Salud y Deporte 


El pie diabético y el dilema de su prevención

Úlceras. Fuente: instituciones.msp.gob.ec

Úlceras
Fuente: instituciones.msp.gob.ec

Según la OMS se define al pie diabético como la “ulceración, infección y/o gangrena del pie asociados a neuropatía diabética y diferentes grados de enfermedad arterial periférica, siendo el resultado de la interacción de diferentes factores metabólicos.” Aunque ser diabético según la definición no otorga la entidad de diabéticos a los pies, sí que los cataloga como “pies de riesgo” lo que ,como el propio nombre indica, alerta del alto peligro al que están expuestos los pies de los pacientes así diagnosticados.

Según las estadísticas existen en el mundo más de 170 millones de personas que padecen la enfermedad y que por tanto pertenecen al grupo de riesgo. En 2030 se prevé que el número se incrementará el doble. Toda esta población enferma dado el alto grado de desinformación sobre la enfermedad y los cuidados que merece termina debutando en la entidad de pie diabético, y el cuidado de las complicaciones se cobra entre el 15 y el 25% de los gastos destinados a la enfermedad en general. Pero, ¿cuáles son estas complicaciones que tanto dinero suponen? Hablamos de la úlcera diabética que se desarrolla al unir una herida provocada por un objeto punzante, la entrada de un cuerpo extraño o el roce continuado del calzado con la insuficiencia vascular  y nerviosa propia del diabético. Esta herida (ya úlcera) mal tratada,  aumenta en tamaño y en profundidad, se infecta y sobreinfecta y acaba poniendo en compromiso la viabilidad de la pierna en menos de 48 horas.

Cartel preventivo. Fuente: propia

“Es inadmisible que se produzcan tantas muertes y casos de discapacidad como consecuencia de las amputaciones, cuando existen claramente soluciones asequibles para evitarlo, ha declarado la Dra. Catherine Le Galès-Camus, Subdirectora General de la OMS para Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental. “Una pequeña inversión en prevención y educación puede traducirse en menos amputaciones de piernas, una mayor calidad de vida y un marcado ahorro sanitario.” Estas palabras surgen de conocer que el tratamiento y atención básicos de la diabetes permitirían prevenir hasta el 80% de las amputaciones de pies diabéticos.

En resumidas cuentas, lo que los sanitarios que son conscientes del problema reclaman es prevención; campañas de prevención donde se promueva el autocuidado de los pies como la higiene, corte de uñas o calzado adecuado, la autointerpretación de los valores de glucosa diarios y educación de los cambios que se producen en nuestra anatomía, que pueden evitar las grandes catástrofes a las que se enfrenta hoy la población diabética que tanto amenaza con crecer.

Vía| who.int (Organización Mundial de la Salud)

RELACIONADOS