Especial Cervantes, Patrimonio 


El Quijote visto por una pintora del siglo XVIII

Algunas de las representaciones más interesantes que durante el siglo XVIII se hicieron de la obra magna de Cervantes se deben, precisamente, a una mujer: la pintora Ana Meléndez.

Ana Meléndez de Durazzo (1714 – d.1773) perteneció a una de las familias de pintores más importantes durante el siglo XVIII en nuestro país, los Meléndez. Era hija del pintor Francisco Antonio Meléndez, que había sido nombrado miniaturista real de la corte de Felipe V, y hermana de Luis Meléndez, tal vez el artista de mayor fama dentro de la saga familiar por sus cuadros de naturalezas muertas.  Ana Meléndez había nacido en Nápoles y, al igual que su padre, trabajaría como miniaturista para la corte de los monarcas españoles, llegando a ser miembro destacada de la Academia de San Fernando.  Fue para esta institución para la que Ana Meléndez realizó, entre 1730 y 1760, un total de veinticuatro miniaturas realizadas al temple sobre vitela con distintas escenas del Quijote.

Si bien ya la obra de Cervantes había gozado de enorme éxito tras la publicación de su primera parte en 1605, es un siglo después cuando su popularidad se extenderá de manera repentina por países como Francia o Inglaterra gracias a la aparición de numerosas ediciones y traducciones a otras lenguas. Algo parecido sucede con la iconografía del Quijote en las artes plásticas, que a lo largo del  siglo XVIII contará con algunas de las representaciones más bellas de la obra cervantina, siempre teniendo como base el imaginario establecido ya en la segunda mitad del XVII a partir de grabados europeos y españoles para las distintas ediciones del libro.

Escenas de El Quijote. Izquierda: miniatura de Ana Meléndez. Derecha: grabado diseñado por Charles Coypel.

Escenas de El Quijote. Izquierda: miniatura de Ana Meléndez. Derecha: grabado diseñado por Charles Coypel.

Es en este contexto en el que se enmarcan las 24 miniaturas de Ana Meléndez. La pintora toma como fuente directa las representaciones que en 1717 hizo el pintor francés Charles Coypel  con escenas del Quijote para unos cartones que le encargara la Fábrica Real de Gobelinos, la gran manufactura de tapices en Francia durante la época moderna. Las escenas de Coypel alcanzaron gran popularidad a lo largo del siglo XVIII, sirviendo de inspiración para nada menos que 230 tapices. Ana Meléndez copia las escenas de Coypel literalmente, introduciendo pequeñas variantes en algunas ocasiones.

Escena de El Quijote, Ana Meléndez.

Escena de El Quijote, Ana Meléndez.

La mayor parte de los episodios narrados en esta serie de imágenes pertenecen a la segunda parte del Quijote y, al ser obra originaria de un pintor como Coypel, se enmarcan dentro de la estética del rococó francés. Buena parte del éxito de estas representaciones se debe a la vivacidad con la que aparecen representadas las escenas y los personajes, adecuándose así al carácter mismo del texto cervantino. La calidad de la obra de Ana Meléndez radica en la profusión de detalles pese a tratarse de miniaturas, así como en un rico colorido propio de los gustos cortesanos del XVIII. Tanto los ropajes de los personajes, como los distintos objetos y escenarios de fondo, destacan por la calidad de un dibujo muy preciso y cuidado.

Todos estos elementos hacen de la serie de Ana Meléndez una de las representaciones en miniatura más bellas de entre las que se hicieron durante el siglo XVIII en España. En su momento gozaron de tal éxito que incluso el Príncipe de Asturias (futuro Carlos IV) las adquirió en 1773 para que decorasen  una de las estancias de la Casita del Príncipe en el Escorial. Actualmente el Museo de Bellas Artes de Asturias (Oviedo) conserva entre sus fondos doce de las veinticuatro vitelas originales, que fueron expuestas en marzo de 2015 con motivo del IV centenario de la publicación de la segunda parte de El Quijote.

 

Vía| SMITH, T.A., The Emerging Female Citizen: Gender and Enlightenment in Spain, Los Ángeles: University of California Press, 2006; SALVADOR, N., LÓPEZ-RIOS, S., El Quijote desde el siglo XXI, Alcalá de Henares: Centro de Estudios Cervantinos,  2005; ARANDA, A.M., Ser mujer y artista en la España de la Edad Moderna, en “Roldana” : [catálogo de la exposición]: Real Alcázar de Sevilla, 25 de julio-14 de octubre 2007; Johannes HARTAU, « Algunas representaciones iconográficas de Don Quijote en Francia », Mélanges de la Casa de Velázquez [En línea], 37-2 | 2007, Publicado el 11 octubre 2010, consultado el 21 abril 2016Museo de Bellas Artes de Asturias; El Norte de Castilla.

Más información|Europa Press, Diario de León

Imagen| Escena de El Quijote 1, Escena de El Quijote 2, Escena de El Quijote 3

En QAH| Dos Casas Museo para Miguel de CervantesCervantes en el cine y la televisión

RELACIONADOS