Política 


El lobbista y los grupos de interés: una aproximación.

En este artículo, se expone cómo se incentiva el lobbismo, mediante los grupos de interés, para modular la toma política de decisiones en aras de un mayor despliegue de sus intenciones e intereses.

Ante la llamada del lobbista, el político responde.


Esta XII legislatura en el Congreso de los Diputados, que comenzó con las elecciones casi hace un año está dando signos de ser contraria a la X legislatura (tras la fallida XI Legislatura), en cuanto a acuerdos y transparencia se refiere.

La aprobación en Madrid, el reciente mes de marzo, del Registro de actividades de los Diputados con los sectores y empresas con intereses y de sus asesores, los Lobbies, es un claro respaldo a la decisión por el Parlamento y la Comisión Europea de 2011 de crear un Registro Europeo de Transparencia.
España no es ajena al desarrollo de esta actividad, aunque no se había determinado por regularla hasta ahora.  Su situación ya fue objeto de estudio en 2003 por el Bruselas, y más vale tarde que nunca.
En la capital europea se ubican lobbies tecnológicos, principalmente de índole Alemana; económicos, acrecentados por empresas con ansia de una economía más desregularizada, regionales que buscan una mayor inversión del fondo de los 27, y lobbies industriales como la Round Table of Industralist, uno de los lobbies más antiguos de Europa. Actualmente, la capital belga supera la cifra de 6500 lobbies registrados en 2014.

El lobby, o pasilleo empieza siempre con una severa recomendación al político acerca de cuales deben ser los issues o asuntos de relevancia sobre los que centrar su campaña e influencia pública; así quedó establecido en el mundo anglosajón y a raíz de la homogeneización de la democracia en Europa, también en la política europea.

Pero, ¿qué es un Lobby?

Los Lobbies son agencias o asesorías compuestas por expertos en derecho, economistas, politólogos,… que prestan sus servicios de manera especializada a grupos de interés para conectarlos con parlamentarios, funcionarios y miembros del ejecutivo. Su actividad acaba especializándolas por determinados temas (ambiental, económico, social,…). Por otro lado, las agencias de publicidad, relaciones públicas o de noticias, pueden ejercer también labores lobistas con el ejercicio de su profesión.

Su denominación viene de la democracia estadounidense, en la que estos asesores y consultores que se ubicaban en el lobby, pasillo o recibidor de los órganos de gobierno. En 2005 el colectivo lobby estadounidense lo conformaban unos 36.000 agencias y expertos independientes.

Los grupos de interés, por su parte, ejercen un influjo sobre el proceso político mediante manifestaciones públicas y mediáticas, a la par que buscan influir en el devenir interno de las cámaras mediante encuentros discretos y las denostadas dádivas a personajes de influencia: Eso en teoría.

Los Grupos de Interés (GDI) se pueden definir como asociaciones voluntarias con intención de participar en el desarrollo político, aunque sin alcanzar las cotas determinantes de poder y presencia pública (Vallés, 2006).

Estos GDI pueden ser:

  • Económicos: Actores organizados de un sector económico cuya movilización y desavenencias pueden provocar inestabilidad en la coyuntura económica de un país, asociaciones patronales, sindicatos, grandes corporaciones y colegios profesionales.
  • Ideológicos o culturales, confesiones religiosas o movimientos de afinidad cultural con relevancia.
  • De carácter social, mediante la agrupación por cuestión de edad, género o lugar de residencia.
  • Grupos políticos entre los que podemos encontrar a pacifistas, grupos antiglobalización, movimientos pro-europeos…

Cabe destacar, que en los estados monistas, el uso del poder suele estar reunido en torno a una persona, cuyas decisiones no deben ser consensuadas y por lo tanto quedan en un segundo término estos grupos de interés o son descaradamente favorecidos ante el influjo de determinadas muestras de favor.

En el caso de organizaciones camerales o bicamerales, el influjo de los grupos de interés debe abarcar mayor número de miembros, siendo sus esfuerzos redoblados y su visibilidad más notoria y sabida.

Pero, además de mediante los lobbies, ¿Cómo presionan los grupos de interés? de menor a mayor violencia física, encontramos:

  1. Persuasión, transmisión de información, entrevistas y consultas.
  2. Actividades de mecenazgo y desarrollo de actividades públicas, financiación legal o ilegal de partidos políticos y candidatos.
  3. Actividades de orden judicial, imponiendo recursos y resistiendo obligaciones legales.
  4. Intimidación y coacción física, interrupción de la actividad económica, presión social, boicot o manifestaciones.

¿Cómo se mide la influencia y peso de un grupo de interés?

El peso de un Grupo de Interés establece su presencia e impronta en las políticas que el legislativo y ejecutivo desarrollan. En otras ocasiones, el visto bueno del GDI resultan fundamentales para prevenir futuras movilizaciones y reacciones impopulares, esta relevancia se establece mediante:

  • En primer lugar, su número de asociados.
  • Peso estructural en la economía regional o nacional.
  • Habilidad mediática para difundir su mensaje y hacerlo relevante de cara a la opinión pública.
  • Relación-Coacción con otras organizaciones en la defensa de intereses comunes.

Así se conforman las redes clientelares o de intereses que desarrollan políticas en estados democráticos con contrapeso de poderes.

Aunque ampliamente denostado, el trabajo del lobby es imprescindible para el desarrollo de determinadas políticas, necesarias para el desarrollo de políticas más humanas y pro-refugiados, o a favor de la búsqueda de recursos energéticos, como el Fracking.


* Vía|Vallés, J.M. (2006)”La ciencia política”, Ed. Ariel.
* Imagen|(lenguajecorporaluam.blogspot.com)

RELACIONADOS