Coaching Profesional, Reflexiones 


El otro lado de la crisis (I)

Según recientes informes, las CCAA más castigadas por la actual crisis económica han sido Andalucía, Castilla la Mancha y la Comunidad Valenciana. En ellas, el PIB ha descendido un 1’3-1,8% anual entre 2008 y 2013, mientras que la ocupación ha disminuido más de un 4% por término medio.

La producción y el desempleo son los valores más recurrentes para analizar la crisis, pero existen otra serie de factores que también están involucrados en ella, ya sea como causa o como consecuencia. Esto sugiere una pregunta: ¿Qué más ha ocurrido con la crisis?

En el caso de España no se trata de una situación común. Los periodos de recesión económica suelen ser cortos y pasajeros, pero en este caso se está convirtiendo en algo crónico. Aunque sí existen ciertos elementos cíclicos, otros no lo son tanto. Un claro ejemplo es el concepto estructural de la deuda pública española. En una situación de manual, el Estado debería realizar una política fiscal restrictiva durante tiempos de expansión para recaudar dinero y sanear sus arcas públicas, de forma que durante la fase de recesión pudiese ejecutar políticas expansivas e intentar amortiguar la caída de la producción nacional. En España ha ocurrido todo lo contrario: al ser la deuda tan grande, se ha recortado el gasto en el momento en el que debería haberse incrementado.

Además, otro tipo de factores no temporales han servido para agudizar este proceso, tales como los crecientes casos de corrupción que sacuden cada día la prensa, las consecuencias de la crisis financiera y los últimos cierres de centros de trabajo (Como puede ocurrir con Coca-Cola).

El proceso de envejecimiento de la población española. Fuente: El País

El proceso de envejecimiento de la población española. Fuente: El País

Especial mención merece la situación actual de la Seguridad Social: El envejecimiento de la población pone en tela de juicio el polémico sistema de financiación basado en el reparto y la solidaridad entre generaciones. Dentro de unos años la población  beneficiara de prestaciones, principalmente los mayores de 65 años, habrá aumentado más que el grueso de población activa, que con sus cotizaciones sustentan el sistema. De esta forma se producirá un desfase entre gastos e ingresos. De hecho, esto ha ocurrido anteriormente cuando se ha tenido que acudir al fondo de estabilización, creado como solución en situaciones excepcionales.

Junto a estos problemas internos, para llevar a cabo un análisis completo se debería mirar hacia afuera de nuestras fronteras. La consecuente bajada de la producción nacional y de la renta per cápita provocará la pérdida de atractivo para inversiones internacionales. Del mismo modo, nuestros ingresos proceden cada vez más del exterior y las empresas españolas cada vez invierten más en el extranjero. La salida de capital humano, en consecuencia, sigue el mismo camino. Todo ello, unido al inevitable proceso de globalización, puede producir un cambio en el mapamundi económico al que estamos acostumbrados. Puede que ya no sea el Atlántico, con Europa y América del Norte como grandes actores, el centro de acción, de forma que se vaya dejando paso a las economías emergentes como las presentes en Asia y América del Sur.

¿Es esta crisis el detonante para que se conforme un nuevo escenario económico mundial?

Via| El Mundo, Tendencias21, El País

Más información| Ministerio de Empleo y Seguridad Social

Imagen| Evolución de la población en España

En QAH| ¿Ha sido el gasto público drásticamente recortado durante la crisis?¿Por qué estamos tardando tanto en salir de la crisis?La crisis de Islandia: Causas y efectos

RELACIONADOS