Cine y Series, Cultura y Sociedad 


El resplandor del cine de terror

El cine de terror se inició como un subgénero del cine fantástico y a pesar de recibir el beneplácito del público durante muchos años fue despreciado por la crítica y relegado a películas de serie B de bajo presupuesto. Con el paso del tiempo el género ha ido adquiriendo adeptos y aplausos de la crítica hasta llegar a la actualidad donde goza de su mayor esplendor gracias al éxito de algunas de las películas estrenadas en estos últimos meses y años.

En 2018 Hereritary está a punto de convertirse en el fenómeno del año. Un lugar tranquilo ha sorprendido con un éxito de taquilla que ha desbordado todas las expectativas. El año pasado Déjame salir  fue nominada a varios premios y ganó el Oscar al mejor guion original. En 2017 dos películas impactaron por motivos diametralmente opuestos. It es la vuelta al terror clásico con recuperación del cine de aventura juvenil. Madre! es una apuesta  atrevida de uno de los directores más transgresores de la actualidad: Darren Aronofsky. Su final apocalíptico no deja indiferente a nadie.

Esta es la historia de  algunos francotiradores que abrieron nuevos horizontes.

George A. Romero revolucionó el género con la mítica La noche de los muertos vivientes (1968). Aunque nunca logró superar este éxito ha sido un referente sobre todo por su impulso al cine sobre zombis.

Ese mismo año Roman Polanski , puso su prestigio al frente de La semilla del diablo, una pesadilla terrorífica basada en un best seller de Ira Levin. Quizás fuera un premonición pero en 1969 su esposa Sharon Tate fue asesinada por la secta satánica de Charles Manson. Polanski  se anticipó al terror sicológico con Repulsión (1965) y se atrevió con una sátira sobre el género El baile de los vampiros (1967).

La década de los 70 fue especialmente prolífica.

Wes Craven es un director indispensable. Se inicia con La última casa a la izquierda (1972), una película de culto. Después vendrían Las colinas tienen ojos (1977) y sobre todo Pesadilla en Elm Street (1984) donde aparece uno de los iconos incontestable del género Freddy Krueger. En 1996 acertó de nuevo en taquillas con Scream: Vigila quien llama uno de los grandes hitos del también llamado cine de miedo para adolescentes.

William Friedkin había sido encumbrado por French Connection (1971) con 5 Oscar. Con El Exorcista (1973) filmó una de las obras cumbres del cine de terror. Esta adaptación de un best seller de William Peter Blatty ha sido copiada hasta la saciedad y su saga  perdura hasta nuestros días. Hizo famoso a Mike Orfield por la incorporación de fragmentos de su Tubular Bells en la  banda sonora.

Tobe Hooper  con La matanza de Texas (1974) provocó que parte del público saliera huyendo de las salas despavorido por el horror que veía. El director ha sido un especialista en el género y su filmografía,  extensa, destaca sobre todo por otro taquillazo Poltersgeist (1982).

Tiburón (1975)  fue  la plataforma de lanzamiento de Steven Spielgberg para una carrera meteórica. La banda sonora de John Williams fue fundamental para potenciar el clímax de horror de la película. La cinta inauguró un fenómeno muy extendido hoy en día los lanzamientos de block buster en verano.

John Carpenter, otro maestro del género, habia convencido al público con Asalto a la comisaría del distrito 13 (1976) un remake del clásico Rio Bravo y un ejemplo de montaje perfecto. Con la película La noche de Halloween (1978) entró en el Olimpo de del género. Es un ejemplo de como con pocos medios se puede conseguir una pequeña obra maestra. Cuenta con una larga filmografía dentro del género donde destacan dos películas de culto La niebla (1980) y el remake La cosa (1982).

La década de los 80 se inicia con una película deslumbrante dirigida por el genio Stanley Kubrick: El resplandor. La frialdad con que fue recibida en su estreno se transformó paulatinamente en un reconocimiento generalizado como una de  las mejores películas del género.

En 1981 se estrenó otros de los grandes hitos: Posesión infernal. Con su bajo presupuesto y  a pesar de ser producida por un grupo de amigos el éxito en taquilla fue abrumador. Su director Sam Raimi no volvió a brillar hasta la mítica El ejército de las tinieblas (1992) y alcanzó el reconocimiento del gran público gracias a la mejor trilogía sobre Spiderman (2002, 2004 y 2007). Con Arrastrame al infierno (2009) lo recuperamos para el mejor cine de terror.

El silencio de los corderos (1991) inaugura la década de los 90 con un thriller psicológico espectacular y la presentación de uno de los personajes más terrorífico del cine. Hannibal  Lecter. La década se cierra con la magistral  El sexto sentido (1999) con su sorprendente final.

Con el inicio del nuevo milenio, nuevos creadores se han incorporado al género. James Wan con su potente y claustrofóbica Saw (2004) es uno de los más dotados. No sólo ha conseguido crear una saga de esta película sino que ha abierto otros horizontes igual de interesantes con los dos Expediente Waren (2013 y 2016) o con otra saga Insidious (2010 y 2013).

Imagen|Hereritary

Vídeo| Un lugar tranquiloLa semilla del diabloScream: Vigila quien llamaLa matanza de TexasLa cosaArrastrame al infierno, El sexto sentido, Saw

QAH| Stephen King, La leyenda del vampiro, Yo anduve con un zombi

RELACIONADOS