Jurídico 


El principio de congruencia en el Derecho español, o ¿Pueden los jueces sentenciar cualquier cosa?

En un procedimiento civil, según el principio de congruencia, el Juez tiene que resolver conforme a lo pedido por las partes, pues de otra forma puede incurrir en un vicio de nulidad: ello conlleva que el Juez debe ser congruente. ¿Cómo se articula el principio de congruencia y en qué casos se incumple?

La congruencia queda delimitada como sigue; el Juez debe atender a lo pedido por el demandante y a lo resistido por el demandado. Es decir, el límite máximo viene marcado por lo pedido por el demandante, y lo pedido, por lo resistido por el demandante, siempre de acuerdo con las reglas de la lógica (el demandado va a resistir en un nivel inferior a lo demandado).

Existen varias clases de incongruencia. Es una clasificación flexible, es decir, no es seguida por la doctrina uniformemente.

  • Extrapetita: cuando se otorga algo fuera de los límites antes marcados. Éste a su vez, diferencia entre supra petita (por exceso), o infra petita (por defecto). Si el demandante reclama 6.000€ y el demandado resiste alegando que sólo debe 1.000€, si el juez declara una deuda de 500€, no está siendo congruente (en éste caso, infra petita).
  • Cifra petita: da algo distinto a lo pedido. Si por ejemplo reclamo una indemnización de daños y perjuicios de 6.000€ y se me otorga un coche de valor 6.000€m también es incongruente.
  • Omisión de pronunciamiento: si no se pronuncia explícitamente sobre si hay condena o no, hay incongruencia, porque no existe la desestimación implícita. De todos los problemas posibles sobre este tema, vamos a recalcar unas reglas generales.

Para que se condene al demandante debe haber reconvención, si no hay incongruencia.

  • De lo dicho se deriva que hay que ser exhaustivos de lo pedido en la demanda, ya que el juez no puede dar algo que no hay. Si por ejemplo reclamo un bien mueble, debería pedir también una indemnización en caso de que se destruya, puesto que si así ocurre, el juez no puede convalidar dicho bien por dinero.
  • Si pido un bien, debo especificar si quiero uno concreto o cualquiera de su generalidad (es decir, si por ejemplo quiero que me devuelvan a mi dálmata y sólo a él, debo identificarlo en la demanda, no simplemente pedir, por ejemplo, un dálmata).
  • De lo dicho es evidente que al demandado siempre le conviene oponerse a todo, marcando el límite lo más bajo posible.

Vía | MORENO CATENA y CORTÉS DOMÍNGUEZ, Derecho Procesal Civil. Parte General, Edit. Tirant lo Blanch, Valencia (2010).

Más información | Monografías

Imagen| Justicia

En QAH | ¿Se puede acabar un proceso sin sentencia?

RELACIONADOS