En la demanda, también consideraba que incluir cláusulas en sus condiciones generales de contratación en las que se obligaba a todos los clientes a contratar los vuelos directamente desde la web oficial de Ryanair o telefónicamente también atentaba contra la competencia.

Atrápalo, en el suplico de su demanda, exigía a los tribunales aparte de una serie pretensiones declarativas y de condenas de “hacer” y “no hacer” (entre otras: la de cesar en la realización de declaraciones que tilden de ilícita la actividad de la agencia, o  publicar el contenido de la sentencia en distintos diarios: El País, ABC y El Periódico de Cataluña, etc), la pretensión de condena al pago de 80.000 € en concepto de indemnización por daños morales.

De esta última pretensión solamente se concedió en Primera (y se confirmó en la Segunda) Instancia, 40.000€ de los 80.000 € que pretendían. Todo ello con una pequeña matización del TS en el concepto jurídico del importe en su fundamento de derecho séptimo de la sentencia: (indemnización VS medida de remoción).

Por su parte el Tribunal Supremo, casa parcialmente el recurso interpuesto por Ryanair, con la única excepción de no considerar contrario al derecho la inclusión en las condiciones generales de contratación de la cláusula de reserva online directamente con Ryanair, ya que no es contrario a la buena fe, sino a una previsión dirigida a regular la relación jurídica entre las partes de los contratos futuros cuya validez y eficacia debía realizarse desde otro tipo de control (entendemos que se refiere al control de doble transparencia y abusividad) distinto al pretendido por Atrápalo.

El Supremo por un lado considera que el contenido de todas las declaraciones de Ryanair reunían los requisitos del artículo 9 de la Ley 3/1991, de 10 de enero, y por ello se entienden como desleales porque se produce una “[…] difusión de manifestaciones sobre la actividad de un participante en el mercado y sobre sus prestaciones, establecimiento o relaciones mercantiles, siempre que resulten aptas para menoscabar el crédito del mismo en aquel ámbito y no sean verdaderas, exactas y pertinentes”.

Luego aclara que es el artículo 5 de la Ley 3/1991, el que permite calificar como desleales conductas no descritas en los demás preceptos de esa Ley, cuando, concurriendo los supuestos sancionados en los artículos del 1 al 4, sean contrarios al modelo o estándar en que la buena fe consiste.

Finalmente el Supremo hace uso una vez más de las técnicas de ponderación y proporcionalidad que han de regir  cuando concurren distintos derechos fundamentales protegidos constitucionalmente: reputación vs libertad de expresión (art. 20.1 a y d CE) y (art.53.2 CE) para llegar a la conclusión de que las difusiones de Ryanair no son meras críticas a la actividad profesional de las agencias online, sino que son descalificaciones injuriosas e innecesarias.

Vía| Sentencia del Tribunal Supremo (Nº:171/2014) del 09/04/2014.

Más Información| Cinco días (07/11/ 2012). 

Imagen| Finanzzas, cuanto abuso chino.

En QAH| Derechos Fundamentales: Derecho a la Libertad de Expresión, Regulación de la Libre competencia, Compartir coche: negocio para unos, cooperación para otros

RELACIONADOS