Economía y Empresa, Finanzas, Jurídico 


¿Cómo funciona el actual sistema de pensiones? ¿Cubrirá a los jóvenes de hoy en el futuro?

El actual sistema público de pensiones es de reparto y de prestación definida. ¿Qué quiere decir esto? De reparto porque las pensiones que los jubilados reciben en el periodo X se obtienen de las cotizaciones que los trabajadores pagan en ese mismo periodo X. Es decir, la pensión que un jubilado recibe en 2012 depende de las cotizaciones de los trabajadores de este mismo año. Por otro lado, las pensiones son de prestación definida ya que lo recibido por los jubilados depende de los años que haya cotizado, su salario y la edad de jubilación.

Dado que este sistema es vulnerable a cambios demográficos, entre otros factores, es necesario que se revise periódicamente. De ahí la reforma del sistema público de pensiones en el año 2011. Que se haya aumentado la edad de jubilación de 65 a 67 años quiere decir que habrá más cotizantes y, por lo tanto, más dinero se recaudará para pagar las pensiones. Además, al elevar la edad de jubilación también se disminuye el número de personas que reciben la pensión. Así pues, aumentan los ingresos percibidos por cotizaciones y baja el gasto en pensiones.

Actualmente hay 2,2 personas trabajando por cada pensionista. Teniendo en cuenta la jubilación de llamada generación del baby boom y el aumento de la esperanza de vida, el número de cotizantes estará casi a la par sobre el año 2050. Dicho de otro modo, habrá una persona trabajando por cada pensionista aproximadamente sobre el año 2050. Comparando ambas pirámides poblaciones podemos observar cómo el número de jubilados será casi el mismo que el de cotizantes por el año 2050.

El sistema de pensiones público español para los jóvenes de hoy

El sistema de pensiones público español para los jóvenes de hoy

Si a esto le sumamos el actual paro juvenil del 52% (lo cual supone que ese 52% no cotiza a la Seguridad Social) nos enfrentamos a un futuro incierto. No son sólo menos los recursos destinados a pagar las pensiones de hoy (recordemos que son pensiones de reparto), sino que estos jóvenes parados también recibirán una menor cantidad cuando sean pensionistas (porque son de prestación definida en función de años cotizados).

Una solución podría ser el sistema de capitalización, en el cual cada afiliado a la Seguridad Social va aportando a una cuenta individual gestionada por el Estado. Al término de la vida activa del trabajador, éste recibe el capital aportado a lo largo de su vida laboral.

Aspectos positivos de este sistema de capitalización son que aumenta la responsabilidad individual de cada trabajador, ya que lo que recibirá como pensionista depende de sus aportaciones individuales siendo cotizante. Muy importante es resaltar que los cambios demográficos no afectan este sistema.

Por el contrario, el cambio de un sistema de reparto a otro de capitalización supone un inconveniente ya que los cotizantes que se sometan a este cambio habrán de cotizar no sólo para sí mismos (capitalización) sino también para los pensionistas de hoy (de reparto).

Cabe resaltar que las pensiones privadas funcionan por el método de capitalización. Sin embargo, las pensiones privadas no están muy extendidas en nuestro país, ya que sólo el 25% de la población tiene contratada pensión privada, frente al 86% de la media europea.

Vía | ABC

Más información | Reforma de pensiones 2011 en España: una primera valoración (FEDEA)

Imagen | Pirámide poblacional 2011, Pirámide poblacional 2050

En QAH | ¿Qué es un plan de pensiones y qué es un plan de jubilación?

RELACIONADOS