Salud y Deporte 


El rugby femenino, en primera persona. Por Patricia García Rodríguez

Cantarranas, Ciudad Universitaria de Madrid. Invierno del 2008, estoy un poco nerviosa… Irene (Schiavon) lleva placándome en cada entrenamiento de nuestro equipo de fútbol de El Escorial durante varias semanas, al final lo ha conseguido… Entro en el barro, hay unas cuantas chicas con polos a rallas pasándose un balón con forma de melón y sonriendo casi sin cesar. Las porterías no tienen red y son más bien una H gigante… ¡qué curioso!

Patricia García con las 'Leonas' de España XV

Patricia García con las ‘Leonas’ de España XV

Dificultad 1. Un deporte desconocido. El rugby no es que sea un deporte minoritario en España o poco conocido… es que encima se le confunde con el fútbol americano y su característica más relevante: los valores de respeto, trabajo en equipo, compañerismo… se confunden con la agresividad de las películas americanas…

Resulta que cuando algo o alguien aún “no existe” (no existe en la realidad aún o no existe en un contexto o lugar determinado) se puede crear en su mejor versión, con una bonita forma, con unos grandes principios. Pues como apenas existe, la imagen del rugby en España la podemos crear a “nuestra” manera, resaltando esos valores que tanto caracterizan nuestro deporte o esa espectacularidad tan digna de su juego. De tal manera que cuando en unos años o generaciones, las personas escuchen “rugby” lo asocien a valores.

Me tiraron por el suelo unas cuantas veces, me embarré toda la ropa y hasta el pelo, pero me levanté de nuevo; me enseñaron a placar a otras, “¡eso si que mola!”, corría como un potro esquivando personas, pasaba como podía, pateaba el balón, saltaba,… y al acabar nos fuimos todo el equipo a tomar algo juntas, a reírnos de las anécdotas del entrenamiento, a conocernos más entre todas y disfrutar de momentos únicos. El rugby engancha. Apasiona tanto por el juego como por el entorno social. [email protected] son importantes, nadie es imprescindible, [email protected] somos iguales, dentro y fuera del campo, seas la más ágil o la más rápida, la más fuerte o la más maja, iguales. El rugby te ayuda a aprender a respetar, a levantarte una y otra vez, a disfrutar con los demás.

PGR Ensayando con la selección española de rugby

PGR Ensayando con la selección española de rugby

Dificultad 2. Nivel de competición bajo. Un ciclo que se retroalimenta… un deporte desconocido es igual a [email protected] deportistas, lo que es igual a una competición de nivel medio-bajo. Sencillamente porque al no haber mayor cantidad, aquellas jugadoras con mayor nivel, aspiraciones competitivas e internacionales entrenan día a día con jugadoras que acaban de llegar, como yo en ese momento, a un mundo desconocido donde cuesta mucho meterse en la cabeza una norma base, por ejemplo, que el pase es hacia detrás. La evolución del nivel de juego de los equipos lleva un ritmo tranquilo por este simple hecho.

Pues se puede entender como una gran oportunidad; o así lo entendí yo. ¿Quiénes son las mejores selecciones del mundo? En Francia en primera instancia, porque allí el rugby es cultura… tienen como 5 o 6 divisiones sólo en el femenino. Está relativamente cerca de casa y quiero seguir aprendiendo, enfrentándome a nuevos retos, a un idioma nuevo, a un equipo nuevo, a una vida y un rugby nuevos. Cuando algo te apasiona, eres capaz de “dejarlo todo” por esa pasión, bueno, en mi forma de verlo, no considero haber “dejado nada” sino haber transformado mi vida en positivo, haber perseguido sueños con acciones positivas que hacen de mi existencia aún más feliz, aunque en el camino haya personas, cosas, elecciones que se quedan “atrás”.

Dificultad 3. El malo de la película: las lesiones. Me llegó al finalizar mi etapa francesa. Mi vida había dado un giro 360º, mi vida era todo rugby. Una temporada en segunda división francesa, y un salto a la primera división con titulo de Campeonas de Francia incluido en lo que era un año histórico para aquel equipo modesto de un pueblecito del sur de Francia. Una lesión de rodilla me apartó unas cuantas semanas del campo, ¡cuánto sufrí! Parecía tan grave… Qué difícil es aceptar las cosas en las que no tenemos control…

Ese fue mi gran aprendizaje… conocerme a mi misma en una situación adversa, uno de los momentos más difíciles de mi carrera deportiva hasta el momento a sólo 2 meses de luchar por el Campeonato de Europa. Sería la primera cita importante que me perdía desde que había descubierto este sueño, el rugby. Aprendes a dejarte ayudar, aprendes a focalizar tus energías en un objetivo concreto, vivir día a día pero con un sueño en la mente… Aprender a aceptar circunstancias o situaciones que no tienes control sobre ellas… no perder energías en ellas y dirigirlas todas en lo qué sí depende de ti. Lesionarme fue uno de los mayores aprendizajes de mi vida. Me recuperé a tiempo.

Dificultad 4. Un deporte sin ventana, sin escaparate. Pasan los años y sigo apasionada, motivada día a día a entrenar 2 o 3 sesiones, a cargar tanto mi cuerpo o mi mente con entrenamientos, vídeos, partidos etc pero el cansancio nunca cala a la pasión. Es el motor de todo. Acabo de llegar de Nueva Zelanda, dos ligas jugadas en la meca del rugby, el horizonte va apareciendo poco a poco, parece que no hay final, siempre hay por donde crecer, que mejorar. Vuelta a casa y lo que más me apetece es compartir, todas las experiencias, las vivencias, los valores… no son palabras son hechos. En España apenas hay ventana que se refleje más allá del mundo del rugby, me obliga a hacer una comparación, ¿te imaginas a Iker Casillas compartiendo casa con una jugadora extranjera de fnde con el fútbol americano y su..snformala en oportunidad brindan oportunidades de acceder a ese balc vida. Gracias a las redesútbol? En la #NZexperience compartía casa con Ben Tameifuna, el pilier de los Chiefs, de Waikato y fichaje All Black (Selección Neozelandesa de Rugby, actual Campeona del Mundo).

Compartir pues es mi objetivo, crear esa ventana para [email protected] los niñ@s españoles… hay un deporte más donde elegir… el que más te guste, pero éste también existe. Papás y/o mamás, los valores educativos del rugby son tan imprescindibles en nuestro deporte como transferibles a la vida. Gracias a las redes sociales, a periodistas con pasiones comunes como la igualdad de género en la vida en el deporte, a personas concretas que me brindan oportunidades de acceder a ese balcón… con tal de crear un escaparate y lanzar el mensaje “el rugby, el deporte de los valores, también existe en España, no te quedes en la dificultad, transfórmala en oportunidad…”.

 

Vía| Patricia García Rodríguez, Noviembre 2014. ISSUU

Más información| Patriciagarciarodriguez,

Más en QAH| Reglamento Rugby IEl campo de rugby más antiguo del mundo¿Qué es el rugby? Conoce sus reglas

Imagen| Imagen1 TheWangConnection, Imagen 1y2 MiguelLeguey

RELACIONADOS