Jurídico 


El plan de acción de la Unión Europea para los Derechos Humanos y la Democracia 2015-2019

La defensa y la legítima aplicación de los derechos humanos es y ha sido uno de los objetivos primordiales de la Unión Europea. La defensa de la libertad, la democracia –principal objetivo de la comunidad europea-, el Estado de Derecho y la defensa de la dignidad humana son algunos de los derechos humanos que la Unión Europea defiende y tiene el objetivo de incentivar y proteger.

A pesar de que la protección de los derechos humanos no formara parte del contenido de los tratados constitutivos, la reforma y promulgación del Tratado de Lisboa en 2009 dotó de valor jurídico cada uno de los derechos humanos consagrados y reconocidos en las constituciones de cada estado miembro.

La Unión Europea ha ido, desde estos inicios referidos, avanzando y creando nuevas instituciones así como nuevos pactos en los que su misión única y primordial es la defensa de los derechos humanos, tanto a nivel de los Estados miembros como a nivel de terceros países.

No obstante, han sido – desgraciadamente- hechos inminentes como la crisis financiera y económica que aconteció en 2008, y la pobreza que lleva aparejada la primera que ha requerido de una actuación inminente y eficaz por parte de la Unión Europea. Así, en 2012 se acoge el Marco Estratégico sobre derechos humanos y democracia acompañado también de un Plan de Acción 2012-2014, cuyo objetivo es, tal como indició la entonces Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y Vicepresidenta de la Comisión Europea Catherine Ashton, reforzar la eficacia y visibilidad de la política de la Unión Europea en el ámbito de los derechos humanos. En un mismo sentido se constituyó un alto representante especial de la Unión Europea para los derechos humanos (ocupando el referido puesto actualmente el Sr. Stavros Lambrindis), quien se encargará de mejorar la eficacia y la visibilidad de la política de la Unión en materia de derechos humanos.right-597119_960_720

Pese lo anterior, las necesidades imperiosas del día a día en cuanto a la protección de los derechos humanos hizo a la actual alta representante para Asuntos Exteriores Y Política de Seguridad, Federica Mogherini, adoptar el que es un nuevo Plan de Acción de la Unión Europea para el periodo comprendido entre 2015 y 2019, cuyo rótulo comprende el “mantener los derechos humanos ante las prioridades de la agenda de la Unión Europea”.

Este Marco 2015-2019 parte del Plan de Acción acogido y promulgado en 2012, advirtiendo que la Unión Europea sigue comprometida con la aplicación de todo el programa de derechos humanos, pero hará especial hincapié en la contribución fundamental que los agentes de la sociedad civil y los defensores de los derechos humanos hacen a la paz y a la seguridad, la estabilidad y la prosperidad.

El Plan de acción coincide con varios sucesos acontecidos en nuestra sociedad: la crisis económica financiera, los ataques terroristas y la amenaza del Estado Islámico en su vertiente extremista del Yihadismo, los refugiados de Siria y la extrema pobreza que está creciendo de sobremanera en terceros países. Si bien es cierto que el Plan de Acción de la Unión Europea viene cargada de patentes y manifiestas buenas intenciones en cuanto a la protección de los derechos humanos, cabe hacer hincapié en las deficiencias que mantiene la misma. Un buen ejemplo pueden ser los refugiados de Siria, remitiéndonos en este sentido al derecho a la no discriminación y al derecho al asilo.

En definitiva, el Plan de Acción de la UE, juntamente con el Plan de Acción de 2012-2014 es un paso en adelante en cuanto a la protección y defensa de los derechos humanos por parte de la Unión, pues refuerza su compromiso–y con esto el de los Estados miembros en virtud del principio de integración- con los derechos humanos, centrándose en capacitar a los actores locales y a las organizaciones de la sociedad civil. La realidad social – económica de los últimos tiempos ha precipitado la actuación en este ámbito, pues las complejas crisis y las violaciones y abusos generalizados de los derechos humanos y de las libertades fundamentales que se están produciendo exigen un esfuerzo aún más decidido por parte de la UE.

Vía | Europa.eu

Imagen | Pixabay

RELACIONADOS