Coaching y Desarrollo Personal, Educación 


El papel de los juguetes de los niños y las niñas

Muchas son las ocasiones en las cuales nos vemos sumergidos en: “¿y qué le regalo yo al niño/a ahora?”. A veces los adultos buscamos, en el fondo, impresionar y ganarnos el cariño del niño/a. En esta época tecnológica es muy habitual regalar juguetes electrónicos (consolas, videojuegos, ordenadores.  Pero es que muchas veces esos juguetes acaban cogiendo polvo en algún rincón de la casa sin ser vistos ni tocados nunca más, ya sea por ser complejos, rutinarios o, simplemente porque no estimula realmente su cognición, su pensamiento. ¿No será más práctico y ayudará más en el desarrollo social, intelectual y…económico del comprador (o compradora) un juguete funcional o simplemente un trozo de madera que simboliza un avión para la imaginación del niño o la niña? En este artículo vamos a describir algunos juguetes y a ofrecer alternativas muchísimo más enriquecedoras y baratas con bases psicológicas.

Tenemos que destacar un aspecto relacionado con el desarrollo humano puesto que, parafraseado a Juan Delval, “los juguetes demasiado sofisticados son, por ello los que menos pueden contribuir al desarrollo intelectual del niño, ya que su actividad  con ese tipo de objetos es muy pequeña.”

Pongamos, por ejemplo, que si un/a niño/a elige jugar con una cocina de “fábrica” es decir, de las que venden las compañías de juguetes y son clones de las que ven a diario en sus hogares no dejan margen a su imaginación, creatividad y, cuando éstos ven una cocina diferente no saben identificarla en el mismo campo semántico y acaban llamando “cocina rara” e incluso “personas raras que usan cocinas extrañas o cosas que no son cocinas” a aquello que es diferente a lo que la mayoría está acostumbrada.

Pero… ¡que no cunda el pánico!, existe la posibilidad de jugar a cocinitas, talleres de mecánica, heladerías, etc. con elementos de la naturaleza: piedras, hojas de árboles, trozos de papel, tierra, madera y, de esta manera crear ellos/as sus propios conceptos. Los juegos que “no lo incluyen todo” facilitan la oportunidad de resolver numerosos problemas y además, los elementos naturales les ayudarán a darles uso en otros ámbitos. Es una de los aspectos más destacados en muchos pueblos de África, donde los niños/as no tienen juguetes pero los construyen ellos/as mismos/as.

Así mismo, como hemos comentado al comienzo del artículo, los aparatos tecnológicos producen un desempeño de las tareas enormemente repetitivas y de poco interés para el desarrollo intelectual. No obstante, es cierto que favorecen la coordinación visomotora, pero no vale el tiempo que les dedican y los daños que pueden originar a la vista a la posición sedentaria durante tantas horas diarias. Además, no favorecen para nada las actividades comunitarias y, es por ello que son comunes en las grandes ciudades, donde los niños/as no tienen espacios para jugar.

Nada es erróneo y, es importante que los adultos tengamos en cuenta que hay posibilidades más allá de nuestros ojos.  Interactuar con los niños/as, facilitar el desarrollo cognitivo, la imaginación, la creación de posibilidades…y menos el sedentarismo y la repetitividad debería ser objetivo primordial del día a día. ¡Estimulemos más y pasemos menos de los niños/as, no les tengamos “entretenidos” con juguetes superfluos!

Vía| Delval, J. (2008). El desarrollo humano (pp. 305-308). Madrid.
Imagen|Juegos en niños.

RELACIONADOS