Derecho Internacional, Jurídico 


El presupuesto de la UE (I): ¿De dónde viene y hacia dónde va el dinero?

La Unión Europea establece sus presupuestos anuales en base a los llamados Marcos Financieros Plurianuales (MFP). El presupuesto del 2013 se encuentra dentro del MFP 2007-2013. Sin embargo, el pasado 8 de febrero de 2013, el Consejo Europeo aprobó el nuevo MFP para el septenio 2014-2020.EU budget

Debido a la necesidad de realizar acciones plurianuales es necesario apoyarse en los conceptos de créditos disociados que, a diferencia de los créditos no disociados, dan lugar a créditos de compromiso y a créditos de pago. Los créditos de compromiso son créditos que cubren, durante el ejercicio en curso, el coste total de los compromisos adoptados para acciones cuya realización va más allá de un ejercicio. En otras palabras, los créditos de compromisos representan el techo de gasto. Los créditos de pago financian los gastos que provienen de la ejecución de esos compromisos durante el ejercicio en curso o en ejercicios anteriores; es decir, la cantidad real de gasto que se ejecutará.

El nuevo MFP 2014-2020 ha sido dotado inicialmente de 960.000 millones EUR para créditos de compromiso y de 908.400 millones EUR para créditos de pago. Esto no quiere decir que el presupuesto sea la suma de estas dos cantidades.

Aunque, tras largas negociaciones, efectivamente los 27 han llegado a un acuerdo que establece el nuevo MFP, esto no quiere decir que su negociación haya concluido ya que, desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, el Parlamento Europeo tiene competencia para aprobar dicho MFP, a pesar de que este ya cuente con el visto bueno de los 27. Por lo tanto, la Eurocámara todavía tiene que aprobar dicho presupuesto.

En teoría, el presupuesto debe establecerse y ejecutarse de acuerdo a los principios de unidad, precisión presupuestaria, anualidad, equilibrio entre ingresos gastos, universalidad, transparencia y buena gestión financiera.

Un 99% del presupuesto proviene directamente de los recursos propios de financiación de la UE, los cuales no pueden sobrepasar el 1,23% de la Renta Nacional Bruta (RNB) del conjunto de la Unión. El 1% restante proviene de otros tipos de ingresos.

Existen varios tipos de recursos propios de financiación:

Recursos propios tradicionales (15%): derechos de aduana a importaciones de terceros países y cotizaciones por el azúcar.

Recursos basados en el IVA (11%): los EE.MM. transfieren un porcentaje del IVA recaudado en sus territorios a la Unión. Dicho porcentaje se establece en un 50% de la RNB de cada país. Este tipo de recurso recauda aproximadamente 14.000 millones EUR anuales.

Recursos basados en la RNB (73%): son las aportaciones de los EE.MM. en base a su RNB. Actualmente, con este recurso se recaudan aproximadamente unos 93.000 millones EUR anuales.

El 1% restante que corresponde a otro tipo de ingresos corresponde a:

– Los impuestos establecidos en los salarios de los funcionarios de la Unión.

– Contribuciones de terceros países a programas específicos de la Unión en los que estos participan. Por ejemplo, Noruega no pertenece a la Unión pero sí contribuye a la financiación del programa Erasmus.

– La recaudación de multas impuestas a firmas y compañías transnacionales que incumplen las reglas del mercado interior. Por ejemplo, supuestas multas a Microsoft y Google por inflingir el derecho de la competencia.

El Marco Financiero Plurianual (MFP) es la herramienta que establece las distintas áreas y dotaciones económicas hacia donde la UE destinará su dinero mediante la ejecución de sus presupuestos anuales. Estas áreas de gasto se denominan capítulos. El actual MFP 2007-2013 incorporó 5 capítulos de actuación concretos bajo los que la UE debía destinar sus presupuestos anuales. El MFP 2007-2013 dotó a la UE de 975.777 millones EUR para ser distribuidos en siete años.

– Capítulo 1: Crecimiento sostenible (45,8%); enfocado a la mejorar la competitividad y a fortalecer y racionalizar el apoyo a la investigación y el desarrollo. También incluye el apartado de los fondos de cohesión y los fondos estructurales: el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), y el Fondo Social Europeo (FSE).

– Capítulo 2: Conservación y gestión de recursos naturales (40,8%); dirigido a fortalecer la competitividad del sector agrícola y pesquero de la UE, entre otros. Bajo este capítulo se incluyen apartados como las ayudas directas a los agricultores en función de su producción y el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural destinado a la mejora de la calidad de vida y fomentar la diversificación de las actividades en la economía rural.

– Capítulo 3: Ciudadanía, libertad, seguridad y justicia (1,4%); destinado a apoyar acciones y programas en los ámbitos de los derechos fundamentales, seguridad, justicia, proyectos de interés europeo, hermanamiento de ciudades, solidaridad y gestión de los flujos migratorios.

– Capítulo 4: La Unión Europea como actor mundial (6,4%); encargado de proporcionar a la Unión herramientas y instrumentos para hacer frente a los retos y desafíos a los que se enfrenta la comunidad internacional: erradicación de la pobreza, cambio climático, terrorismo, operaciones de paz, etc. El Servicio Europeo de Acción Exterior es en gran parte la institución que se encarga de llevar a la práctica estas actividades.

– Capítulo 5: Administración (5,6%); dedicado a financiar el funcionamiento de las instituciones europeas incluido el sueldo de su personal que representa tan solo el 6% dentro de este 5,6%.

Vía| European Commission

Image| RT

En QAH|El presupuesto europeo: ¿qué se negocia?

RELACIONADOS