Cultura y Sociedad, Historia 


El juego de la Oca: ¿sabes de dónde procede?

“De oca a oca y tiro por qué me toca”, ¿Quién no ha dicho y oído esta expresión un sinfín de veces a lo largo de su infancia? La Oca, ese juego tan sencillo en el que sólo son necesarios un dado, las fichas y el tablero lleno de casillas tan conocidas como el puente, la posada, el pozo, el laberinto, la cárcel o la ansiada última casilla a la que sólo llegaba el ganador.

Sabemos jugar y sabemos las reglas del juego, pero ¿sabemos sus orígenes?

Ilustración del juego de la oca

En primer lugar, hay tres teorías sobre el origen de tan famoso juego. La primera de ella lo sitúa en la Antigua Grecia, concretamente en el Disco de Phaistos, una pieza que data del siglo II a.C  con grabados muy similares al tablero actual. Este disco fue descubierto en 1908 en las ruinas del Palacio de Creta. Dicha pieza consiste en un disco de arcilla con dos espirales-una en cada cara- con 30 y 31 casillas en cada una donde hay varios jeroglíficos que representan personajes, animales (8 en concreto, que podrían representar a 8 ocas), plantas u objetos diversos como recipientes, armas o barcos…

La segunda teoría sospecha que pudieron ser los Templarios los inventores de la Oca en el siglo XI y que en realidad es un mapa simbólico utilizado como guía para el Camino de Santiago.  Se trata de una guía encriptada basada en los Marcadores o Carteles Anunciadores que los Maestros Constructores dejaban en las catedrales, cementerios, castillos o puentes. Los jeroglíficos eran conocidos por la orden que permitían un entendimiento del mismo sin importar el idioma que hablasen. De este modo, este misterioso juego se convierte en una guía de Ida y Vuelta del Camino de Santiago.

La última teoría, la encontramos en los Médici de Florencia pasando más tarde  a la Corte de Felipe II. Es aquí en la Florencia de los Médicis, cuando el mecenas italiano Francisco de Médicis regala a Felipe II un tablero para que los ociosos cortesanos pasasen entretenidos las horas en un reino donde “no se ponía el Sol”. De este modo, el juego de la Oca acabó sustituyendo prácticamente al del ajedrez en la Corte y también expandiéndose por el resto de Europa hasta llegar a nuestros días.

 

Vía| Quhist

Más información| El camino de Santiago , El juego de la Oca

Imagen| Ilustración del juego de la oca

RELACIONADOS