Coaching y Desarrollo Personal 


El juego en la infancia; uso y abuso de las tabletas

 

timthumb[1]

El juego es una manifestación directamente observable que puede adoptar formas muy diferentes, a lo largo de la evolución del individuo. Es espontáneo y placentero en sí mismo.

El juego del niño nace porque previamente se ha jugado con él, porque nos hemos comunicado con él jugando.

Teniendo en cuenta que las funciones del juego son la comunicación, la experimentación y la capacidad de simbolizar, somos muchos los que nos hemos preguntado sobre las consecuencias de la utilización de las tabletas con fines educativos y de entretenimiento.

Sería contraproducente negar a los pequeños la entrada al mundo de las nuevas tecnologías, pues está y estará cada día más presente en nuestras vidas. No obstante, muchos expertos han afirmado que podrían llegar a producirse problemas de desarrollo si los usuarios son menores de seis años. Los niños deben moverse, jugar al aire libre y aprender a relacionarse socialmente. Por tanto, no se recomienda que los pequeños pasen largas horas delante de una tableta, ya que fomenta el individualismo, dificulta el desarrollo de muchas capacidades e implica problemas físicos como la obesidad infantil.

Si bien es cierto que, aun existiendo contras, encontramos también, muchos pros. El uso de las tabletas ayuda a desarrollar la creatividad, la capacidad de organización, la autonomía personal y la facilidad en el uso de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC).

Como responsables de la educación de nuestros hijos/as nos es de gran utilidad conocer el camino que debemos seguir para acompañarles en el aprendizaje del buen uso de las tabletas. Se recomienda, desde el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, que:

– El proceso de aprendizaje del uso de la tableta lo hagan conjuntamente padres e hijos.

– Se deberían pactar las normas de uso del nuevo aparato según criterios de seguridad y racionalidad. Los adultos deben conocer las aplicaciones y programas que se instalan y contratan.

– Es conveniente instalar programas que filtren el acceso a según qué webs y contenidos inapropiados.

– Y, es fundamental, educar a los menores en la utilización de fotos y vídeos en la red. Concienciarlos sobre los riesgos que se asumen cuando se facilitan datos personales en internet.

Nada es bueno en exceso, como popularmente se suele decir. Las tabletas pueden convertirse en un complemento perfecto para el aprendizaje pero no deben sustituir, en ningún caso, la atención de los padres o el trato con otros niños.

 

Via| Pautas para que los niños utilicen de forma adecuada las tabletas, los 10 mandamientos para el uso de las trablets

Imagen| La puerta pequeña

RELACIONADOS