Derecho Internacional, Jurídico 


El procedimiento de Exequátur: Arts. 955 a 958 LEC

¿Cómo se reconocen las decisiones extranjeras en España? ¿Existe algún procedimiento específico o su reconocimiento es automático? ¿Hay uno o varios tipos de reconocimiento en nuestro ordenamiento?

En el ordenamiento jurídico español, las decisiones, documentos o actos extranjeros, deben someterse a un procedimiento autónomo de homologación: el procedimiento de Exequátur, previsto en los artículos 955 a 958 de la Ley de Enjuiciamiento Civil de 1881.Exequátur

 El procedimiento de execuátur, tiene por objeto específico el reconocimiento con efectos de cosa juzgada y fuerza vinculante, de la decisión documento o acto extranjero. No se trata de un procedimiento de ejecución, sino de un procedimiento de reconocimiento u homologación de las decisiones que se quieran hacer valer en España con distintos efectos: ejecutivo, de cosa juzgada, registral o constitutivo.

Por tanto, este procedimiento se erige como un presupuesto de la ejecución (declaración de ejecutividad) pero no la lleva a cabo, simplemente transforma la decisión extranjera en un título de ejecución. Ésta se realizará posteriormente.

La competencia para resolver acerca del reconocimiento, corresponde a los Juzgados de Primera Instancia del domicilio de la parte frente a la que se solicita el reconocimiento o la ejecución.

El procedimiento se regula en los artículos 956 y 957 LEC que establecen que, previa la traducción de la ejecutoria, después de oír a la parte contra quien se dirija, y al Fiscal, por término de nueve días, el Tribunal por auto (recurrible en apelación) declarará si debe o no darse cumplimiento a dicha ejecutoria.

¿Qué  diferencia al procedimiento de exequátur de un procedimiento de reconocimiento automático?

 El reconocimiento automático consiste en un reconocimiento sin necesidad de procedimiento previo de homologación (lo que no significa que sea incondicional, ni inmediato). Esto confiere al solicitante del reconocimiento, un derecho de invocación directa de la decisión extranjera ante la autoridad competente, para que le conceda el efecto requerido (ejecutivo, de cosa juzgada, registral o constitutivo) el cual analizará si dicha decisión cumple las condiciones exigidas, y en su caso, proceder al reconocimiento.

Se diferencia, por tanto, del procedimiento de exequátur en primer lugar, en que carece de fuerza vinculante, así como en su provisionalidad. Esto es que existirá la posibilidad de posturas contradictorias entre autoridades judiciales y administrativas respecto de una misma decisión.

El reconocimiento automático se admite en algunos textos institucionales y convencionales .Así el artículo 33.1º del Reglamento Bruselas I, que establece que las resoluciones dictadas en un Estado contratante serán reconocidas en los demás Estados contratantes sin que sea necesario recurrir a ningún procedimiento.

En conclusión, en nuestro ordenamiento, mediante el procedimiento de exequátur, se pretende dotar de los efectos que una decisión tiene en el Estado en el que se dictó (ejecutiva, de cosa juzgada, registral, constitutiva) siempre que no sean incompatibles con nuestro sistema, de forma que tras su reconocimiento la decisión extranjera sigue siendo extranjera.

Vía|  Derecho Internacional Privado.  Fernandez,Rozas, José Carlos .Editorial Civitas S.L. 7th ed. 2013 ISBN 9788447045051

Imagen| Procedimiento de execuátur

En QAH| Las técnicas directa e indirecta en el Derecho Internacional PrivadoJurisdicción Internacional. Derecho Internacional Privado I;Ley aplicable. Derecho Internacional Privado II


RELACIONADOS