Jurídico 


El principio de condición más beneficiosa

El principio de condición más beneficiosa hace referencia a una serie de derechos adquiridos por todos o parte de los trabajadores de una empresa, y ello sin sustento normativo sino fáctico.

Tales derechos son aquellos que, sin existir por escrito en la ley, convenio colectivo o contrato de trabajo, se incorporan al nexo contractual (la relación jurídica entre empresario y trabajador entendida en sentido amplio) por voluntad empresarial.

El fundamento de este principio se encuentra en el artículo 3.1 c) del Estatuto de los Trabajadores (ET), según el cual “Los derechos y obligaciones concernientes a la relación laboral se regulan: (…) c) Por la voluntad de las partes, manifestada en el contrato de trabajo, siendo su objeto lícito y sin que en ningún caso puedan establecerse en perjuicio del trabajador condiciones menos favorables o contrarias a las disposiciones legales y convenios colectivos antes expresados”.

El principio de condición más beneficiosa

El principio de condición más beneficiosa

El desarrollo de tal figura se ha realizado por cauce eminentemente jurisprudencial, ya que ha sido el Tribunal Supremo (TS) el órgano que ha delimitado este principio aludiendo a los requisitos que ha de tener una condición de trabajo para merecer el calificativo de más beneficiosa (Sentencia TS 14/04/2005):

  • voluntad inequívoca de su concesión.
  • ventaja o beneficio que supera a los establecidos en las fuentes legales o convencionales.

Por tanto es precisa en primer lugar la voluntad inequívoca por parte del empresario, ya que como dice el TS en su sentencia de 04/03/2013 “no basta la repetición o persistencia en el tiempo del disfrute, por lo que es necesaria la prueba de la existencia de esa voluntad de atribuir un derecho al trabajador”. Este requisito descarta la existencia de condición más beneficiosa establecida en convenio, pues “no cabe sostener que el Convenio Colectivo sea fuente de condición más beneficiosa, y ello es obvio por el carácter normativo del Convenio” (STS 06/05/2009).

El principio de condición más beneficiosa

El principio de condición más beneficiosa

En segundo lugar es necesario que la ventaja supere lo establecido en otras fuentes. Si una regulación legal o convencional mejora lo disfrutado por condición más beneficiosa, ésta dejará de tener valor, pues se entenderá absorbida o compensada y no cabrá acumular beneficios diversos sobre una misma circunstancia (por ejemplo si se abona un salario mayor del debido y posteriormente la ley o el convenio ocasionan un aumento de sueldo, se obtiene el mayor de los dos, sin que sea posible acumular ambos ex artículo 26.5 del ET).

Con todo, las condiciones más beneficiosas no son intocables, pero el empresario no podrá disponer de ellas unilateralmente. Si quiere dejar de aplicarlas tendrá que acudir necesariamente al acuerdo con el trabajador o a una modificación sustancial prevista en el artículo 41 del ET, para lo que es necesaria la concurrencia de causas económicas, técnicas, organizativas o productivas.

 

Vía|Memento social 2013, Estatuto de los Trabajadores, STS 14/04/2005, STS 06/05/2009, STS 04/03/2013

Más información|El derecho, Enciclopedia jurídica

Imagen|Derecho, Oficina

RELACIONADOS