Historia 


El mito de las Termópilas

Leónidas

Leónidas.

Esparta fue una polis vuelta hacia sí misma cuyas instituciones y estratificación social buscaba, principalmente, el mantenimiento del status quo. Sus fuerzas armadas cumplían, o estaban diseñadas, más una función policial que militar.

Debido a eso, los lacedemonios eran muy reacios a efectuar intervenciones fuera de su territorio, máxime si éstas sobrepasaban los límites del Peloponeso.

Para esas expediciones, la proporción de homoioi (espartanos de pleno derecho) frente a periecos o aliados era muy baja; aunque bien es verdad que constituían la élite de la fuerza y el ejército giraba en torno suyo. No en vano dice la leyenda que, recriminado un diarca espartano por acaparar el mando de una fuerza en la que Esparta era minoría, éste hizo levantar a todos los hoplitas y los hizo ir sentando conforme iba relacionando diferentes profesiones (campesinos, alfareros, comerciantes, etc.) de modo que, al final, sólo quedaron en pie los espartiatas a lo que adujó que sólo éstos eran soldados y que debido a ello debía tener el mando.

No es de extrañar, entonces, que, amparados en razones religiosas, llegaran tarde a participar en la batalla de Maratón o sólo enviarán la guardia de corps de la diarquía, los 300, a intentar detener al ejército de Jerjes en la llanura al norte del paso de las Termópilas: sin embargo, al llegar, comprobaron que el ejército medo ya estaba acampado allí y optaron por establecer la defensa en el mismo paso.

La desproporcionada batalla celebrada el 7 de agosto de 480 a.C. en las Termópilas ha pasado a la Historia como arquetipo de sacrificio, y el eco de la hazaña de un Leónidas de más de sesenta años, sus 300 y los aliados que combatieron junto a ellos, sigue resonando en el tiempo hasta nuestros días en los que 300 (tanto el comic de Frank Miller como la película homónima) o Las puertas de Fuego de Stephen Presfield han llegado a influir en la visión que las tropas norteamericanas tienen de sí mismas en el conflicto de Oriente Medio.

Y, sin embargo… si nos atenemos a la batalla en sí misma, hablamos de una batalla que duró sólo tres días: un periodo de tiempo nimio si pensamos en la lentitud de marcha de los ejércitos en movimiento en la época antigua.

Termopilas

Mapa de las Termópilas (autor Carlos de la Rocha).

La batalla del cabo Artemisio, que complementaba la acción terrestre, fue una derrota griega y la flota helena tuvo que huir rápidamente de la zona.

La potencia del ejército medo, aún descontando las bajas recibidas durante esos tres días (incluidas las de los Inmortales), quedó prácticamente incólume tras el combate y sólo las batallas de Platea, pero sobre todo la de Salamina (que eliminó de raíz la línea de abastecimiento meda) resultarán realmente decisivas.

La historiografía moderna resta importancia a la gesta de Leónidas y carga las tintas en la inteligencia de Temístocles: por un lado potenciando el papel de la flota y por otro, y no menos importante, como publicista.

Las Termópilas según Johnny Shumate

Las Termópilas según Johnny Shumate

Esparta así como sus aliados, tras la batalla de las Termópilas, se plantearon replegarse al Peloponeso y terminar de construir un muro a lo largo del estrecho de Corinto para aislar la península del resto de Grecia y defenderse tras él. Ofrecieron a los atenienses el abandonar el Ática y trasladarse, igualmente, tras el muro.

Temístocles, viendo peligrar su polis con el abandono espartiata, creó el mito del valor y la irreductibilidad lacedemonia en las puertas calientes, dando un especial protagonismo a los 300 sobre el resto de los griegos que combatieron con ellos y sufrieron el mismo destino. De esa manera, involucraba más profundamente a Esparta en la guerra, condicionando su prestigio al desarrollo de la misma.
En suma, que la creación del mito, haría salir del cascarón del Peloponeso a Esparta y a sus aliados y, con el caramelo añadido de que dirigirían las operaciones en tierra (Atenas en el mar), formarían parte más activa en el conflicto.

En colaboración con QAH| Historia Rei Militaris.

Vía|Billows, Richard A.: Maratón. La leyenda. Ed. Ariel, 2011.

Imágenes| Leónidas, Mapa Termópilas, Termópilas

En QAH| Las siete otras batallas de las Termópilas

RELACIONADOS