Jurídico 


El modelo escandinavo en el que se inspira Salmond para su referéndum del 2014 en Escocia: ¿Posible en España?

El gobierno de Escocia, presidido por Alex Salmond, propuso el 10 de Enero de 2012 un referéndum para decidir la independencia de aquella nación del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, que será celebrado el 18 de septiembre de 2014.

Dentro de los distintos tipos de género y políticas sociales de bienestar, nos encontramos, he de confesar, con uno de mis favoritos, se trata del llamado modelo escandinavo o “de los países nórdicos”.

Este es el modelo en el que se ha basado Salmond para mejorar el atractivo de su propuesta separatista. ¿A quién no le gustaría tener la educación gratuita de los finlandeses? ¿Qué mujer no sueña con nueve meses de baja por maternidad con el Estado sufragando el 80% de su sueldo? Lo cierto es que la cercanía geográfica entre Escocia y Noruega parece haber dejado huella en Salmond.400px-Nordiske-flag

El llamado modelo escandinavo de Estado del Bienestar desarrollado sobre la base de la influencia social democrática, tiene como máxima que el acceso a las prestaciones y servicios sociales vaya ligado al estatuto de ciudadano y sea de carácter universal.

También ha sido clasificado dentro de la tipología de Esping Andersen como “socialdemócrata” por ser  universalista, por buscar el igualitarismo  de género y la corrección de las desigualdades de clase.  Se centra en un fuerte desarrollo del sector público y una expansión del empleo femenino, principal proveedor de trabajadores para los servicios asistenciales dependientes del estado.

Estas caracterizaciones del modelo escandinavo pierden de vista la importancia que tienen en los sistemas mediterráneos del sur de Europa, la familia y el trabajo. En  el sistema nórdico, se  pone a la mujer al servicio de otras funciones donde se institucionaliza el cuidado de niños, enfermos y ancianos.  El pulmón fundamental de este modelo es la concepción de los derechos de la sociedad civil y la existencia de una cultura política igualitaria, lo que favorece la mutua dependencia entre el sector privado y público y el estado y la familia. El aumento de la tasa de actividad femenina y el movimiento feminista de los años 70 configuraron un cambio sustancial en este modelo, consiguiendo que se aceptara un sistema más igualitario en el mercado de trabajo, la familia y la sociedad en general.

Todo ello supuso un cambio radical en la vida cotidiana. Las familias responderían a un modelo de salario dual, los hijos son cuidados por las instituciones públicas en las que los padres tienen un poder de intervención  en cuanto  a su implicación con ellos y con las labores domesticas.

Obviamente, nosotros vamos veinte años por detrás, pero entre buena parte de la ciudadanía y de los intelectuales en España, existe una gran admiración hacia el modelo económico y social escandinavo,  y se dice que países como Suecia, Dinamarca, Noruega o Finlandia han llegado a encontrar el equilibrio perfecto entre la eficiencia (debida a la economía de mercado) y la equidad (debida a un Estado del bienestar muy grande, que se alimenta de impuestos muy elevados). Esta admiración lleva a muchos a pensar que en realidad tener impuestos altos no es nocivo para el crecimiento económico.

Como conclusión, lanzamos al aire la reflexión acerca de si este modelo es compatible con la realidad de España o no, debido a la gran diferencia que existe entre la estructura económico social de los países nórdicos, y la de los países del sur de Europa (España, Italia, Portugal y Grecia).

D. Lluís Flaquer (Universidad Autónoma de Barcelona) en su estudio académicoestablece  un triángulo de alta sensibilidad entre 3 pilares: el Estado, la familia y el mercado, como limitación visceral de nuestro país para el avance hacia un modelo más escandinavo.

Fuente| Wikipedia,  Universidad de Barcelona, Libertad Digital. 

Más información| ABC,

Imagen| Google Images

En QAH| Margaret Thatcher en contexto: mito y realidad de su política económica (1 de 2).

RELACIONADOS