Economía y Empresa 


El sistema bancario moderno. Historia de la conversión del oro en dinero fiduciario (IV)

Viene de Historia del Sistema Bancario Moderno. Del patrón oro al dinero fiduciario (III)

INICIO DEL FIN DEL PATRÓN ORO.

Junto al coeficiente de caja, existía otro mecanismo que impedía las expansiones monetarias: El Patrón Oro. Como hemos visto, aún después de la Ley de Peel todos los billetes que circulaban en la economía eran redimibles por una cantidad en oro equivalente a su valor facial.

Así, en el s. XIX los Bancos y los Gobiernos estaban atados por el coeficiente de caja del cien por cien, y por el Patrón Oro. Pero los Gobiernos requerían para sus planes de mayor financiación, que vía impuestos actuales no podían pagar, y los Bancos obtenían grandes beneficios con las expansiones monetarias.

derecho3El dinero representa como dijimos la riqueza y el valor que cada persona ha logrado obtener en su trabajo o en su negocio. O bien que ha heredado del trabajo, empresa y esfuerzo de sus antepasados. Y cada vez que un banquero utiliza su dinero, entregado en depósito, está siendo víctima de un delito contra su patrimonio, donde terceras personas están utilizando ilegítimamente su dinero, a riesgo de que esta persona lo pierda, si el banquero no cuenta con el dinero cuándo el ciudadano quiere retirar su depósito. Por supuesto, si deposita su oro o su plata y se le entregan unos billetes a cambio, sobre el valor del oro depositado, y posteriormente se devalúa el valor de estos mismos billetes con la consecuencia de que cuándo acuda a retirarlos no se le devolverá la misma cantidad de oro que depositó al inicio, esto es un robo en toda regla de una parte de su dinero.

Lo que hicieron por tanto con el devenir de los años los Gobiernos, permitiendo a los Bancos el coeficiente de reserva fraccionaria y la abolición del patrón oro, fue robar el oro y la plata de los ciudadanos.

LA ISLA DE JEKYLL.

Desde el s. XVII hasta el s. XIX todos los países fueron creando Bancos Centrales. A través de los mismos, los Reyes y Gobiernos mantenían una uniformidad de los billetes en circulación, es decir, intentaban que solo hubiese un dinero legal y formalmente válido, para poder controlar el mismo. Si bien el fin último era poder controlar la cantidad y calidad del dinero en circulación, para financiar sus intereses.

atlasEn Estados Unidos, tierra de la libertad, llegado el s. XX y a pesar de varios intentos por parte del Gobierno, no había fraguado ningún Banco Central. Esto salvaba los intereses de los ciudadanos, pues conservaban aún la propiedad de su oro y de su dinero. Pero por supuesto ello impedía a los Bancos estadounidenses obtener los beneficios extraordinarios que sus competidores extranjeros obtenían en las expansiones crediticias. Impidiendo también al gobierno estadounidense financiar la totalidad de sus ideas y planes burocráticos.

Sin embargo, en 1910 se reunieron en secreto los principales banqueros de Estados Unidos en la Isla de Jekyll, junto con Senador del Gobierno norteamericano, para diseñar un sistema de Banco Central, denominado sistema de Reserva Federal (FED) que entraría en funcionamiento en 1913.

La FED asumía la totalidad de las reservas de oro de sus asociados, y emitía billetes sobre dichas reservas a los bancos federales, estandarizándose la moneda de todos los grandes bancos federales. Los bancos federales podían entonces ofrecer dichos billetes a cambio de depósitos a sus clientes. Y después rentabilizar los depósitos ofreciéndolos como préstamos a los bancos de cada Estado. Desde su inicio, la FED emitió más billetes que reservas tenía, creando por tanto un sistema de pirámide invertida que inyectaba al sistema una expansión monetaria. En el siguiente escalón los bancos federales no tenían tampoco una paridad definida en su actuación, respecto de los billetes recibidos, creándose una segunda inyección de expansión monetaria (por los mismos billetes podían captar más o menos depósitos). Finalmente los Bancos de cada Estado terminaban creando una tercera inyección de expansión monetaria al volver a ofrecer crédito sin una paridad definida sobre los billetes recibidos que servían como contrapartida. Esta expansión monetaria sin precedentes fue el verdadero origen años más tarde de la conocida como “Gran Depresión”.

PATRÓN CAMBIO DE ORO.

El Patrón Oro que vinculaba a todas las monedas nacionales seguía suponiendo un estrecho corsé al apalancamiento de los Bancos y por ende al endeudamiento de los Estados. Y estos fueron buscando maneras de liberarse de dicho corsé que los oprimía.

gold-bullion-163553__180Así, en la Conferencia de Génova de 1922 se alcanzó un acuerdo para abandonar el tradicional Patrón Oro, por el cuál todas las monedas eran convertibles en oro, sustituyéndose por el Patrón Cambio de Oro, por el cual solo el dólar y la libra esterlina eran directamente convertibles en oro, y el resto de monedas tenían una relación de cambio con la libra esterlina o el dólar. El gran inspirador inspirador intelectual, por supuesto, fue aquí John M. Keynes.

Esto permitía a los gobiernos de los distintos países devaluar sus monedas, realizando expansiones monetarias donde al aumentar la cantidad de moneda convertible en circulación podían aumentar su nivel de deuda, al precio de hacer crecer el ratio de cambio de su moneda frente al dólar o la libra (con el consecuente efecto inflacionario en su economía interna).

El resultado es que todas las principales monedas del mundo dejaron de estar referenciadas al oro de manera directa, pudiendo cada Gobierno realizar expansiones monetarias para financiar su deuda pública, a costa de expropiar riqueza a sus ciudadanos. Solo eran convertibles en dólares o libras, siendo estas últimas convertibles en oro.

En aquel momento, la mayor parte del oro o de la plata estaba depositada por los ciudadanos en los bancos, que a su vez llevaban sus depósitos a los bancos centrales a cambio de billetes (incluso en algunos países como Estados Unidos se había ordenado previamente por ley que los ciudadanos no podían mercadear con oro, solo con billetes, y no podían tener oro para uso privado sin justificación). Así los gobiernos de Inglaterra, a través de su Banco Central, y de Estados Unidos, a través de la FED, devaluaban a conveniencia sus propias monedas rebajando la proporción de oro que correspondía a cada billete. A esto hay que añadir que la moneda más importante, el Dólar, ya había sufrido una importante devaluación a través de la macroexpansión monetaria que puso en marcha la creación de la FED.

BRETTON WOODS

Por supuesto la expansión monetaria internacional sin precedentes originó la Gran Depresión, y distintos ciclos de auge y crisis en los años posteriores en todo el mundo.

Tras las segunda guerra mundial los gobiernos de las grandes naciones volvieron a reunirse en 1944 en la conferencia de Bretton Woods, que iluminada de nuevo por Keynes y buscando seguir flexibilizando las monedas para dar lugar a nueva deuda pública y a mayores expansiones crediticias bancarias, se decidió que solo el Dólar serían convertible en oro, siendo el resto de divisas convertibles en dólares.

LA DESAPARICIÓN DEFINITIVA DEL DINERO REAL. EL FIN DEL PATRÓN ORO.

Como ya sabemos, después de los acuerdos de Bretton Woods la economía internacional siguió sufriendo importantes ciclos de auge y recesión, efecto sin duda de las sucesivas expansiones monetarias. Se calcula que a día de hoy un dólar vale un 95 % menos en términos de oro de lo que valía a finales del s. XIX.

Puesto que los Gobiernos y los Bancos no estaban dispuestos a dar marcha atrás a sus planes expansivos, alegando el coste económico que ello supondría, finalmente el 15 de agosto de 1971 el Presidente Richad M. Nixon decreto que el Dólar dejaba de ser convertible en oro. Por lo que el expolio ya estaba totalmente finalizado.

LA MODERNA RESERVA FRACCIONARIA.

dineroPuesto que las crisis económicas originadas por expansiones crediticias solo pueden ser combatidas mediante una profunda recesión que sirva como período de reajuste, o bien alargar los ciclos con nuevas expansiones, una vez finalizado el patrón oro la nueva herramienta de los Gobiernos y los Bancos Centrales es ir disminuyendo el coeficiente de caja para seguir expandiendo la base monetaria.

Ha día de hoy el coeficiente de caja exigido a los Bancos en la Zona Euro es del 2 % para los depósitos a menos de dos años, y del 0 % para pasivos de más largo plazo. Es decir, el banco puede utilizar el 98 % del dinero recibido en depósito.

En Estados Unidos el coeficiente es del 10 % para depósitos a la vista, y del 0 % para depósitos a plazo.

 

Vía | “Dinero, crédito bancario y ciclos económicos.” Jesús Huerta de Soto. Unión Editorial.  (1998). “Retorno al parón oro”. Juan Manuel López Zafra. Deusto. (2014)

Más Información | Monetae Mutatione  Monetae Mutation  Blog Proactivado

Imágenes | Pixabay

En QAH|Historia del Sistema Bancario Moderno. Del patrón oro al dinero fiduciario (III)

RELACIONADOS