Actualidad Económica, Economía y Empresa, Panorama Internacional 


El papel del dinero en la campaña electoral de las próximas presidenciales en Estados Unidos

Estados Unidos, considerado uno de los países con gran cúmulo de riquezas del mundo, de mayor economía a nivel internacional, por mucho tiempo también estuvo considerado como el motor del desarrollo económico global. Con independencia al impacto que ocasionó a su economía real la peor recesión desde la crisis de 1929 más significativa y de gran impacto para la economía de este país anglosajón fue el golpe ocasionado por la crisis financiera del 2008 ocasionada por el derrumbe de Lehmann Brothers, Fannie Mae y otras instituciones financieras y que más tarde se internacionalizó.

Pese a los golpes económicos que sufrió dicho país, éste ha sido capaz de acrecentarse y salir adelante aún con algunas debilidades distributivas, junto con una economía totalmente flexible y un gran dinamismo del sector privado.

En los momentos actuales Estados Unidos se encuentra en un contexto electoral muy centralizado debido al gran ascenso que experimentó el magnate del sector inmobiliario Donald Trump quién, con una gran estrategia, supo dejar atrás a los senadores Ted Cruz y Rubio logrando alzarse como candidato único en el conocido Partido Republicano. Por otro lado, en la pelea del Partido Demócrata, la candidata Hillary Clinton, con mucha táctica supo mover tan bien sus fichas que logró ascender a pasos agigantados al escaño principal dejando al histórico miembro del ala más progresista de los demócratas Bernie Sanders sin posibilidades.

Las elecciones presidenciales y legislativas del 6 de noviembre en Estados Unidos serán las más caras de la historia, con una factura total superior a los 6 mil millones de dólares

dollars-426026_960_720

Las elecciones costarán más de $6 mil millones

Las elecciones del año 1998 alcanzaron 1.61 mil millones de dólares de gastos totales para lograr la silla presidencial de la Casa Blanca, las del 2002 ascendieron a 2.18 mil millones de dólares, las del 2006 ocasionaron un gasto de 2.85 mil millones de dólares y las más recientes del 2008 llegaron a alcanzar valores tan elevados como a los 5 mil millones de dólares. Éstas últimas con un elemento peculiar pues, los excandidatos Mitt Romney y Barack Obama con el objetivo de impedir topes de gastos, renunciaron a financiamientos estatales. Según el Centro de Políticas Responsable (CRP, por sus siglas en inglés) las elecciones presidenciales y legislativas del próximo 6 de noviembre en Estados Unidos se espera que sean las más caras de la historia, con una factura total superior a los 6 mil millones de dólares.

Que “todos los candidatos informen de cada donación de campaña que reciben” es un requerimiento establecido por el Comité Federal de Elecciones (FEC, por sus siglas en inglés) lo que permite conocer quién financia las maniobras electorales y el papel del dinero en la campaña electoral de las próximas presidenciales en Estados Unidos.

Desde esta perspectiva analizaremos el manejo financiero de las campañas de los precandidatos que desean concurrir a los sufragios presidenciales del próximo noviembre en Estados Unidos.

Hillary Clinton

En la historia de las elecciones presidenciales norteamericanas han existido pocos aspirantes a la Casa Blanca a los que se les haya criticado tanto la proveniencia de sus capitales para su campaña que a la exsecretaria de estado Hillary Clinton. Algunos rivales le atribuyen vínculos con la parte política de Wall Street ya que los nexos de la candidata con los grandes bancos americanos ha sido un impedimento para su campaña.

A criterios de otros, sí ha percibido contribuciones financieras de los banqueros, ascendiendo dicho valor a 889 mil dólares y casi 1,3 millones de otras instituciones financieras, de los sectores de títulos, valores e inversión ha percibido la onorosa cantidad de 3,7 millones de dólares, también la ex primera dama se ha beneficiado con grandiosas sumas de los abogados, quienes representan a grandes consorcios y bancos, ha recibido, sólo de los bufetes hasta finales de Marzo, la suma de 13 millones de dólares. Organizaciones como “Banca en la sombra”, fondos de cobertura, de inversión y sociedades de responsabilidad limitada han contribuido financieramente con la candidata a la Casa Blanca.

arton6232-bbb79

Hillary Clinton y Donald Trump

Donald Trump

El magnate republicano le ha dado otro matiz a su recaudación de fondos, mostrando algunas ventajas al contar con la atención de los medios de difusión masiva, los cuales le dieron atención, evitando así erogar grandes cantidades en compras de costosas proclamas televisivas. Otra ventaja que se le atribuye al carismático candidato es que la mayoría del dinero con que cuenta son prestamos que le han hecho, hasta Marzo era del 69% de la financiación del total de la campaña, préstamo que como es lógico debe ser devuelto ya sea de su patrimonio personal o de otras donaciones que vaya recibiendo.

Las donaciones han sido en gran medida el fuerte de la campaña de Trump pues ha recaudado alrededor de 35 millones de dólares de los cuales, el 27% proviene de modestas donaciones individuales que la hacen pequeños contribuyentes, situación que señala su encantador carisma popular. Sin embargo, hasta el momento, de su dinero personal solo ha empleado 250. 318 dólares para sus aspiraciones presidenciales.

Finalmente podemos plantear que la articulación económica y política que vive EE.UU. hace más complejo el entramado electoral de tal manera que resulta difícil vaticinar un posible resultado electoral, aunque el establishment mundial va unidireccionalmente a favor de la candidata del Partido Demócrata.

 

 

Vía| Lyd, Univision

Más información| BBC

Imágenes | Dólares, Hillary Clinton y Donald Trump, Casa Blanca

RELACIONADOS