Especial Crisis Económicas de la Historia, Historia 


El rescate que llevó a Inglaterra a la bancarrota (II)

Rutas de Ricardo I, Felipe II y Federico Barbarroja durante la Tercera Cruzada

Rutas de Ricardo I, Felipe II y Federico Barbarroja durante la Tercera Cruzada

En septiembre de 1190 llegó a Messina y en octubre la ocupó militarmente –debido diversas disputas internas de gobierno y regencia que podían desencadenar que los cruzados extranjeros franceses, ingleses y alemanes fueran expulsados de la ciudad– para proporcionarse una base estable desde la que enviar recursos y hombres a Tierra Santa. Tras liberar Messina y conquistar Chipre, Ricardo I llegó a Acre, actual Israel, en 1191 dando su apoyo al depuesto rey de Jerusalén –aunque aún retenía la corona, el rey de iure era Conrado de Monferrato–, Guido de Lusignan. En cambio, Luis II y Leopoldo V apoyaban al rival de Guido por la corona y heredero legítimo por matrimonio, Conrado.

Ricardo y sus numerosas tropas ayudaron decisivamente en la conquista de Acre a pesar de su estado convaleciente por escorbuto y postrado en cama pero fue excluido sorprendentemente de las negociaciones de rendición con Saladino, cuya voz cantante llevó Conrado de Monferrato. Los pendones de los reyes participantes fueron izados dentro de la ciudad. A causa de estos hechos, Ricardo discrepó sobre su situación jerárquica dentro de la cruzada y se molestó considerablemente porque los pendones de Leopoldo V habían sido situados junto con los franceses e ingleses a pesar de ser un mero vasallo de Sacro Imperio Romano Germánico y no un rey. Felipe II también lo interpretó como un gesto de insoportable arrogancia de Leopoldo aunque no mostró públicamente su enfado a diferencia de Ricardo, de carácter más iracundo, que ordenó derribar el pendón de Leopoldo y tirarlo al foso de Acre. Tal desafortunado hecho propició que Leopoldo de Austria dejara la cruzada de forma inmediata al sentirse ofendido. Poco después, el propio Felipe II también la abandona motivado por diversas disputas y desavenencias con Ricardo acerca de la repartición de Chipre y del mismo Reino de Jerusalén.

Ricardo Corazón de León marchando hacia Acre

Ricardo Corazón de León marchando hacia Acre

Viéndose desprovisto y sin aliados Ricardo, después de varios intentos sin éxito de contraatacar a Saladino, se conformó con reforzar Ascalón. El seno de los propios cruzados resultaba insostenible por las luchas de poder entre diferentes postulantes y sus principales seguidores lo que desembocó en la elección de Conrado de Monferrato como rey de Jerusalén, sin embargo, dos días después fue brutalmente asesinado. El crimen nunca se resolvió conclusivamente e incluso se decía que el propio Ricardo podía estar implicado para favorecer a su sobrino Enrique de Champaña y a sus propios intereses en Tierra Santa.

Con la llegada de noticias que informaban sobre una conspiración conjunta de su hermano Juan Sin Tierra y Felipe II para deponerle y repartirse sus dominios, sumado a que ya no tenía esperanzas por retener Jerusalén y que el avance de Saladino era inexorable, forzó un acuerdo con él. Con cada día que pasaba, era más consciente que no podía posponer su regreso a Inglaterra ya que sus enemigos comenzaban a tomarle ventaja táctica. El acuerdo se firmó el 2 de septiembre de 1192 e incluía el libre acceso a los peregrinos para entrar en Jerusalén así como una tregua de tres años.

Urgido por las misivas de sus consejos y aliados en Inglaterra, Ricardo trata de regresar con la mayor prontitud a su reino disfrazado igual que sus guardaespaldas templarios –debido a la animadversión que le profesaban los bizantinos a causa de la conquista de Chipre– pero el mal tiempo del Mar Adriático obligan a su flota a atracar en Corfú y a reanudar su viaje días después hasta encallar definitivamente cerca de Aquilea. Ricardo se forzado entonces a continuar su viaje de regreso por una peligrosa ruta terrestre a lo largo y ancho de Europa central.

Descubierto por sus joyas y modales cerca de Viena en la Navidad de 1192 es apresado por Leopoldo V y llevado ante el emperador Enrique VI acusado de haber participado en la conspiración para asesinar a Conrado de Monferrato, hecho que nunca se demostró o se excluyó. Debido a que la libertad de Ricardo no interesaba a ninguno de los reyes de Europa ni política ni militarmente, fue confinado en el castillo de Dürnstein.

Castillo de Dürnstein

Castillo de Dürnstein, Austria

Sus partidarios entre los que se encontraba fundamentalmente su madre Leonor de Aquitania, lucharon incansablemente para obtener su liberación reuniendo el dinero del rescate que reclamaba Enrique VI y que ascendía a 100.000 marcos. La cantidad resultaba ser equiparable a 5 veces el ingreso anual de la corona en Inglaterra, una cantidad claramente desmesurada para reunirla a corto plazo. A tal efecto se tomaron medidas económicas que consistían en:

  • El clero y los legos debían pagar un impuesto de en torno a la cuarta parte del valor de sus propiedades.
  • Los tesoros de oro y plata de las iglesias serían confiscados para el rescate.
  • Se excluía a los nobles de prestar el servicio militar con hombres y recursos siempre que pagaran un impuesto especial.
  • Incremento de los impuestos de carucage en relación con la tierra arada, de los beneficios y de la extensión de las propiedades.
Monedas medievales circa siglo XIII

Monedas medievales circa siglo XII

A su misma vez, Felipe II de Francia y Juan de Inglaterra ofrecieron 80.000 marcos a Enrique VI para que Ricardo continuara estando preso pero el emperador rechazó la oferta a cambio de aumentar el rescate a 150.000 marcos, una mitad más.

En cuestión de dos años los fondos del rescate fueron transferidos a los emisarios del emperador “bajo riesgo propio” –si el dinero hubiera sido robado o perdido la responsabilidad hubiera sido de Ricardo y sus aliados lo que les hubiera obligado a volver a reunirlo marco a marco–.

Finalmente el 4 de febrero de 1194, Ricardo I Corazón de León fue puesto en libertad a cambio de dejar a Inglaterra en la más extrema bancarrota, una de las más notorias y catastróficas de su historia.

 

Vía|Profesorenlínea, Biografíasyvidas, Mentenjambre

Imágenes|IIICruzada, Ricardo, Dürnstein, Monedas

En QAH|El rescate que llevó a Inglaterra a la bancarrota (I); Los Plantagenet, una dinastía de película (II)

RELACIONADOS