Cultura y Sociedad, Patrimonio 


El libro de los muertos, salvoconducto al paraíso egipcio

El mundo egipcio es un viaje cargado de magia desde sus orígenes hasta sus confines. Desde las paredes al papiro, nos han ido narrando su forma de entender la vida y sobre todo la muerte. Un viaje más que apasionante y peligroso, que provocaba en la mente del egipcio cierto temor a no estar preparado para el más allá.

Manuscrito de Ani

En el registro superior, Ani y su esposa encaran las «Siete puertas de la Casa de Osiris». A continuación, se encuentran diez de los veintiún «Misteriosos portales de la Casa de Osiris en el Campo de Juncos». Todos están protegidos por temibles guardianes.

Las moradas eternas, la momificación y los amuletos de protección que se escondían en la momia eran algunas de los rituales que permitían afianzar la vida eterna. Sin embargo, una vez llegado el final de la vida y la resurrección del Ka (fuerza vital o espíritu), el difunto quedaba completamente desprotegido ante los horrores  que se encontraban en el Duat (inframundo egipcio), un lugar cargado de peligros y pruebas que le impedían llegar al Yaru (paraíso)

Textos de las pirámides

Un egipcio amaba tanto la vida que no podía concebir la idea de quedarse sin la vida eterna. El paraíso era una versión mejorada de la vida, por ello, la necesidad de pasar las pruebas y llegar indemne a su destino, los llevan a crear “El Libro de los muertos”. Un libro que recoge los “textos de las pirámides”, una serie de imágenes y sortilegios que ayudaban y guiaban al difunto por el Duat, pero que también otorgaban una serie de privilegios en el paraíso, como la resurrección de sus sirvientes y el poder de convertirse en un Dios.

Hacerse con un ejemplar aseguraba la vida eterna del difunto y de su esposa. La demanda de este manuscrito era enorme, así como su precio. Además, cada hechizo  tenía un objetivo en el inframundo y por ello cada uno contaba con gran valor. Sin embargo, dada la gran longitud que podría alcanzar el ‘libro’ (192 sortilegios) y la falta de posibilidades de poder costearse uno completo, la mayoría del pueblo egipcio acudía a la personalización del mismo; según las necesidades del difunto y los faltas cometidas en vida, podría desechar un conjuro y acogerse a otro. Aunque había que tener en cuenta que contar con los 192 afianzaba la llegada al Yaru.

Las clases más bajas solo podían soñar; guardaban esperanza de poder alcanzar el paraíso siguiendo los pasos de las clases pudientes que contaban con un libro. De ahí que se enterraran en las arenas del desierto, cerca de las tumbas de las grandes élites.

‘Momento del peso del corazón. El corazón del difunto es tan ligero como la pluma de Maat, por lo que es apto para pasar al Yaru

La temida travesía por el Duat comenzaba después de recuperar el habla tras la muerte. Al igual que Dante en su Infierno y Purgatorio, el difunto tendrá que enfrentarse contra los más peligrosos demonios, gracias a los sortilegios y guías de este libro. Este recorrido podría recordar a la descripción del infierno cristiano. Incluso puede verse un preludio a los 10 mandamientos, cuando el egipcio tiene que pasar por la sala de las confesiones negativas antes de llegar al Juicio Final. Desfalcos que el difunto debía jurar no haber cometido para llegar al Juicio de Osiris, donde se llevará a cabo el famoso peso del corazón, prueba de la pureza del difunto. Un ejemplo de este viaje es el manuscrito de Ani, el libro de los muertos más completo que ha llegado a nuestros días y que se puede disfrutar en el British Museum.

Un camino peligroso con una serie de pruebas que bien confirman la picardía de los egipcios hasta en el final de sus días. Si cometías algún acto que se pudiese considerar indigno para alcanzar el Yaru, tan solo debían pronunciar las palabras del hechizo correspondiente para que este surtiese efecto y encubriese el delito. Es así como se entiende la importancia de este libro para los egipcios. La magia los envuelve hasta el final de sus días.

Más información| La Biblia y el Libro Egipcio de los muertos, ‘El manuscrito de Ani’

Imágenes| El Juicio de Osiris, El Duat, Los textos de las pirámides

Vídeo| El libro de los muertos

RELACIONADOS