Historia 


El Levantamiento Inglés de 1381

A lo largo de la Baja Edad Media, la paulatina desestabilización de las estructuras del sistema feudal conllevó a que los sectores menos favorecidos de la sociedad comenzaran a reivindicar ciertos derechos, privilegios y mejoras en su calidad de vida. Para ese entonces, el campesinado europeo estaba constituido en una clase social que si bien no era homogénea, su función dentro del proceso de producción y distribución social la convertían en un estamento completamente diferenciado del resto de la sociedad; conciencia de clase favorecida por la red de relaciones que el campesinado establecía con otros grupos sociales, y que finalmente llevarían a tensiones al interior de los reinos, ducados y condados a partir del siglo XIV. Pero ¿por qué el siglo XIV? El campesinado medieval enfrentó diversas fases de desarrollo, así más o menos entre los siglos VI a X esta clase social asistió al proceso de Feudalización, con un mercado y una producción de excedente notablemente reducidos. No obstante, la situación cambiaría en la etapa siguiente, aquella que transcurre más o menos entre los siglos XI y XIV, donde la Europa medieval experimenta un crecimiento poblacional, acompañado de una notoria extensión de las tierras de cultivo y de la producción para el mercado y excedentes, aumentos posibles gracias a las mejoras técnicas implementadas en el período.

Jacquerie de París (1358)

Jacquerie de París (1358)

Este proceso evolutivo del campesinado conllevó a que hacia el siglo XIV, diversas tensiones sociales acumuladas estallaran en formas de revuelta popular. De esta forma cabe destacar movimientos como la Revuelta de Flandes Marítimo (1323 – 1328), la Jacquerie de París (1358), el Movimiento de los Tuchins en el Reino de Francia (1381 – 1384) y la Guerra de los Remensas en Cataluña (1462 – 1486). En este marco de agitación popular se inserta también el Levantamiento Inglés de 1381, revuelta conocida también como la Rebelión de Wat Tyler debido a uno de sus principales líderes. La situación del campesinado inglés y en general de las clases populares del reino comenzó a agravarse hacia 1334, cuando la creciente presión fiscal desembocó en la implementación de un nuevo método de recaudación de impuestos y éstos a su vez, aumentaban las cargas señoriales. Asimismo desde inicios del siglo XIV, en Inglaterra era notoria la expansión del sistema judicial central, que en gran medida se manifestaba en amplios poderes administrativos de la pequeña nobleza. Con la epidemia de Peste Negra que asoló el continente a mediados de siglo XIV, desapareció gran parte de la población, lo que provocó que el sistema económico se desequilibrara. Los campesinos ganaron algunas demandas (mejoras salariales, disminución de horas laborales) debido a la amplia escasez de mano de obra, puesto que los dueños de los feudos admitían las demandas con tal de no perder los trabajadores que aun podían sujetar.

Muerte de Wat Tyler en la confrontación de Ricardo II de Inglaterra a los campesinos

Muerte de Wat Tyler en la confrontación de Ricardo II de Inglaterra a los campesinos

Para poner un alto a las demandas de los campesinos, el Parlamento y el rey Eduardo III de Inglaterra aprobaron un cuerpo de leyes denominado Estatuto de Trabajadores (1351), que a nivel general establecía la vuelta a los salarios ordinarios antes de la Peste. Aunque las medidas generaron gran descontento entre la población inglesa campesina, no sería hasta 1381 que se daría el gran Levantamiento. Es así como en mayo de 1381, los vecinos de Essex se opusieron al pago de diversos impuestos y comenzaron los motines. En Kent los vecinos del lugar bajo el mando de Wat Tyler hicieron lo propio. La rebelión se expandió rápidamente y en junio de ese mismo año los campesinos participantes de la revuelta entraron en Londres, ciudad de gran importancia por su mayor desarrollo de la industria y el comercio. En Londres los rebeldes encontraron un importante aliado: las clases pobres de la ciudad, sectores que generalmente no gozaban de derechos políticos y sufrían la marcada diferenciación entre el patrono y el empleado. A mediados de mes y luego de varios disturbios en Londres, que incluyeron el asalto a la Torre y el asesinato de Simon Sudbury, arzobispo de Canterbury, los levantados logran tener una audiencia con el rey Ricardo II. El monarca accediendo a algunas peticiones de los manifestantes destituye a miembros de su gobierno. Cuando las negociaciones continuaron, el líder Wat Tyler fue asesinado en Londres a manos de funcionarios reales y el rey Ricardo, aprovechando la situación de confusión que se había generado entre los participantes de la revuelta, mandó a que se ajusticiaran a los principales líderes y con las milicias retomó el mando de las regiones afectadas. Las concesiones hechas y los acuerdos firmados fueron revocados.

Asesinato de Simon Sudbury, Lord Canciller y arzobispo de Canterbury.

Asesinato de Simon Sudbury, Lord Canciller y arzobispo de Canterbury.

Pese a que finalmente la rebelión no alcanzó ningún objetivo, ya que sus líderes fueron apresados y ejecutados y la situación fue controlada de nuevo por el rey, sorprende la organización que mantuvieron los campesinos para coordinar las marchas y las acciones. El liderazgo lo tomaron generalmente los hombres más activos o reconocidos de las diferentes localidades, ya sea un artesano como Wat Tyler o bien un clérigo como John Ball. También es conveniente señalar la importante participación que tuvieron en las revueltas diversos sectores artesanales, tradicionalmente vinculados con las comunidades campesinas gracias a las relaciones económicas y rechazados por las capas altas de la sociedad inglesa. Pero a los manifestantes también se unieron representantes del bajo clero, sector de la Iglesia generalmente azotado por los impuestos que reducían notoriamente sus rentas. Sin embargo, los representantes del bajo clero que se involucraron directamente con los manifestantes pertenecían al Movimiento Lolardo. Generalmente asociado como un movimiento hereje por la Iglesia de Inglaterra del momento (Católica), los lolardos promovían una verdadera devoción de los sacerdotes como emisarios de Dios en la Tierra, además de oponerse a la acumulación de excesivas riquezas por los miembros de la Iglesia. De hecho, John Ball, otro líder de las revueltas, era también un sacerdote vinculado al movimiento lolardo.

A pesar de haber fracasado en sus objetivos, el Levantamiento Inglés de 1381 es una de las revueltas populares más importantes de la Edad Media. Su organización, sus demandas y su desarrollo evidencian un paulatino decaimiento de las estructuras feudales de la época, producto de las múltiples tensiones que venían dándose en el seno de dichas sociedades. Comenzaba así el ocaso de la Edad Media, con una incipiente transformación del pensamiento y la conciencia de los europeos.

Vía| Hilton, Rodney. Siervos Liberados: Los movimientos campesinos medievales y el Levantamiento Inglés de 1381. Madrid: Siglo XXI Editores, 1978.

Imágenes| Jacquerie, Wat Tyler, Arzobispo de Canterbury 

En QAH| María Antonieta: Una reina de moral distraída; Los Plantagenet, una dinastía de película 

RELACIONADOS