Jurídico 


El Juicio por Combate de ‘Juego de Tronos’ como método de resolución de conflictos

Lo que sucedió. Créanlo o no, pero esto ha sucedido:

Combat

Traducción: “ Demandado suplica derecho al Juicio por Combate

26. Demandado invoca recurso de derecho común y exige su derecho a Juicio por Combate contra el demandante y sus abogados, contra quienes el demandante desee traer al Juicio por Combate como recurso de derecho.”

 

Les aseguro que lo que leen no es un sueño febril originado por una peligrosa combinación de borrachera con pacharán mientras veo la última temporada de Juego de Tronos, sino que se trata de un caso tan verídico y real como que las brujas vuelan y los fantasmas existen. Ahora, no desmerezcamos el ingenio y entremos en detalles.


Richard Luthmann, Abogado debidamente habilitado para la práctica del derecho en el Estado de New York, presentó la solicitud ante la Corte Suprema de Justicia de dicho Estado frente a las acusaciones vertidas contra su persona de haber asesorado a uno de sus cliente para la enajenación de activos en fraude de acreedores. El Abogado respondió a las acusaciones y, para el caso de que la acción civil fuese estimada, invocaba su derecho al Juicio por Combate.


El caso. Los abogados de  Foleys and McGetrick presentaron demanda civil contra Richard Luthmann, quien fue abogado de Parker y según el demandante asesoró para el levantamiento de bienes en fraude de Foleys y McGetrick, acreedores de Parker. Foleys and McGetrick eran titulares de una sentencia que condenaba a Parker al pago a su favor de $376.000. Tras perseguir los bienes de Parker para el cobro de sus derechos encontraron que era insolvente puesto que había transferido todos sus activos tan solo días después de que se presentase la demanda contra Parker. Ante el enfado por la situación, decidieron demandar a Richard Luthmann, abogado que supuestamente asesoró la operación. El importe de la reclamación a Richmann es de $550.000 más daños punitivos. 

 

Se pueden imaginar el enfado de Richard Luthmann, quien en su escrito de defensa acuso al abogado contrario de haberse quedado dormido en la escuela de derecho cuando de verdad lo estaban enseñando y calificó la demanda como “un comic glorífico apilado en la parte superior de una pura y adulterada extorsión envuelta en un abuso transparente del proceso legal“. Ya os hacéis una idea del nivel del lenguaje retórico.  

 

Breve historia del juicio por combate.  La violencia como método de resolución de conflictos existe desde que se inventó el ser humano o al menos desde que se inventó el vino y la cerveza. Pero de lo que aquí estamos hablando no es de dos chicos que se pelean en un bar, sino de un derecho legalmente reconocido a exigir a la otra parte a resolver una disputa mediante un combate, al parecer muy común entre las culturas germánicas. Y es que Luthmann argumenta en su escrito que el derecho al juicio por combate nunca fue debidamente abolido en Estados Unidos

Tyron Lannister suplica juicio por combate en Juego de Tronos.

Tyron Lannister suplica juicio por combate en Juego de Tronos.


La argumentación de Luthmann -si bien parece extraída de la Wikipedia- trae a colación la historia de este método para resolver conflictos. La mayoría de las fuentes indican que fueron los Normandos -Vikingos- quienes llevaron esta costumbre a Inglaterra tras la conquista. En los siglos venideros se consolidó como una práctica común y con un procedimiento regulado. La historia revela que hasta el año 1179 fue el principal método para resolver las disputas sobre el derecho real de propiedad. Con el tiempo, el uso de este sistema se redujo por la introducción del sistema de evidencias y jurados que resultaba menos funesto, pero continuo siendo utilizado hasta el año 1819 cuando el parlamento de Inglaterra lo abolió tras el caso Ashford v. Thornton.

El argumento de Luthmann es que el derecho común de Inglaterra se aplicaba en Estados Unidos y, tras la independencia americana en el año 1776, el juicio por combate no fue abolido en ninguno de los 13 estados originales del país incluyendo el estado de New York, todos los cuales heredaban el derecho común de Inglaterra previo a la independencia de 1776. Desde entonces ninguna corte americana después de la independencia de Estados Unidos ha profundizado en este hecho y el juicio por combate demanda un derecho reservado a la gente y una alternativa a la acción civil  que preserva la novena enmienda de la Constitución. 

 

“The enumeration in the Constitution, of certain rights, shall not be construed to deny or disparage others retained by the people”.

Luthmann, declarado fan de la serie Game of Thrones, ha utilizado este debate ridículo para demostrar al demandante que sus acusaciones son también absurdas, según declaraciones en el portal The Wrap

 

Fallo. Habrá que esperar a que el Juez que conoce el caso se pronuncie, aunque no se sorprenderá que la solicitud sea desestimada puesto que hoy en día existen métodos más eficientes y menos bélicos para resolver las disputas. Ya han existido otros intentos de invocar este derecho, el último conocido en 2002 cuando una persona que había obtenido una multa de tráfico demandó al conductor y al dueño de la licencia del vehículo a un juicio por combate. La corte falló en contra.

 

En España. Nuestro país se rige por el sistema conocido como civil law o derecho civil, distinto pero no opuesto al sistema del common law o derecho común por el que se rigen los países anglosajones (Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Escocia, Irlanda, Nueva Zelanda y Australia), lo que hace muy difícil la sola idea de plantear una solicitud como esta. 

La manera general de definir la diferencia entre ambos sistemas es la siguiente. Mientras los países del civil law o derecho civil se rigen por un sistema de normas escritas (Leyes, Reglamentos, etc) y los Jueces deben cumplir y hacer cumplir las leyes, los países del common law se rigen por un sistema basado en las resoluciones judiciales dictadas a través de los años en base a la costumbre y usos sociales, por ello los casos precedentes son argumentos de peso y los Jueces pueden permitir situaciones que hasta entonces no habían sido permitidas. 

 

El Juicio por Combate buscaba la defensa del honor de las personas bajo la idea de defender con la vida la acusación o defensa que se mantenía. En España este tipo de métodos sería rechazado bajo el artículo 15 de la Constitución Española que recoge como derecho fundamental el derecho a la vida y la integridad física, y el artículo 138 y 147 -entre otros-  del Código Penal que sanciona estos actos con las penas más gravosas de privación de libertad (cárcel). Cabe mencionar los numerosos convenios internacionales ratificados por España en defensa de los derechos humanos fundamentales, empezando por la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Quien quiera defender su honor deberá acudir a la vía convencional de formular denuncia o querella ante la jurisdicción penal por un delito de injurias o calumnias del art. 205 y 208 del Código Penal o, en defecto de elementos delictivos, acudir a la vía civil reclamando los daños y perjuicios que hayan podido causarse.

Vía| TheWrap y archivos de Corte Suprema de New York

Imagen|GOT

RELACIONADOS