Coaching Profesional, Uncategorized 


El mejor discurso de motivación

Te encuentras junto a tu equipo, es un momento decisivo y sientes que las fuerzas flaquean. Pero Al Pacino se encuentra justo frente a ti, y te dice que puedes salir del infierno pulgada a pulgada, que él no puede hacerlo por ti. Porque cuando sumas una tras otra, cuando juntas todas esas pulgadas, eso va a marcar la diferencia entre ganar o perder. Y, junto a ti, Jamie Fox y Dennis Quaid se levantan y aplauden, y notas la fuerza en el ambiente (Un domingo cualquiera).

momento-cinefilo-rocky-balboa-l_cover

Rocky Balboa

Sales de un restaurante junto a tu padre, y hay tantas cosas que los padres no saben o ni siquiera se imaginan. Que sientes que siempre estarás a su sombra, que no sirves, que no eres lo suficiente. Y Sylverter Stallone te dice algo que ya sabes, que el mundo no es todo alegría y color, que ni tú, ni él ni nadie golpea más fuerte que la vida. Pero no importa lo fuerte que golpeas, si no lo fuerte que pueden golpearte. Así es como se gana, tendrás que soportar los golpes (Rocky Balboa).

O cualquier otro día, estás jugando al baloncesto con tu padre, y te suelta algo así como que se hereda lo bueno y lo mano. Te dice que destacarás en muchas cosas, pero no en esa. A lo que no respondes y decides guardar tu pelota de baloncesto. Pero Will Smith te mira a los ojos y te dice que no dejes que nadie nunca te diga que no puedes hacer algo, ni siquiera él. Si tienes un sueño, tienes que protegerlo, si quieres algo ve a por ello y punto (En busca de la felicidad).

Good-Will-Hunting-robin-williams-

El Indomable Will Hunting

Estás sentado junto a tu profesor en un banco en un parque. A veces pensamos que lo sabemos todo, que somos más listos de lo que realmente somos. Así que un maravilloso Robin Williams te dice que crees que eres duro, que si te pregunta por la guerra puedes decir algo de Shakespeare, pero no has estado en ninguna, nunca has sostenido un amigo entre tus brazos esperando tu ayuda mientras exhala su último suspiro. El sentido de la vida es algo que no se lee en los libros, si no que se va formando a base de experiencias (El indomable Will Hunting).

En el trabajo todos podemos tener un mal día, a veces pensamos que no somos lo suficientemente buenos como para lograr nuestras metas. Estás junto a tus compañeros, y Di Caprio coge un micrófono en sus manos y os dice que no vais a aceptar un “no” por respuesta. Que él va a salir de esa sala llena de vencedores, y quiere que salgáis ahí fuera y seáis feroces, seáis despiadados (El lobo de Wall Street).

Sentirse motivado es esencial para conseguir lo que te propones. Y recibirás muchos consejos, escucharás muchos discursos, de tu padre o tu madre, de tu profesor, de tu jefe. Te dirán cosas que te enseñarán, te animarán y te harán salir ahí fuera a luchar por tus sueños. Pero el mejor discurso de motivación que pueden darte no está en boca de nadie, no está en las películas, ni siquiera en los libros. La inyección de motivación más fuerte está en tu mente. En todo lo que has conseguido hasta ahora y todo lo que te queda por hacer que, me temo, no es poco.

Así que prepara tu discurso, y cada día, cuando te levantes, repítetelo una y otra vez. Hasta que las palabras se conviertan en hechos y algún día, con el tiempo, puedas dar tu propio discurso de motivación a otra persona y ayudarla a conseguir todo lo que se proponga.

Imagen| MubisLaSexta

Más Info| ReasonWhy

RELACIONADOS