Jurídico 


El Papel de la Comisión Europea en el Derecho de la Competencia Europeo

Caso Intel

Caso Intel

En las siguientes líneas analizaremos el papel que desempeña la Comisión Europea como órgano central del derecho de la competencia europeo. Para ello, lo más importante es analizar el conjunto de funciones que desempeña.

Los poderes que ostenta la Comisión Europea (CE) en el ámbito del derecho de la competencia emanan de tres tipos de fuentes distintas: Artículos 101 y 102 del TFUE, Reglamento 17/62 y Reglamento 1/2003, para la implementación de las normas de derecho de la competencia de los artículos 101 y 102. Estos instrumentos legales dotan a la CE con poderes de variada índole: legislador, investigador, el papel de juez e incluso de ejecutor. Estos papeles los despliega en las distintas áreas del derecho de la competencia.

Papel legislador. En el área de antitrust, la cual cubre los acuerdos horizontales, así como, los abusos de posición dominante, es llamativo el nivel multas que ha alcanzado la CE en casos como el de la multinacional Intel. Un caballo de batalla de la CE siempre ha sido su lucha contra los cárteles. Éstos son acuerdos que, por consistir en la fijación de precios, limitación de la producción o reparto de mercados entre dos o más empresas, son especialmente dañinos para la competencia y por ello son conductas castigadas duramente. En el período entre 2007-2011, se superaron los diez mil millones de euros en multas. Un sector del derecho de la competencia que está creciendo mucho los último años, es el de las concentraciones. En este caso la CE, como legislador, evita las concentraciones entre empresas que, por pasar unos límites conjuntos de cuota de mercado, son potencialmente dañinos para la competencia por poder fomentar, por ejemplo, posiciones de dominio. Es en el ámbito de las ayudas de estado, donde la CE se arroga mayores competencias, ya que es la única autoridad que puede controlarlas y enjuiciarlas.

Para poder aplicar las normas arriba señaladas, la CE cuenta con una serie de poderes de investigación que han sido establecidos en instrumentos como el Reglamento 1/2003 o Reglamento 773/2004. Estos poderes abarcan las facultades de investigar locales de las empresas, recoger información en los registros, solicitar información de obligada facilitación para los requeridos, incoar procedimientos de sanción… Respecto a este particular, con la aprobación del Reglamento 1/2003, hubo un cambio muy significativo en el ámbito del derecho de la competencia: los jueces y autoridades de la competencia nacionales empezaron a poder aplicar las normas de lucha a favor de la competencia a nivel europeo.

En sus papeles de jurado y ejecutor, la CE, a través del Reglamento 1/2003, puede obligar a las empresas infractores a cesar en sus actividades, imponer multas y ejecutarlas, participar de manera no vinculante en procedimientos judiciales nacionales.

Todos estos inmensos poderes conferidos a la CE tienen un sentido que podemos encontrar en los inicios del propio proyecto europeo, ya que fue el Reglamento 17 de 1962 el que centró la mayor parte de los poderes en el ámbito de la competencia en la CE. En una Europa dividida entre los partidarios de la EFTA (European Free Trade Area) y los países que formaron el germen de lo que sería la UE, Francia y sus aliados, por temor al “free trade” que propugnaba el Reino Unido, líder de la EFTA, confirieron a una recién nacida Comisión Europea todos los poderes en el ámbito del derecho de la competencia, pensando que siempre sería un campo menor.

¿Dieron un paso en falso los Estados Miembros de entonces o, ha sido precisamente esa amplitud de poderes lo que ha hecho a la CE más proactiva en este campo?.

Vía| GermanLawJournal, europa.eu

Más información| JeanMonnet

Imagen| Intel

En QAH| ¿Qué es el derecho de la competencia?

RELACIONADOS