Actualidad Jurídica, Derecho de la Unión Europea, Jurídico, Uncategorized 


El Reglamento Sucesorio Europeo

 

El Reglamento Sucesorio Europeo 650/2012 relativo a la competencia judicial, ley aplicable, reconocimiento y ejecución de las resoluciones en materia de sucesiones mortis causa, y que crea el llamado certificado sucesorio europeo constituye la norma central de Derecho Europeo en la regulación de esta materia.

El Reglamento, que entró en vigor el pasado 17 de Agosto, viene a dar solución a diversos casos problemáticos en materia de sucesiones que se suscitaban hasta la promulgación de dicha norma. La cuestión no es baladí, habida consideración de que cada vez son más numerosas las cuestiones controvertidas suscitadas en sede de sucesiones (patrimonio del causante en distintos Estados miembros, causante de nacionalidad extranjera, residencia habitual en otro país, testamento otorgado en el extranjero, herederos o legatarios con residencia en distintos Estados miembros, acreedores de la herencia o del heredero en diferentes Estados, actas notariales extranjeras, ejecución de resoluciones judiciales extranjeras en un país miembro…)

Nos centraremos en la competencia judicial, ley aplicable y ejecución de resoluciones, así como sus aspectos fiscales y administrativos, para hacer por último un breve inciso en materia de Certificado Sucesorio Europeo (CSE).

Dada la primacía del Derecho comunitario, el carácter obligatorio del Reglamento y su eficacia directa aplicable en nuestro ordenamiento jurídico, el Reglamento 650/2012  supone un auténtico desplazamiento de la normativa interna en materia de sucesiones, lo que comporta:

.-que en materia de competencia judicial internacional, las autoridades judiciales españolas deben aplicar el Reglamento 650/2012 a la sucesión mortis causa que se les susciten   ( y no será aplicable el artículo 22 de la LOPJ).

.- que en relación a la Ley aplicable a la sucesión mortis causa, las autoridades españolas nacionales (judiciales y extrajudiciales) serán de aplicación las normas de conflicto contenidas en el Reglamento UE citado , y ya no el artículo 9.8 del CC (y que ya se había visto superado por el Convenio de la Haya)

.-que en cuanto al reconocimiento y ejecución en España de resoluciones y documentos públicos expedidos en otros Estados miembros relacionadas con sucesiones, debe aplicarse, de nuevo el mencionado Reglamento y no las  Convenios ni normativas internas en esta materia ( 954 de la LEC)

El Reglamento viene a establecer como punto de conexión para determinar la Ley aplicable, la residencia habitual del causante, salvo que se haya indicado otra cosa. (artículo 21 del Reglamento). Sin embargo, aunque este parece ser el criterio más acertado por las ventajas que reporta, lo cierto es que el legislador no define lo que se entiende por residencia habitual, lo cual deja abierta su determinación a la interpretación, cuestión que ya ha sido criticada por la doctrina.

En el caso de Estados miembros en los que coexistan en su territorio varios regímenes sucesorios con el régimen común (como es el caso de nuestro ordenamiento jurídico), el artículo 16 del CC  (capítulo V, Título Preliminar relativo a Derecho Interregional y más concretamente “ al ámbito de aplicación de los distintos regímenes civiles coexistentes en el territorio nacional” ) establece como punto de conexión la vecindad civil para la resolución de estos problemas. Si bien hay que tener en cuenta el artículo 36 del Reglamento, que establece dos sistemas para determinar la Ley aplicable a la sucesión transnacional en estos casos, estableciendo un sistema directo de determinación cuando el causante sea español y un sistema indirecto cuando el causante sea extranjero.

IM000302.JPG

#actualidadQAH

En cuanto a las cuestiones fiscales y administrativas, el citado Reglamento excluye expresamente de su ámbito de aplicación las cuestiones fiscales y administrativas de Derecho Público, estableciendo que “ debe corresponder al Derecho Nacional determinar, por ejemplo, las modalidades de cálculo y pago de los tributos y otras prestaciones de Derecho Público , ya se trate de tributos adeudados por el causante a fecha del fallecimiento, o de cualquier tipo de tributo relacionado con la sucesión que deba ser abonado con cargo a la herencia o por los beneficiarios. También debe corresponder al Derecho Nacional determinar si la entrega de bienes sucesorios a los beneficiarios en virtud del presente Reglamento o la inscripción e lso bienes sucesorios en un registro pueden estar sujetas a tributación”. El impuesto de Sucesiones y Donaciones grava por obligación personal a  “los contribuyentes que tengan su residencia habitual en España”, exigiéndoles dicho impuesto por obligación personal, con independencia de dónde se encuentren sitos los bienes o derechos que integren el patrimonio del gravado.  No altera dicho Reglamento la fiscalidad de las sucesiones.

Para concluir haremos una breve referencia al Certificado Sucesorio Europeo (CSE) y al papel del Notario en esta materia. EL CSE (autorizado por Notario) se constituye como una pieza clave que permite al ciudadano acreditar en toda la UE su condición de heredero o legatario, sin tener que acreditar ningún otro requisito o procedimiento adicional.

Por último, concluir que recién entrado en vigor dicho Reglamento, todavía es pronto para determinar su eficacia en cuanto a su aplicación práctica, y que las cuestiones que puedan suscitarse en cuanto a su interpretación podrán ser ventiladas por el TJCE  a través del llamado recurso prejudicial que puedan solicitar los distintos tribunales y autoridades de los Estados miembros en caso de duda ante cualquier precepto de la citada norma.

Vía| Reglamento Sucesorio Europeo, Código Civil

Imagen| Europa

RELACIONADOS