Cultura y Sociedad, Patrimonio 


El mundo de los surrealistas, una nueva realidad

 

La persistencia de la memoria, Salvador Dalí.1931. Museo de Arte Moderno de Nueva York

La persistencia de la memoria, Salvador Dalí.
1931. Museo de Arte Moderno de Nueva York

Con el manifiesto de André Breton, Primer manifiesto del Surrealismo 1924, nace uno de los movimientos literarios y artísticos más enérgico del S.XX.

El surrealismo se basa en el automatismo, esto es, crear a partir de un pensamiento libre del control de la razón. Su mayor interés fue dar vida al subconsciente y al universo de los sueños, al mundo imaginario e irracional. Como otras vanguardias de posguerra la intención principal fue sumergirse en lo más profundo del ser humano.

La existencia de la realidad es la cosa más misteriosa, más sublime y más surrealista que se dé. Dalí

Podemos entender este movimiento a partir de una figura clave del arte español, Salvador Dalí. La obra de Dalí es fácilmente reconocible y las excentricidades de su vida, históricas. Su modus operandi se basaba en lo que llamó actividad crítica paranoica en la que se enlazan objetos reales e imaginarios sin relación aparente y que son fruto del subconsciente. El resultado es una imagen onírica, absurda, ilógica.

La obra más característica del genio, La persistencia de la memoria, representa una estampa inédita del ineludible paso del tiempo. Se considera el triunfo del deseo sobre la degradación del tiempo.

Otro gran representante fue René Magritte, pintor belga de obra perspicaz y divertida. La fama la conoció en vida y hoy continúa siendo una gran influencia en la cultura popular. Buscó el desafío al espectador con cuadros que ofreciesen una visión nueva de un elemento cotidiano, una nueva verdad a la ya asentada.

André Masson crea las formas a través de un gesto impulsivo. En su obra La batalla de los peces vierte espontáneamente pegamento sobre el lienzo y después recubre con arena, según el resultado, crea figuras. Es por ello que este primer acto subconsciente es el eje matriz y dictador de su obra.

De Joan Miró contamos con una producción personal y única. Aunque firmó el manifiesto de Breton y compartió muchos de los principios surrealistas, siempre luchó por su trayectoria individual y libre.

El surrealismo no es la sorpresa mágica de encontrar un león en el armario donde quería tomar una camisa. Frida Kahlo

Golconde

Golconde, René Magritte.
1953. Menil Collection Houston, Texas.

Otros artistas fuertemente asociados a este movimiento son Marc Chagall, Tanguy o Max Ernst.

Para algunos de ellos, el surrealimo fue una fase de su trabajo, una vía de escape que invitaba a hacer volar la imaginación. La Segunda Guerra Mundial dispersa a sus componentes y da paso a nuevas vanguardias. Este movimiento fue además cuna de grandes obras literarias; Poeta en Nueva York de García Lorca,  Espadas como labios de Vicente Alexandre o Los campos magnéticos de Breton y Soupault.

 

 

 

Vía| Spanish arts, Arte EspañaMuseo Thyssen

Más información|Arte Historia, Manifiesto del Surrealismo, Surrealismo para principiantes

Imagen| Arte Creha, Pinacoteca virtual

En QAH|  Salvador Dalí, marca registrada, Louise Bourgeois: catarsis del alma, Frida Kahlo: pintora de su realidad 

 

 

RELACIONADOS