Coaching Profesional 


El origen nómada del consumo

 

Desde una perspectiva primitiva, podemos analizar el origen del consumo, a qué se debe y por qué lo realizamos. Escarbando en lo más profundo se puede sugerir el origen nómada del consumo.

La palabra nómada proviene del idioma griego νομάδε y significa “el que deja los rebaños en los pastos”. Si bien, todos sabemos que esta palabra se utiliza comúnmente para referirse a comunidades o pueblos que en lugar de vivir establecidos en un sitio fijo, se desplazan de un lugar a otro en busca de los recursos necesarios para subsistir.

Se dice que por cada siglo que la humanidad lleva de sedentaria, pasó 600 de nómada, sorprende hacer el cálculo ¿verdad? Por tanto, se puede deducir que nuestro organismo y nuestro ser está potencialmente constituido y perfeccionado para salir a buscar sus recursos. Todo animal necesita comida, todo animal necesita dormir, y todo animal necesita resguardo para protegerse de otras especies. Así, el ser humano como animal inteligente, consigue desarrollarse hasta el punto en el que construye su propio “resguardo” o casa, se relaciona con los demás y se especializa hasta conseguir un abastecimiento seguro de comida.

En la actualidad, y aunque no seamos conscientes de ello, todo esto sigue presente en lo más profundo de nuestro ser y de hecho es el por qué de nuestra existencia, igual que lo es de cualquier otro animal.

De este modo, la relación entre el consumo y el origen nómada del ser humano sugiere que las personas vivimos actualmente de manera sedentaria en nuestra casa, y salimos de ella para buscar los recursos que necesitamos para vivir. Aunque salgamos para trabajar, esto supone que salimos para conseguir dinero, y a cambio del dinero conseguiremos los recursos. Sin embargo, estos recursos han sobrepasado la barrera de lo necesario en beneficio de mayores comodidades y deseos. Es así, cómo la sociedad se ha desarrollado en pro de una vida más cómoda hasta evolucionar a la actual sociedad de consumo, siendo esto hoy en día lo único que se encuentra en movimiento (el capital).

Ya no necesitamos desplazarnos de un lugar a otro para buscar los recursos y sobrevivir: el consumo y el mercado sustituyen la función básica que el nomadismo nos proporcionaba.

 

Imagen| Boris Romero Accinelli

Colaboración| Alicia Fernandez-Caballero Moreno-Manzanaro

 

RELACIONADOS