Economía y Empresa 


El mejor currículum para entrar en la industria financiera

El CV es una herramienta importantísima a la hora de buscar un empleo y, como tal, merece un capítulo aparte. Hay que tener en cuenta a que industria se está dirigiendo y, como tal, cuáles son sus características y las capacidades y experiencias que hay que resaltar en cada caso.

Para crear un CV adecuado para la banca, hay que mostrar unidad, ambición, un alto grado de conocimiento financiero y una clara comprensión de la industria. Como se indicaba anteriormente, la competencia es intensa. Los bancos quieren ver la unidad, la ambición y la evidencia de un alto grado de “alfabetización financiera”. Es recomendable que desde que se es estudiante se empiece a dar forma al CV a través de la experiencia y la observación. Es crucial entender la industria financiera y, en particular, el sector en que se desea trabajar. Funciones de investigación, organizaciones y tendencias más amplias para poder explicar claramente y de manera convincente lo que se requiera. Junto con el rendimiento académico excelente, los empresarios también quieren ver las habilidades particulares, como una buena comunicación, capacidad de análisis y la capacidad de trabajar bajo presión.

Todo currículum debe contener datos esenciales tanto de información personal como de contacto. Así, a la hora de elaborar un currículo para los sectores bancario y financiero, es necesario retomar ciertos aspectos del currículo clásico o tradicional. Entre dichos elementos cabe mencionar:

Datos personales: nombre completo, lugar y fecha de nacimiento, años cumplidos, dirección exacta, teléfonos de contacto y correo electrónico, ente otros.

Formación académica: centro de estudios de bachillerato y de educación superior. En caso de continuar cursando una carrera universitaria, es necesario aclarar en qué año de la misma se encuentra, pues, en ocasiones, estos sectores optan por contratar estudiantes que se encuentren en la última etapa de una carrera de grado o postgrado.

Experiencia laboral en el área: cuando se cuenta con bastante experiencia en el área a la que se aplica, se recomienda detallar la más reciente o aquella que se considera más importante en cuanto al desarrollo como profesional. Si aún se es estudiante y no se ha trabajado formalmente, será necesario detallar toda la formación recibida hasta la fecha, como cursos, congresos o seminarios, que serán de mucha utilidad a la hora de argumentar sobre la preparación en ese sector.

Además de estos elementos, es necesario añadir objetivos profesionales, en los que se recomienda especificar qué y cómo se pretende lograr en el trabajo al que se aplica, demostrando capacidades personales y profesionales. También hay que detallar la experiencia previa y agregar otras habilidades útiles para el cargo, tales como el dominio de otros idiomas o el manejo o conocimiento de programas especializados afines a la plaza para la que se está postulando.

Saber venderse es indispensable, pues el CV es la carta de presentación. Sin embargo, esto no implica que haya que mentir, pues toda la información brindada debe ser veraz y actualizada. Para que un CV destaque de los demás, tendrá que ser serio y bien estructurado. Por lo tanto, se recomienda no sobrecargarlo de información poco relevante ni con párrafos demasiado extensos. La información clara y concisa permitirá que se recuerde con mayor facilidad al candidato, lo cual puede colocarle dentro de los postulantes a entrevistar.

RELACIONADOS