Actualidad Jurídica, Derecho Mercantil, Jurídico 


El nuevo régimen de responsabilidad de los administradores sociales

"La responsabilidad de los administradores sociales"

“La responsabilidad de los administradores sociales”

La reforma de la Ley de Sociedades de Capital (en adelante, LSC), introducida por la Ley 31/2014, de 3 de diciembre, trajo consigo una serie de novedades en el régimen de la responsabilidad de los administradores sociales, con el fin de mejorar el gobierno corporativo, como el mismo título de la norma expresa.

Para ello, modifica y añade una serie de preceptos dentro del Capítulo V del Título VI de la LSC, que seguidamente comentaremos.

En primer lugar, aunque ya el precepto extendía la responsabilidad tanto a los administradores de derecho como de hecho, la reforma añade un apartado 3 al artículo 236 de la LSC, en el que se configura con exactitud la figura del Administrador de hecho, quedando la redacción así:

“A tal fin, tendrá la consideración de administrador de hecho tanto la persona que en la realidad del tráfico desempeñe sin título, con un título nulo o extinguido, o con otro título, las funciones propias de administrador, como, en su caso, aquella bajo cuyas instrucciones actúen los administradores de la sociedad.”

Gran importancia tiene el nuevo apartado 5 del mismo artículo 236, que recoge la responsabilidad del representante del administrador persona jurídica. Se introduce una responsabilidad solidaria entre el administrador persona jurídica y su representante, de modo que las acciones de responsabilidad podrán dirigirse no sólo frente al administrador formal (persona jurídica), sino también al representante persona física designado para el ejercicio permanente de las funciones propias del cargo (Art. 212 bis LSC).

La acción de responsabilidad contra los administradores se entablará por la sociedad, previo acuerdo de la Junta General. No obstante, de manera subsidiaria también se legitima a la minoría, minoría que conforme a la nueva regulación ahora lo tiene más fácil. Si antes el artículo 239 LSC establecía que los socios que representasen, individual o conjuntamente, el 5% del capital social podían entablar la acción en defensa del interés social de manera subsidiaria, ahora se reduce a la participación requerida para solicitar la convocatoria de la junta general. Es decir, sigue en el 5% por lo general, con la excepción de las sociedades cotizadas en las que se requiere sólo un 3% del capital social. Además, el socio o los socios que ostenten dicha participación podrán entablar directamente la acción de responsabilidad, sin necesidad de someter la decisión a la junta general, cuando se fundamente en infracción del deber de lealtad.

Sin embargo, la modificación más importante la constituye el artículo 241 bis de la LSC, que proclama que “la acción de responsabilidad contra los administradores, sea social o individual, prescribirá a los cuatro años a contar desde el día en que hubiera podido ejercitarse“. Con ello, se ha llegado a afirmar que “la responsabilidad de los administradores no prescribe”. Esto es así porque, aunque nuestra legislación ya establecía el plazo de cuatro años (artículo 949 del Código de Comercio), el dies a quo era desde la producción del daño, pero ahora es indiferente cuantos años han pasado desde que el gestor cometió la irregularidad. La importancia reside en el momento en el que el legitimado tiene posibilidad real de ejercitar la acción, criterio conocido como el de la “actio nata”.

En definitiva, me parece algo exagerado hablar de que la acción de responsabilidad contra los administradores no prescribirá. Lo que sí es cierto es que se han endurecido de manera considerable las condiciones de los administradores, en busca de la eficacia en el funcionamiento del órgano de administración y de la protección del interés social.

Vía| BOE, Expansión Jurídico

Más información| Noticias Jurídicas

Imagen| Consejo de Administración

En QAH| Modificación de la Ley de Sociedades de Capital para la mejora del gobierno corporativo. Junta General, Órgano de Administración y novedades en el régimen de administradores.

RELACIONADOS