Economía y Empresa, Finanzas 


El sector público y privado (PPP): un juego cooperativo

Hoy quisiera hablarles del Public-Private Partnership (PPP), un tema que ha sido de gran relevancia para el desarrollo de infraestructura pública en países como Inglaterra, España, Canadá, Australia y recientemente en India por nombrar algunos.

El PPP, no es más que un contrato acordado entre una entidad pública y una privada, en la cual, la parte privada está obligada a ofrecer un servicio público o un proyecto de infraestructura  y también responsabilizarse por todos los riesgos (operativos/técnicos) que esto conlleva. El espíritu detrás de este tipo de contratos recae en la teoría económica en la cual el sector privado opera de manera más eficiente y utiliza mejor los recursos (costos, precios, calidad, etc.) que la parte publica.

Existen diversos tipos de contratos PPP, los cuales se pueden englobar en los 3 más importantes:
1)    Construir-Operar-Transferir (BOT: Build – Operate – Transfer): es un contrato donde el sector privado se encarga de financiar, construir y operar el activo en un plazo determinado (25-45 años), así como gozar de las utilidades que dicho activo genere durante este plazo, para después pasar a ser propiedad del gobierno. Como ejemplos representativos  para este tipo de contrato tenemos el “Eurotunnel” entre Inglaterra y Francia y el estadio olímpico en Australia por nombrar algunos.

2)    Alquilar-Desarrollar-Operar (LDO: Lease – Develop – Operate): este tipo de contrato se utiliza generalmente cuando el gobierno quiere ya sea renovar o ampliar algún activo en el cual es el dueño y se lo alquila al sector privado para dicho propósito. Los beneficios obtenidos por dicho activo se reparten entre ambas partes. Como el ejemplo mas representativo para este tipo de contratos tenemos la “Grand Central Station Post Office” en Nueva York.

3)    Construir-Operar en Propiedad (Build-Own-Operate; BOO): el contrato BOO consiste en que el sector privado se compromete a financiar, desarrollar, operar  y construir un servicio o proyecto de infraestructura. El sector privado es quien también gozará de las utilidades que el activo genere. Es muy común, que en este tipo de contratos el gobierno actué como el “cliente” principal. Por ejemplo, en el peaje de una autopista en lugar de ser pagado por el usuario, el gobierno es el responsable de pagar dichos servicios, dependiendo de el número de automóviles que transiten por la autopista. Mas aun, es el tipo de contrato más usado en proyectos de energía renovable.

En España, gracias a este tipo de contratos, se han creado diversos proyectos de infraestructura. Por nombrar algunos proyectos se encuentra la “M-30” de Madrid (carretera), el hospital de Majahonda (sanidad), el metro de Sevilla (transporte), entre otros. Empresas españolas también juegan un papel importante haciendo uso del PPP no solo en España sino alrededor del mundo, empresas tales como Sacyr, OHL y Acciona por nombrar algunas.

Existen diversos beneficios relacionados al PPP entre los que destacan, un mejor aprovechamiento de los recursos, son generadores de innovación, efectividad de costos, etc. Sin embargo, el mayor beneficio es que es una alternativa imprescindible para el estimulo y crecimiento de la economía  en tiempos de crisis, escasez de capital y déficit publico. En conclusión, el PPP es un incentivo más para que el sector público y privado trabajen de forma cooperativa para un fin determinado y de esta forma promuevan sectores estratégicos en la economía.

Más información|PWC, Types of PPP models

Imagen| gstatic

RELACIONADOS