Neurociencia 


El riesgo de usar antidepresivos en niños y adolescentes

Recientes investigaciones han demostrado una estrecha relación entre el incremento del número de suicidios en niños y adolescentes y la utilización de  inhibidores de la recaptación de serotonina e inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina para el tratamiento de los diferentes trastornos depresivos. Por ello, a la vista de los datos, el presente artículo intenta esclarecer la relación existente entre ambas variables, estableciendo el posible riesgo de usar determinados medicamentos para el tratamiento de la depresión en esta población.


Introducción.

El trastorno depresivo mayor es común entre niños y adolescentes, teniendo un impacto significativo sobre su desarrollo y funcionamiento. Asimismo, el padecimiento de este trastorno, en muchos casos aumenta el riesgo de sufrir conductas suicidas en esta población, teniendo en algunos casos un desenlace fatal.

Los antidepresivos se utilizan para tratar este tipo de trastorno. Sin embargo, las últimas investigaciones, hipotetizan que la utilización de estos medicamentos podrían aumentar, asimismo, el riesgo de suicidio. En concreto, se cree que son los inhibidores de la recaptación de serotonina ó los inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina los responsables de estos aumentos.

Concretamente, se ha analizado la relación existente entre cinco medicamentos (fluoxetina, sertralina, paroxetina, citalopram y escitalopram) y el aumento de conductas suicidas en niños y adolescentes. Particularmente, los investigadores creen que el uso de fluoxetina, medicamento altamente comercial para el tratamiento de este tipo de trastorno, tiene una mayor incidencia sobre esta población, aumentado de forma sustantiva las conductas suicidas entre éstos. No obstante, para determinar cuáles de los medicamentos mantiene una mayor relación con este tipo de conducta, se ha llevado a cabo un análisis exhaustivo de la población con el fin de detectar otras posibles causas o variables extrañas que puedan incidir en la aparente relación existente entre ambas variables.

Resultados.

No obstante, a pesar del análisis exhaustivo llevado a cabo, no se ha demostrado que el uso de sertralina, paroxetina, citalopram o escitalopram aumente el riesgo de suicidio en niños y adultos en comparación con el uso de fluoxetinaSin embargo, parece ser que si existe un mayor riesgo de suicidio en  pacientes que usan más de un antidepresivo, lo cual no es más que el reflejo de la gravedad de los síntomas y, en consecuencia del trastorno, más que el efecto de los diferentes fármacos.

Conclusiones.

/var/www/clients/client0/web2/web/wp content/uploads/2015/09/depresion infantil

A la vista de los datos podemos afirmar que no se han encontrado evidencias de que se exista un mayor riesgo de suicidio en aquellos pacientes que utilizan  inhibidores de la recaptación de serotonina o inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina para el tratamiento de los diferentes trastornos depresivos en comparación con aquellos que utilizan la fluoxetina para tal fin. No obstante, si analizamos los datos relacionados con las conductas suicidas y los suicidios llegados a término, éstos resultan especialmente alarmante.

¿Qué es lo que ocurre realmente en el cerebro de estos niños y adolescentes? ¿Qué efectos tienen los medicamentos sobre éste?. A día de hoy todavía es difícil responder con claridad a todas estas preguntas. Por ello, debemos seguir investigado con el fin de detectar la causa o causas que llevan a niños y adolescentes a realizar estos actos, proporcionándoles una mejora en su calidad de vida y, en consecuencia, un menor impacto de los síntomas en su actividad diaria.

La Neuropsicología y, la ciencia en general, no debería conformarse únicamente con paliar y/o disminuir los síntomas asociados con un determinado trastorno, debería ir a la raíz del problema con el fin de comprenderlo y proporcionar la mejor de las soluciones a los pacientes. Así y sólo así, conseguiremos desenmascarar este gran desconocido como es el cerebro. Aún queda mucho camino por recorrer. Por ello, aunar fuerzas entre los distintos profesionales del campo es fundamental para lograr este reto.

Vía|

Cooper, W. O., Callahan, S. T., Shintani, A., Fuchs, D. C., Shelton, R. C., Dudley, J. A., … & Ray, W. A. (2014). Antidepressants and suicide attempts in children. Pediatrics, 133(2), 204-210.

RELACIONADOS