Salud y Deporte 


El sueño (II): ¿cómo nos afecta dormir mal?

Consecuencias-de-dormir-poco_0

Tener una mala higiene de sueño puede afectar negativamente a nuestra salud y bienestar general

Tener una mala higiene de sueño puede afectar negativamente a nuestra salud y bienestar     general. Podemos considerar que las  principales consecuencias de tener una mala higiene de sueño son:

Afecta a nuestro nivel de atención, a la concentración y a nuestra energía general para afrontar todas las actividades cotidianas, ya sea trabajo, estudios, ejercicio físico, hacer la compra o las tareas de casa.

Perjudica la consolidación de aprendizajes nuevos en la memoria y afecta a ésta de forma general, disminuyendo la capacidad para recordar información reciente.

– Enlentece o no permite la reducción de peso en personas con obesidad.

–  A nivel fisiológico, afecta a la regulación de la sensación de hambre y al metabolismo de la glucosa, lo que puede fomentar el aumento de los niveles de azúcar en sangre y el aumento de peso. También aumenta las posibilidades de desarrollar hipertensión arterial.

– Aumenta las posibilidades de desarrollar tensión y estrés crónico, lo cual , repercute en nuestro bienestar general y en las relaciones con los demás.

Disminuye el tiempo de descanso necesario de nuestros huesos, piel y órganos en general impidiendo su correcta regeneración (que ocurre por la noche mientras dormimos) y produciendo un envejecimiento precoz del organismo.

– Puede hacer que con el paso del tiempo y una mala higiene de sueño continuada, la persona desarrolle patologías psicológicas como un trastorno de ansiedad.

La falta de horas de sueño tiene consecuencias muy evidentes durante el día. Algunas de ellas son la tendencia a dormirse a todas horas, los cambios repentinos de humor, tristeza, irritabilidad, actitud pesimista y aumento del estrés y la ansiedad. Además, como hemos visto, la falta de un sueño de buena calidad parece tener un impacto en los impulsores fisiológicos del equilibrio energético: el apetito, el hambre y el gasto energético; acelera el envejecimiento del organismo y otros muchos impactos nocivos sobre nuestro cuerpo y bienestar.

 

Vía | Mª Carmen Nevado Naranjo, MCNPsicología

Más información| psicologíacostasur

En QAH | El sueño (I): factores que influyen a la hora de dormir

Imagen | www.Buenasalud.net

 

 

RELACIONADOS