Actualidad Jurídica, Jurídico 


El marco jurídico del Brexit

El resultado del referéndum británico ha sido un auténtico terremoto en el Viejo Continente.
Si bien las consecuencias económicas comenzaron a sentirse inmediatamente, con la caída de Libra y los parqués europeos la mañana siguiente a la votación, las consecuencias jurídicas van a demorarse más.
Existe un único precedente:  la salida de Groenlandia en 1984, si bien es cierto que, el grado de integración de los estados miembros a la sazón y la pequeña importancia económica de la gran isla del Atlántico Norte impide que tengamos un referente claro de qué va a suceder.
#ActualidadQAH

#actualidadQAH

El marco jurídico que regula la salida de un Estado Miembro quedó establecido en el artículo 50 del TEU tras la modificación de Derecho primario de la UE que supuso el Tratado de Lisboa (2009).
En su artículo 50, se establece el proceso de salida: en un primer lugar, el Estado Miembro deberá notificar al Consejo Europeo su deseo de salir de la Unión, tras ello, se abrirá un periodo de negociaciones que concluirán con un acuerdo de retirada en el que se fijarán los plazos de la misma. Con el fin de que estas negociaciones no se alarguen indefinidamente, el artículo 50.3 establece un periodo máximo de 2 años tras la notificación del deseo de salida del Estado Miembro, si bien, el plazo es prorrogable.
Ésta notificación no está previsto que se efectúe hasta septiembre, pues David Cameron, emulando a Chamberlain,  dimitirá en septiembre tras el fracaso de su política en Europa.
Una vez fuera del club europeo, siempre podrán solicitar una nueva adhesión por vía del artículo 49 del TEU
El plazo y las condiciones de la salida de la EU son las cuestiones que más incertidumbre e interés despiertan.
El proceso se aventura complejo, y puede romper con la tradición británica de “separación amistosa,” pues el imperio británico, siempre ha tratado de mantener buenas relaciones con sus ex-colonias. Sirva como ejemplo el tratado de 1794, (Jay’s Treaty) por el cual el se reanudaba el comercio entre la Corona Británica y Estados Unidos, tan sólo 9 años después de la cruenta guerra. (Política muy distinta a española, pues tras la emancipación de nuestras ex colonias, su relación cultural y comercial con la Corona quedaba dañada por décadas)
No es de extrañar que el gobierno británico desee unas condiciones de salida que les permitan no quedar al margen de las ventajas que la Unión genera, pero, el miedo al efecto dominó que amenaza al mismísimo corazón de Europa, apunta a no dar esa concesión a los británicos. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ya ha advertido de que desea un proceso rápido.
La salida de la Unión Europea del Reino Unido tiene un marco jurídico reconocido por el Derecho Primario de la Unión Europea, aunque, lleno de incertidumbres que pasan, en gran medida, por el miedo al contagio que generaría una separación feliz para los hijo de la Gran Bretaña.

Vía| Tratado de la Unión Europea, Tratado de Lisboa
Imagen| businessoffashion.comwww.knowledgeatwharton.com.es ,

RELACIONADOS