ENTRAR
Qué Aprendemos Hoy

El lenguaje en los primeros meses de vida

Bebé primeras palabrasA pesar de que pensemos que el habla propiamente como tal se inicia con las primeras palabras que pronuncia el niño, la verdad es que varios meses antes de emitir sus primeras palabras el niño ya ha aprendido el significado de los sonidos y de las estructuras sonoras del lenguaje.

A las pocas semanas de nacer, los niños son capaces de percibir y de reaccionar frente a los sonidos vocales. Pueden reaccionar frente a sílabas tales como “ba y pa”, saben localizar los sonidos y ya a la edad de tres meses pueden distinguir la voz de su madre de la de otras mujeres.

En torno a finales del segundo mes, los bebés empiezan a “zurear”, es decir, a emitir sonidos del tipo “agó”. Este “zureo” parece ser independiente del aprendizaje o de la percepción auditiva, ya que también se observa en niños sordos nacidos de padres sordomudos.

Aproximadamente de los 5 a 6 meses los niños empiezan a “balbucear“, hablar con pronunciación dificultosa y vacilante, empiezan a combinar vocales y consonantes en sucesiones de sílabas, como por ejemplo “ba ba ba”. Las emisiones de voz son mucho más parecidas al lenguaje de verdad y los niños son capaces de entonar. El balbuceo dura de unos 6 a 8 meses.

Poco a poco el balbuceo empieza a asemejarse al idioma del entorno del niño, empezando por reflejar la entonación y el timbre, y más adelante los sonidos específicos.

El habla en los niñosAntes de que aparezca el habla propiamente, el niño manifiesta sus necesidades de comunicarse, mirando a los adultos, haciendo gestos, señalando cosas y vocalizando. Ya al acercarse a los 12 meses de vida, el niño parece haberse dado cuenta de que los adultos pueden proporcionarle los objetos que necesita y empieza a emitir peticiones de ayuda para la satisfacción de sus necesidades.

Alrededor de los doce meses de edad, el niño empieza a decir sus primeras palabras. Son, por lo general, palabras monosilábicas (“pa”, “ma”) o bisilábicas (“mamá”, “papá”) y que se refieren a objetos o personas destacadas en el ambiente del niño. Por lo general, las primeras palabras se refieren a personas importantes para el niño (papá, mamá, abuelos), alimentos (papa, leche), partes del cuerpo (nariz, ojo), ropa (zapato), animales (perro, gato) y vehículos o juguetes (coche, camión).

Las  primeras palabras de los niños no parecen solamente nombrar objetos, sino que también se refieren a acciones que han ocurrido. Así, por ejemplo, cuando el niño dice “perro” no sólo se refiere al animal, sino que puede querer decirnos que “un perro acaba de pasar”.

Entre el año y los dos años de vida, el niño habla casi solamente en base a palabras aisladas, las cuales representan objetos, acciones, solicitudes, o bien expresan emociones.

Alrededor de los dos años de edad, el niño empieza a combinar palabras en oraciones de sólo dos palabras como “papá coche”, y posteriormente empieza a combinar cada vez más y más palabras.

Al cumplir dos años de edad, la mayoría de los niños poseen un vocabulario de más de cincuenta palabras; de allí en adelante, el vocabulario aumenta a pasos acelerados.

Las actuales teorías explicativas del desarrollo del lenguaje han dejado de considerar el número de palabras como parámetro del desarrollo, dándole mayor importancia a la estructura del lenguaje utilizado, es decir, la capacidad de combinación de palabras que tenga el niño.

Vía | “Estudios del desarrollo del niño” de Gesell, Arnold (1948) de la Editorial Paidós; “El nacimiento de la inteligencia en el niño” de Piaget, J. (1969) de la Editorial Aguilar; “El desarrollo humano” de Delval, J. (1994) de la Editorial Siglo XXI; “El desarrollo del lenguaje” del Instituto de Estudios Aplicados (2009); “Desarrollo del niño y del adolescente” de Berk, L. E., (1999) de la Editorial Prentice; “El lenguaje y el pensamiento en el niño pequeño” de Piaget, J. (1965) de la Editorial Paidós.

Imagen | “Bebé gesto sorpresa” del Blog “Madres Hoy“; “Niña señalando con el dedo” de “Guía para padres.com“.

Jaime Núñez Cabeza Escrito por el oct 8 2013. Archivado bajo Cultura y Sociedad.





CONOCE AL REDACTOR

Jaime Núñez Cabeza

Twitter
Jaime Núñez Cabeza

- Diplomado en Magisterio por la Universidad de Cádiz

- Máster en Autismo e Intervención Psicoeducativa

- Postgrado de Dirección de Recursos Humanos por la Universidad Miguel de Cervantes

- Postgrado en Comunicación 2.0. por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid

- Técnico Superior de Prevención de Riesgos Laborales

- Actualmente realizando MBA en Administración y Dirección de Empresas

- Miembro de AETAPI, Asociación Española de Profesionales del Autismo

- Coordinador de Formación y Calidad en Arvato Services durante los últimos 7 años. Ver perfil completo
Acceder |