Jurídico 


El llamado “concurso express”

De todos es sabido la situación en la que muchas empresas españolas se encuentran en estos momentos como consecuencia de la crisis que aun tiñe de un color oscuro el día a día de nuestros negocios, nuestros diarios, y nuestra economía.

Tal es el efecto que ha tenido en nuestro entorno, que muchas empresas que hace unos años vivían sus mejores momentos, ahora tienen que encontrar la manera de terminar sus días de gloria mediante un concurso por el cual se tratara de eliminar deudas anteriores con acreedores que quedaron sin ser pagados.

Es en este marco cuando surge un nuevo concepto dentro del ya conocido derecho concursal, y dentro de la ya conocida Ley Concursal, cuyo articulo 176 bis.4 nos da una controvertida definición de este nuevo concepto jurídico que se ha visto obligado a nacer fruto de la actual situación anteriormente comentada. Dicha definición establece lo siguiente:Concurso express

“también podrá acordarse la conclusión del concurso por insuficiencia de masa en el mismo auto de declaración de concurso cuando el juez aprecie de manera evidente que el patrimonio del concursado no será presumiblemente suficiente para la satisfacción de los previsibles créditos contra la masa del procedimiento ni es previsible el ejercicio de acción de reintegración, de impugnación o de responsabilidad de terceros”.

A tenor de este articulo, resulta evidente para cualquier lector interesado en la materia que su lectura dista mucho de ser clara y concisa, ya que incluye términos que bien pueden llevar a confusión, siendo tal la opinión de la doctrina mayoritaria relacionada con el tema tratado.

En aras a dar una definición adaptada a un lector menos especializado, podríamos decir sin temor a errar, que dicho concurso Express tiene como nota relevante el hecho de que, de cumplimentarse todos los requisitos especificados en la ley al efecto, en el mismo auto de declaración del concurso, el juez puede acordar su conclusión por insuficiencia de fondos, no siendo necesario, por tanto, el nombramiento de administradores concursales encargados de llevar un concurso a buen puerto.

Lo esperpéntico de esta nueva modalidad de concurso, sin embargo, no termina aquí, sino que, en un principio, dicha regulación iba a ser de diferente aplicación si estábamos hablando de personas jurídicas que si, por el contrario, hablábamos de personas físicas, pero, finalmente, la práctica de nuestros juzgados de lo mercantil ha llegado a la conclusión de que, debido a la difícil y, a la excepcional practica de este tipo de concursos, lo mas conveniente tanto para las partes como para el juzgador, como para la seguridad jurídica en general, era la de equiparar el trato, para este tipo de supuestos, entre personas físicas y personas jurídicas.

Finalmente, es necesario que se tenga en cuenta que este tipo de concurse es de carácter tremendamente excepcional, y la práctica judicial intenta en todo momento evitarlo, a no ser que no exista ningún otro medio posible para los casos desesperados para los que el legislador creyó optima su creación.

Vía | Diario Jurídico

Más información | Uría

Imagen | Concurso express

RELACIONADOS