Derecho de la Unión Europea, Derecho Internacional, Jurídico 


El papel de la UE en la crisis de Libia

La alarmante situación político-social y de seguridad en Libia es un asunto de constante preocupación para varios actores internacionales, entre ellos la Alta representante de la unión europea para asuntos exteriores y política de seguridad, Federica Mogherini, que encabeza el Servicio Europeo de Acción Exterior. El objeto de éste artículo es ilustrar sobre la extensión de la implicación de la Unión Europea en el conflicto y posconflicto libio.

Tal día como hoy, hace exactamente cuatro años; la anterior Alta Representante, la baronesa Ashton, compareciendo ante el Parlamento Europeo, exhortó al mundo a rechazar al régimen de Gaddafi. En ese mismo acto, declaró que dos días más tarde se reuniría con representantes de la OTAN para discutir medidas de carácter militar, como la renombrada ‘zona de exclusión aérea’, con el doble objetivo de apoyar a los rebeldes libios y de proteger a la población civil de la cruenta represión a la que estaba siendo sometida.

LibiaPocos días más tarde, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó la Resolución 1973, en la que se instó a los Estados Miembros de NNUU a dar cumplimiento a las medidas adoptadas: protección de civiles y zona de exclusión aérea, así como embargo de armas y sanciones económicas y  de visados a personalidades relevantes del régimen de Gadafi. Esta resolución supuso un severo endurecimiento de las condiciones establecidas en una resolución precedente.

Tan sólo dos días más tarde de la aprobación de la resolución, la baronesa Ashton acudió a la Cumbre de París bajo invitación del Presidente Sarkozy, junto a numerosos líderes como el Secretario General de NNUU, Ban Ki Moon, y el entonces Presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy. En la declaración conjunta adoptada por todos los asistentes, estos manifestaron “estar determinados a adoptar toda acción necesaria, incluyendo la militar, con arreglo a la Res 1973, para asegurar el cumplimiento de sus requerimientos”.

Es cierto que la Unión Europea no se destacó por defender la opción militar con tanto fervor como algunos de los estados en su seno, y ello se debe a dos factores: principalmente no tener un ejército propio con el que llevarla a cabo, pero además por las manifiestas discrepancias entre estados miembros, (el entusiasmo de Sarkozy y el escepticismo de Merkel fueron dos claros ejemplos).

La decisión del Consejo de la UE del 1 de abril de 2011, creando un concepto para la Gestión de Crisis Humanitaria consecuencia del conflicto, terminó por formalizar el compromiso de la Unión con la protección de los civiles en Libia. En esta decisión se precisa el contenido de la ‘EUFOR Libia’, y se pone a disposición de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de NNUU. Por otra parte, la ejecución de la zona de exclusión aérea corrió por cuenta de la OTAN, con el beneplácito de la UE.

Aunque el régimen de Gadafi fue efectivamente desmantelado, las aspiraciones de la comunidad internacional reflejadas en las resoluciones del Consejo de Seguridad quedan lejos de verse satisfechas, en vista de la crisis de gobernabilidad que actualmente asola el país.

Actualmente, la Unión Europea apoya activamente la ‘Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia’, y mantiene una misión encargada de asesorar al actual gobierno libio en materia de control de fronteras (EUBAM).

Libia es uno de los países objetivo de la Política Europea de Vecindad, instrumento de política exterior cuyo objetivo es construir relaciones con los países vecinos del sur y el este “para lograr las más cercana asociación política y el mayor nivel posible de integración económica”. No obstante, es uno de los tres únicos países que, a pesar de ser objetivo de esta Política, no tiene firmado acuerdo de asociación, debido a su aún convulsa situación política.

En un país en descomposición social, con una transición política y proceso constituyente sin terminar, con gobiernos paralelos en disputa por el poder, y con milicias islamistas campando a sus anchas, es imposible hacer un balance positivo de la intervención en Libia, aunque los logros de la UNSMIL como la cumbre de Marruecos (en marcha desde el jueves) en la que se ha logrado sentar a dialogar a las facciones enfrentadas,  dan cuenta de la voluntad internacional de traer soluciones a una compleja situación que parece estar desde hace cuatro años en un punto de no retorno.

 

Vía| Servicio Europeo de Acción Exterior

Más información| BBC. Comparecencia baronesa Ashton, Resolución del Consejo de Seguridad Naciones Unidas 1973, Resolución del Consejo de Seguridad Naciones Unidas 1970, Cumbre de París 19/03/11, Telegraph, Decisión Consejo UE de 01/04/11, EUBAM, Política Europea de Vecindad,

Imagen| Telegraph

En QAH| ONU,OTAN y Libia: un trío acabado.

RELACIONADOS