Cultura y Sociedad, QAH Viajeros, Uncategorized 


El placer de una escala internacional

Necesitar una escala en un aeropuerto intermedio es algo muy común en los viajes aéreos. Mucha gente trata de encontrar vuelos directos aun pagando grandes sobrecostes, lo que no saben es que, en la mayoría de las escalas, se puede disfrutar como nunca.

La mayoría de los aeropuertos de Europa están a media hora o menos de los centros históricos, y están muy bien conectad0s por transporte público, aunque, hay que reconocerlo, dicho transporte suele ser caro.

Os animo a ver en dichas escalas la posibilidad de degustar, de forma súbita, pero intensa, los sabores de aquellos maravillosos lugares de paso. Pensar que, esperar en un aeropuerto es absurdo, sabiendo todo lo que realmente hay ahí fuera.

 

Voy a ordenar 7 de los aeropuertos más transitados de Europa por orden de preferencia en caso de escala, de peor a mejor.

 

7 – Londres

Hay que evitar Londres para hacer escala. En caso de querer aprovechar nuestro paso necesitaremos al menos 7 u 8 horas. Lo más recomendado, si disponemos de ese tiempo es una visita al British Museum (gratis) o al Natural History Museum (también gratuito). Un paseo por Hyde Park, y los alrededores del parlamento puede ser muy interesante. Cerca está el 10 de Downing Street y las galerías de Churchill (donde gestionaba la guerra). También cerca está la Abadía Westminster, donde se coronan los reyes británicos desde tiempos inmemoriales. No esperemos comer bien, pues en Gran Bretaña no hay gran gastronomía, aunque una cerveza puede caer. Es importante no olvidar las libras esterlinas, aunque se puede pagar con tarjeta en todas partes.

En las escalas nocturnas, si no es fin de semana, la fiesta no es muy viva, y la mayoría de locales cierran pronto.

Big Ben, en el centro histórico de Londres

Big Ben, en el centro histórico de Londres

 

6  – Ámsterdam

Como muchos sabéis hay dos Amsterdams, la ciudad del Arte y el Renacimiento, y la ciudad del Barrio Rojo y la marihuana. Yo no apruebo para nada la marihuana,

Canales holandeses en el casco histórico

Canales holandeses en el casco histórico

así que mucho menos cuando tenemos que coger un vuelo a alguna parte en unas pocas horas (no vayamos a montar un Melendi).

El casco antiguo de Ámsterdam es pequeño y muy bonito, podemos encontrar a los grandes pintores flamencos, desde la Edad Media hasta Van Gogh, la casa de Ana Frank y la de Rembrandt, y pasear por la calle Nieuwendijk (impronunciable) degustando los mejores quesos holandeses. Hay barcos que dan paseos por los canales mientras ofrecen pizzas o comida típica, una forma rápida y bonita de pasar la escala.

Para los que tengan otras intenciones, Ámsterdam ofrece ocio prohibido en el resto de Europa a un solo golpe de Visa, y pagando IVA.

 

5 – Frankfurt

Quizás no es la ciudad más turística de Europa, pero tiene una gran ventaja para los viajeros en escala, está a tan solo 10 minutos del aeropuerto y muy bien conectada. Así pues, en 20 minutos puedes estar en el centro, junto al edificio Romer, disfrutando de la Catedral de Frankfurt (San Bartolomeo), degustando un sabroso bratwurst con mostaza y una cerveza típica. Realmente es un paseo y un barrio precioso, que bien vale desviarse de los ajetreados aeropuertos. Además suele estar bastante tranquilo los días de cada día entre horas.

Se puede visitar el museo Staedel con valiosas piezas de arte de los mejores pintores europeos e incluso el Museo de Filmografía para los más aficionados al séptimo arte.

Para un español, Frankfurt no tiene apenas vida nocturna, tan solo pubs de Chill Out estilo inglés.

Centro de Frankfurt

Centro de Frankfurt

4 – París

Por desgracia, Charles de Gaulle está muy lejos del centro de París, una hora más o menos. Así que necesitaremos al menos 6 horas para disfrutar de nuestra escala, si queremos ir al centro y disfrutarlo.

Deberemos elegir un solo spot, ya que París es enorme, y no podemos comenzar a desplazarnos en nuestra escala. La ciudad de las luces se disfruta apenas paseando por sus calles, aunque yo presento 3 opciones:

  1. Isla Saint Michel (Notre Dame), Barrio Latino, Louvre.
  2. Montmatre (barrio bohemio), pintores, Moulin Rouge, Sacre Coeur.
  3. Campos de Marte (Torre Eiffel), jardines relajados.

Podemos entrar en Notre Dame (gratis), disfrutar de un café en cualquiera de sus encantadores cafés de filósofos y revolucionarios. Un paseo por los campos de marte, con las hermosas vistas de la Torre Eiffel. La comida nos dejará encantados, y no podemos olvidar un crèpe breton, o un macarron, estrellas de la repostería.

Si nuestra escala es nocturna, propongo encarecidamente el barrio de La Bastille (aunque la Bastille fue derruida ya hace tiempo), donde hay bares y clubes muy variados, es donde los verdaderos parisinos salen de fiesta.

 

Montmartre, barrio de pintores bohemios y del Sacre Coeur, muy parisino.

Montmartre, barrio de pintores bohemios y del Sacre Coeur, muy parisino.

3 – Roma

Llegar al centro de Roma desde el Aeropuerto Leonardo Da Vinci es muy largo, casi una hora. No sería recomendable visitarla a no ser que nuestra escala sea de más de seis horas. Pero si tenemos dos o tres horas, a apenas 10 minutos en taxi se puede acceder a la ciudad de Ostia Antica, con sus excavaciones y su castillo medieval. Por no hablar de playas. Es un buen momento, para todos aquellos que vivamos lejos del mar, de ir a la playa, Focene, a también 10 minutos en taxi, con terrazas y chiringuitos.

Hay pocas cosas mejores que una parada de 7 u 8 horas en Roma. Podemos bajar tranquilamente a la ciudad antigua, dar un paseo por el casco histórico, recorrer los alrededores del Coliseo y Arco de Tito, luego comer o cenar en un buen restaurante una buena comida italiana (Mozzarella Burrata, por ejemplo) con un buen lambrusco y limoncello. Tomarnos uno de sus maravillosos capuchinos. Y, aunque no seamos religiosos, podemos disfrutar de una misa en una de las iglesias más renombradas de la cristiandad, incluso, si es domingo, estará oficiada por el mismo Papa Francisco (a las 12h en San Pedro).

Para los que tienen una escala nocturna, la fiesta en el Trastévere es non-stop, y pueden pasar una noche de fiesta espectacular, a la española, con bares y discotecas hasta la salida del sol. Mucho ojo con perder la noción del tiempo…

 

Teatro de Ostia Antica

Teatro de Ostia Antica

2 – Istambul

Hacer escala en Estambul es una verdadera maravilla. Yo conocí esta ciudad, precisamente, haciendo escala. Lo malo es que hay que pagar un visado de 20 euros, lo que ya pone una barrera de entrada importante. Lo mejor es que el visado es válido por 3 meses, es decir, si regresamos de nuestro viaje por Estambul, se puede bajar a la ciudad con el mismo visado.

Por suerte, las mayores atracciones turísticas de Estambul están comprimidas, y podremos deleitarnos sin tener que movernos mucho. La Mezquita Azul es gratuita y maravillosa, aunque jamás igualará en valor histórico a Santa Sofía. Visitas que se pueden hacer en una escala corta y de un valor incalculable.

Si disponemos de mucho tiempo, el Palacio Topkapi es una maravilla estupenda. Y si queremos relajarnos, hay diversos hammams (Baños turcos) por todo el casco antiguo, que nos harán sentirnos como verdaderos sultanes turcos por unos 30 euros la sesión (2h). Regatear en un bazar del siglo XVII y dar un paseo por el Bósforo es posible y está a tu alcance si dispones de unas horas de escala en esta maravillosa ciudad.

El té turco es el mejor del mundo, y su café, es peculiar y exótico. Además, los verdaderos kebabs nacieron allí.

Aparte de la última oración, no hay mucha vida nocturna, y es difícil de encontrar.

Plaza Sultanahmet, con Santa Sofía y la Mezquita azul

Plaza Sultanahmet, con la Mezquita Azul y Santa Sofía y el Palacio Topkapi (de abajo a arriba)

 

1 – Lisboa

Lisboa es una de las mejores escalas que podemos hacer. El aeropuerto está literalmente dentro de la ciudad y el casco antiguo es muy accesible a 15 minutos en taxi.

Visitar la Praça do Comercio, una verdadera maravilla, y pasear por las calles hasta la Praça da Figueira. Es una zona concurrida y repleta de atracciones como unas galerías romanas, el “elevador” de Santa Justa, e incluso la catedral (muy parecida a la de Girona). El Castelo de San Jorge, ofrece vistas panorámicas preciosas (aunque buena subidita para llegar). Esta ciudad es para pasearla y disfrutarla. Y para comer: que nadie se olvide de probar (y llevarse) los maravillosos Pasteis de Belem, así como comer sopa y cualquier variedad de bacalao (Siempre en modalidad de Sopa + plato único / plato combinado).

Suele ser barato y divertido. No tiene desperdicio ver el atardecer en el mar, algo raro para los mediterráneos y los de centro. Se puede buscar un lugar donde cenar con buenas vistas.

Para los noctámbulos, la vida de noche de Lisboa es frenética, similar a la de Barcelona, y se pueden encontrar lugares de fiesta fácilmente. El Barrio Alto es especialmente indicado para esto.

Plaça do Comerçio vista desde el lado que da al Tajo

Plaça do Comerçio vista desde el lado que da al Tajo

 

No nos quedemos esperando como tontos en los aeropuertos ni paguemos de más por un vuelo directo. ¡Nos perdemos todo lo que hay debajo!

 

Dudas, preguntas y sugerencias: www.eleonelli.com / eduardo @ eleonelli.com

 

 

RELACIONADOS