Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal 


El proceso de cambio: marca tus objetivos

Una gran mayoría de la personas se limitan a responder a los hechos y a las demandas de su día a día. No obstante, la eficacia profesional y la satisfacción personal pasan por el establecimiento de unos objetivos y metas personales, de un propósito en la vida que nos motive. De hecho, una de las causas mas frecuentes del fracaso o la infelicidad del ser humano es la falta de una meta o aspiración en la vida.

Sin embargo, no es suficiente con tener sueños y albergar esperanzas, ya que estos deseos no son objetivos porque no motivan ni dirigen nuestra conducta. Los objetivos deben concretar de forma clara lo que queremos conseguir y deben hacer que nos comprometamos con los fines y resultados deseados. Este compromiso para alcanzar nuestros propios objetivos va a hacer que tengamos mayor facilidad para hacer las cosas que no nos agradan pero que pueden reportarnos un beneficio y pueden acercarnos a conseguir nuestras metas. Estos objetivos han de ser también consecuentes con las responsabilidades que adquirimos en relación a nuestros clientes o compañeros de trabajo, familia o amigos.

set and reach goal concept

Planifica tus objetivos y trabaja para alcanzarlos

Se considera que estos objetivos específicos que establecemos han de reunir una serie de características fundamentales:

  1. Ser concretos y específicos.
  2. Ser pocos pero importantes.
  3. Estar sujetos a unos límites temporales.
  4. Ser compatibles entre sí.
  5. Ser retadores sin llegar a ser inalcanzables.
  6. Ser cuantificables.

El primer paso consiste en cuestionarnos si nos preocupamos lo suficiente por nuestros objetivos o solo nos limitamos a seguir la corriente, a responder de manera automática a las demandas diarias y a las presiones de la gente y las circunstancias. Si deseamos ser dueños de nuestro propio tiempo debemos determinar cuales son exactamente nuestros objetivos y mantenerlos actualizados según vayan evolucionado los hechos y nuestras propias expectativas.

En consecuencia, la primera condición para establecer unos buenos objetivos sería pues que estos sean objetivos propios, es decir, que respondan a nuestras propias necesidades y deseos y no a las necesidades y a los deseos de los demás.

“En la guerra, como en el amor, para llegar al objetivo es preciso aproximarse”. Napoleón Bonaparte

Vía| Texto cedido por el autor.

Imagen|Acierta, Planifica

RELACIONADOS