Historia 


El pequeño Dunkerque alemán: Operación Lehrgang

 

Barcaza Siebel. Se usaron varias durante la Operación Lehrgang.

Barcaza Siebel. Se usaron varias durante la Operación Lehrgang.

El 10 de julio de 1943 los aliados asaltaban la fortaleza Europa (el Festung Europa de Hitler), invadiendo la isla de Sicilia.

Pocos días después, fracasados los intentos de devolver al mar a los invasores del Eje, la estrategia de Alfredo Guzzoni, general italiano al mando de las fuerzas defensoras, se limitó a desgastar lo máximo posible al enemigo y a retrasarle.

Llegó un momento en que, si no se quería terminar como en Túnez, donde Von Arnim se había rendido con todos sus hombres, habría que tomar una decisión con respecto a la evacuación de las tropas. Alfred Jodl (jefe de operaciones del OKW) y Albert Kessselring (comandante supremo del Mediterráneo) ordenaron a Hans-Valentine Hube (jefe del XIV Cuerpo de Ejército Panzer) el día 26 de julio que desarrollara un plan de evacuación que llevaría el nombre clave de Operación Lehrgang. Para ello, Hube convocó al jefe de transporte marítimo (Gustav von Liebenstein) y al comandante del Estrecho de Messina (Ernst Gunther Baade) y les encargó su planificación.

Baade estableció un paraguas artillero en torno al estrecho con un dispositivo antiaéreo con cañones tanto en la costa siciliana con en la continental y uno de artillería de campaña con objeto de hacer frente a cualquier amenaza naval contra los transportes.

Liebenstein, por su parte, racionalizó las diferentes líneas de ferries dejando una sola que, junto a las barcazas de la Kriegsmarine, trasladaría hombres y material entre diferentes puntos, tanto de partida como de llegada, entre la isla y la península. También mejoró los caminos de accesos a los puntos de embarque y estructuró la distribución del espacio de carga más eficientemente.

La evacuación comenzó el 11 de agosto y las unidades fueron retiradas del combate escalonadamente, mientras la línea de frente se iba desplazando de una línea de defensa a otra de menor extensión.

El sistema ideado por Liebenstein funcionó tan bien que hubo momentos en los que el dispositivo se paralizó al no tener a nadie al que trasladar.

Los italianos también tuvieron su propia operación de evacuación bajo la dirección del contralmirante Barone, puesto que no se les había avisado en un principio de la desarrollada por los alemanes debido a la falta de confianza que les tenían los mandos germanos.

Patton y Montgomery el 28 de julio de 1943. Sus fuertes personalidades y su rivalidad resultaron claves para que las fuerzas del Eje en Sicilia pudieran escapar en última instancia.

Patton y Montgomery el 28 de julio de 1943. Sus fuertes personalidades y su rivalidad resultaron claves para que las fuerzas del Eje en Sicilia pudieran escapar en última instancia.

Al buen hacer del Eje, hubo que sumar la incomprensible actitud de los Aliados. En primer lugar, la planificación de Eisenhower desechó la idea de tomar la zona de Reggio Calabria con unidades aerotransportadas. Durante el desarrollo de las operaciones, no hubo una mente directora que organizara una estrategia que integrara las dos ejércitos en campaña, el 8º de Montgomery y el 7º de Patton, dando como resultado que las personalidades de cada uno y su afán de notoriedad dieran al traste con la posibilidad de embolsar a las unidades del Eje cuando el general norteamericano se desvió hacia la toma de Palermo en ver de avanzar directamente al norte y desde allí hacia Messina.

Cuando la operación Lehrgang concluyó, habían sido evacuados 100000 hombres (40000 alemanes y 62000 italianos), 47 carros de combate, 10227 vehículos (227 de ellos italianos) y varias toneladas de pertrechos y artillería.

La gran diferencia con Dunkerque radicó en que el equipo de los soldados franco-ingleses rescatados en 1940, se quedó en Francia.

En colaboración con QAH| Historia Rei Militaris

Vía| Gil Feito, Félix: Sicilia, 1943. Los aliados asaltan la fortaleza de Europa. HRM Ediciones, Zaragoza, 201

Imagen| Barca Siebel, Patton y Montgomery

En QAH| Blitz, blitzkrieg y la batalla de Inglaterra: ¿cómo diferenciarlas?; La Conferencia de Munich de 1938: La última oportunidad para la paz; El palomo soldado que resultó decisvo en la II Guerra Mundial; El ejército fantasma de Patton

RELACIONADOS